“Nuestra moneda vale menos que el real, que el sol o que el peso chileno, porque nuestra economía es menos productiva”

LjumgertJujuy al día® – Juan Ljungberg, economista jujeño, en dialogo con nuestro medio se refirió y analizó el valor de nuestra moneda y a las expectativas en los futuros movimientos en el mercado cambiario.

Al respecto el economista manifestó que “el peso de la moneda tiene que ver con el estado general  de la economía de un país, en la región tiene un peso fuerte y apreciado el real, un dólar en Brasil cuesta 1,98 reales, 6 años atrás costaba lo que costaba acá, 3 pesos o 3 reales, en la Argentina hoy cuesta casi 5.05 el dólar, se fortaleció el real frente al dólar, y a pesar de eso las empresas que exportan se quejan que está muy caro el peso, que debería deprimirse mas”, y agregó que “eso le permitiría exportar mas pero es muy cómodo para la empresa competir vía devaluación que vía costos, ellos deberían tener mejor productividad, bajar los costos y entonces competir sin presión por el tipo de cambio, como los brasileños que hoy exportan y crecieron 2,5 veces más”.

También sostuvo que “uno cuando sale al exterior se da cuenta que su moneda cada vez vale menos, hay que poner más pesos para conseguir una unidad monetaria de otro país, ahí se da cuenta como ha perdido valor la moneda incluso en la región, y esto es fruto simplemente del crecimiento de la productividad de las economías, tenemos empresas pocos productivas, con un bajo nivel de productividad, en relación producto- costos”, y añadió que “en Jujuy, de todo el tejido empresarial, el 95% son PYMES que no hacen análisis de costos, control de costos, no incorporan tecnología para mejorar el sistema productivo y esos mayores costo se trasladan al precio, lo paga el consumidor, además pagar más costos significa menor valor de la moneda”.

JUJUY AL DÍA® consultó al economista acerca de volver a valores 1 a 1 con otras monedas, al respecto manifestó que “hoy es imposible, para que tengamos un uno a uno tendríamos que tener un crecimiento similar del país con el cual queramos equiparar nuestra moneda, esa es la causa del fracaso del Euro, ellos hicieron una moneda única, pero las productividades de Alemania y Francia son absolutamente distintas y superiores a la de España, Portugal y Grecia, entonces es difícil que tengan un uno a uno si hay una gran diferencia entre las productividades de los países de la región”, y agregó que “la idea fue que las productividades crecieran al nivel de productividad alemana, pero eso puede llevar 50 años, los tipos de cambio fijos tienen ese problema y los tipo de cambios flexibles lo que hacen es compensar las diferencia de productividad, por la devaluación de la moneda menos productiva, lo que nos pasa hoy con Perú, Brasil y Chile, porque nuestra moneda vale menos que el real, que el sol o que  el peso chileno, porque nuestra economía es menos productiva”.

Para finalizar se refirió a los pasos que estima que dará nuestra moneda en el mercado cambiario, como también para la economía interna, al respecto expresó que “va a seguir bajando, no va a bajar como quisieran todos porque está funcionando como ancla del nivel general de precios, en el año 2010 el tipo de cambio devalúo un 8%, en el 2011 fue de un 13%, y en 2012 un 15%. Se espera acerque a lo que sería el nivel salarial de 18%, porque lo que no puede ocurrir en una economía es que las variables varíen en formas significativamente diferente entre sí”, y añadió que “todas las variable deben variar alrededor de un porcentaje cercan entre sí, porque si no se produce un desequilibro, es lo que paso en la Argentina desde 2008 a la fecha, el tipo de cambio perdió el 8% del valor de la moneda, el gasto publico creció un 40%, eso es insostenible en el mediano plazo, y lo que busca el gobierno es converger todas las variables a similares niveles de variación, si son medianos, altos o bajos es otra historia pero al menos que sean parecidos. Esto es un proceso que puede llevar años, todo depende de las discrepancias iníciales, acá podría llevar 2 o 3 años hacer esta convergencia”.