Propongamos al INDEC para presidente: Ha sacado a más gente de la pobreza que cualquier gobierno

Hugo CalvóPara no quedarnos cortos, no sólo acaba con buena parte de la pobreza -lo supera a Lula y Rousef en Brasil-, también lo hace con el desempleo y la inflación. Estamos frente a un buen prospecto y, tal vez, la oportunidad de que los argentinos dejemos de ver fantasmas y creernos que hay un modelo o un relato que está consiguiendo resultados excepcionales con sus acciones cuando, en realidad, es el INDEC el que lo logra.

Demás está decir que esta es una forma jocosa de presentar el análisis de un tema no menor en la Argentina que nos toca vivir, la situación de la pobreza.

De la pobreza que hablamos no tiene que ver con la acumulación de privaciones sino de la pobreza de ingresos. Los conceptos utilizados se definen como pobreza, pobreza absoluta, pobreza relativa y más recientemente la relacionada con la idea de desarrollo humano.

En el primer caso se trata de cuantificar el costo de una canasta básica de bienes y servicios necesarios para la vida de una familia tipo. Dentro de esta forma de medir se determina igualmente el costo de una canasta alimentaria básica. Al comparar el costo de la canasta contra los ingresos se ve la “línea de pobreza”, mientras que la “línea de indigencia”, se determina al especificar las familias que por sus ingresos quedan debajo de esa línea.

El concepto de desarrollo humano, usado por las Naciones Unidas, incluye indicadores tales como satisfacción de necesidades básicas, entre otros, que conforman el llamado Índice de Desarrollo Humano, más amplio que el criterio cuantitativo anterior.

Comité de derechos económicos, sociales y culturales

Los convencionales constituyentes de 1994 le otorgaron jerarquía constitucional al Pacto Internacional de derechos económicos, sociales y culturales “en las condiciones de su vigencia” (Art. 75, Inc. 22), con lo cual dicho instrumento internacional y las resoluciones que dicte el órgano encargado de su interpretación y aplicación (el Comité de derechos económicos, sociales y culturales) comparten junto con la Constitución la supremacía del ordenamiento jurídico argentino.

Una de las principales garantías primarias de tutela efectiva de estos derechos son los indicadores objetivos, confiables y profesionales, puesto que no hay otra manera de poder controlar el desarrollo progresivo (y no regresivo) de las políticas públicas.

Como para agregar un ejemplo respecto de lo que reclama este Pacto, indicadores confiables, podemos mencionar al informe emanado por Naciones Unidas el año pasado en el que se daba cuenta que la clase media había crecido exponencialmente en la Argentina. Claro, los datos los proporcionó el INDEC y a partir de ellos se elaboró un indicador que resultó ser poco menos que falaz.

El cumplir con este Pacto puede ayudar a quienes lo necesitan. Tengamos en cuenta que si el INDEC le envía información al menos dudosa o engañosa sobre, por ejemplo, desnutrición infantil de la que se puede interpretar que la situación está contenida, quedamos exceptuados de todos y cada uno de los programas que elaboran y financian los organismos internacionales al respecto. Así de serio es el tema.

Para reforzar la idea es necesario recordar que hace unas semanas se presenta como inédita la aplicación de una sanción por parte del Fondo Monetario Internacional a nuestro país por la falta de credibilidad de las estadísticas de inflación y crecimiento que elabora el INDEC

Las pobrezas en la Argentina

Debimos pluralizar a la pobreza pues pareciera que hay más de una, es decir, para unos tiene un determinado tamaño y para otros, otro. Veamos.

La presidente, Cristina Fernández, viuda de Kirchner, en su alocución cuando inauguraba la 131º sesión ordinaria del Congreso de la Nación, al referirse a la mejora en la situación de los jubilados, manifestó que esta ha permitido también un impacto brutal en lo que eran los índices de pobreza e indigencia. En el año 2003 54% eran pobres en la República Argentina y el 27,7  por ciento en estado de indigencia; a fines del año 2012 estamos en el 6,5 de pobreza y en el 1,7 por ciento de indigencia. Insospechada y seguramente se nutrió de datos elaborados por el INDEC.

Los valores expuestos por la primer mandataria se refutan en sí mismos si los comparamos con los que elaboraron los científicos de la Universidad Católica Argentina (UCA) o los técnicos expulsados del INDEC intervenido, o de ATE y, por si fuera poco, por uno de sus defensores más recalcitrantes, el titular de la Consultora Equis, Artemio López.

Como dijimos, para el INDEC o la presidenta, el cálculo de la pobreza arrojó valores relativos que alcanzan al 6,5 de pobreza y 1,7 de indigencia.

La pobreza en la Argentina, según una encuesta elaborada por la Universidad Católica Argentina (UCA), es de 21,9%; y la indigencia, de acuerdo al informe, afectaría al 5,4% de la población. En ambos casos, la medición de la Universidad, Encuesta de la Deuda Social Argentina, triplica a la de la estadística oficial.

Según esta medición de la pobreza los mayores riesgos se concentran entre los hogares con niños (30,9%), y cuando los jefes no tienen secundaria completa (32%) o no cuentan con otra opción que tomar un empleo precario (35%). En cuanto a la indigencia, afecta a más de 2 millones de argentinos, y se concentra mucho más en los hogares cuyo jefe no tienen secundaria completa o es una mujer”.

A través de un trabajo difundido por la comisión interna de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) en el INDEC, la pobreza asciende a 37,4% lo que equivale a 9.429.000 personas. Al tomar como base la canasta de consumo de la ciudad de Buenos Aires de enero de 2012, realizada por la dirección de estadísticas porteña, el porcentaje de pobreza ascendería a 37,4% de las personas y 28,8% de los hogares en todo el país, mientras que la indigencia asciende a 9,3% y 6,7%, respectivamente.

Aquí lo curioso, una medición alternativa de la Consultora Equis, del ultrakirchnerista Artemio López, estima la pobreza en alrededor del 16,4%, casi el 10% más que la oficial.

Es necesario decir que hay una parte de verdad y una parte de mentira en los dichos oficiales ya que, es cierto que comparado con 2001/02 la situación de pobreza en Argentina es evidentemente mejor, pero que comparar hoy a cualquier situación, hasta las personales, con lo acontecido en 2001/02 es básicamente una forma de mentir con números.

Todos y cada uno de los que investigan la pobreza en la Argentina lo hacen en base a técnicas similares y ¿por qué no llegan a un mismo resultado? Probablemente tenga que ver con que las técnicas son similares pero los objetivos distintos. Unos podrían tener la necesidad de ocultar o manejar ciertos datos para sostener un discurso hacia adentro y hacia afuera. Otros la necesidad de ejercer una oposición controlante, a lo mejor poco objetiva. Pero seguro que debe haber quienes sólo aspiran a tener informada a la ciudadanía a fin de que tomen algunas decisiones que pueden afectar o no su diario vivir o incluso su futuro o el de su descendencia.

De lo que estamos seguros es que, aunque los datos se elaboran a partir de técnicas que sólo conocen y aprueban o no otros técnicos, es que la legitimación está en manos de la opinión pública. Todos los días la realidad que ven los ojos y sufren los bolsillos, el poder  de compra de los salarios, legitiman o no a los datos de los organismos que hacen las estadísticas, es por ello que sostenemos que si te mienten una vez y vuelven a hacerlo, la primera será culpa del que te miente, pero la segunda, ya será culpa tuya.

De cualquier manera sostenemos la candidatura a presidente del INDEC, no será el único candidato que nos mienta.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día