Mensaje de Cuaresma de Monseñor Fernández, obispo de Jujuy

FernandezJujuy al día® – Queridos hermanos y hermanas: Nuevamente la gracia de Dios nos permite comenzar este santo tiempo de Cuaresma que nos ayuda a disponernos para la celebración del Misterio Pascual de Jesús: su Pasión, Muerte y Resurrección.

Unidos a toda la Iglesia queremos agradecer al Santo Padre Benedicto XVI su servicio a la Iglesia durante estos casi 8 años como Pastor Universal.  Pedimos al Señor que lo reconforte en esta debilidad que experimenta a causa de los años y le haga sentir el amor de todos los miembros de la Iglesia.  Con la certeza de que el Espíritu de Dios guía a la Iglesia aceptamos su decisión de renunciar al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, a la vez que pedimos que ese mismo Espíritu llene de sabiduría a los Cardenales que deberán dar un nuevo Obispo para Roma y Supremo Pastor de la Santa Iglesia Católica.

Poniendo ahora nuestra mirada sobre este camino cuaresmal, recordemos que lo hacemos viviendo este Año de la fe,  año de gracia que estamos transitando hasta el 24 de noviembre, solemnidad de Cristo Rey del universo.

Quisiera animar a todos a que entremos de lleno en este movimiento de gracia que la Iglesia nos ofrece con la Santa Cuaresma.

Mirando en los Evangelios vemos que al comienzo del Evangelio de Marcos, el evangelista nos presenta de manera muy sencilla y clara el contenido esencial de la predicación de Jesús: «El tiempo se ha cumplido, el Reino de Dios está cerca. Conviértanse y crean en el Evangelio»: Mc.1,15

Es que con la venida de Jesús llega el tiempo de la gracia y de la salvación. Y sus primeras palabras son una invitación a abrazar la gran novedad, la realidad misma del Reino de Dios que Él pone al alcance de todos y lo hace cercano a cada hombre. E indica enseguida el camino: convertirse y creer en el Evangelio, es decir, cambiar de vida radicalmente y aceptar, en Jesús, la palabra que Dios dirige a la humanidad de todos los tiempos.

La conversión y la fe son dos cosas que van juntas y la una no se da sin la otra, sino que una y otra surgen del contacto con la Palabra viva y la presencia de Jesús que también hoy nos dice a nosotros: «Conviértanse y crean en el Evangelio».

Experimentando como Iglesia el deseo de ser cada vez más fieles al dinamismo de esta conversión para la vida cristiana, en nuestro camino pastoral diocesano, hemos puesto el acento sobre la importancia de la Palabra de Dios en nuestra vida.  Y tratamos y trataremos de poner al alcance de todos nuestros hermanos la riqueza de la Palabra de Dios que recibida, guardada en nuestro corazón y llevada a la vida, transforma nuestro ser  y a través nuestro es capaz de transformar la realidad que nos rodea.

Lo que realiza la Palabra de Dios, acogida y vivida, es un completo cambio de mentalidad (= conversión). Ella es capaz de hacernos vivir y experimentar los sentimientos de Cristo frente a las personas, las circunstancias de nuestra vida y la vida de la sociedad.

¿Cómo es posible todo esto? ¿Cómo podemos vivir una conversión que nos lleve a una profundización y madurez en la fe? Esto es posible porque la Palabra de  Dios no es una palabra vacía y sin fuerza: es la misma Palabra creadora que por la potencia que encierra sacó el mundo de la nada y llamó a la vida a lo que no existía.

Por eso es que los invito a que entremos más hondamente en contacto con este “Jesús, Palabra de vida, que espera nuestra respuesta de fe”.  Que prestemos cada día más atención a esta Palabra que se anuncia en las celebraciones litúrgicas, se medita en la lectura personal y comunitaria y se guarda en el corazón para que dé mucho fruto.

Que no haya celebraciones o encuentros en nuestras comunidades en que no le demos espacio a esta Palabra de Dios.  Acostumbrémonos a que presida e ilumine siempre nuestra vida personal y pastoral para que nos lleve por su misma fuerza al encuentro con Cristo en la Eucaristía y al encuentro con Cristo que está presente particularmente en los más pobres, débiles y sufrientes.

Este es el recorrido simple y fecundo de la vida de fe.  Se nutre de la Palabra de Dios, se atesora en el corazón, se comparte con los hermanos y se hace luz que ilumina la vida de cada día.  Ese es el camino de una fe que va creciendo día a día. El camino de una conversión permanente a los criterios del Evangelio

Cuidemos,  queridos hermanos, la fe que hemos recibido de Dios a través de nuestros mayores, de aquellos que nos han transmitido la Palabra de Dios.  No nos aislemos de la vida de fe de nuestras comunidades y de las grandes y ricas expresiones de nuestra religiosidad popular.  Entremos cada vez más dentro de la vida de la Iglesia que como madre alimenta nuestra fe.

Que esta Cuaresma nos ayude a “convertirnos y creer en el Evangelio”, para que podamos celebrar la Pascua de este Año de la fe con un corazón purificado de todo aquello que nos aleja de la voluntad de Dios y no nos permite ser más cercanos a las necesidades de nuestros hermanos.

Que podamos ser una Iglesia en permanente y renovada conversión, ayudándonos unos a otros a ser mejores discípulos misioneros de Jesús.  Que poniendo lo mejor de nosotros mismos seamos instrumentos de unidad, de concordia y de paz en nuestra Iglesia y en nuestra sociedad jujeña.

Nuestros hermanos y hermanas de esta bendita tierra tienen necesidad de que demos “nuestra respuesta de fe”.  Que esa fe sea la luz que nos haga ver a todos que siendo hijos de un mismo Padre somos hermanos, llamados a hacer de esta tierra un lugar donde todos tengamos oportunidades de llegar a ser lo que Dios quiere para cada uno de nosotros.-

Con mi paternal bendición:

+ Daniel Fernández

Obispo de Jujuy

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.