El diablo anda suelto por la quebrada de Humahuaca: fiesta total en Jujuy

carnaval de humahuacaJujuy al día® – Miles de jujeños y turistas llegados de otras provincias y extranjeros participaron del desentierro del Diablo del Carnaval en los pueblos ubicados en la Quebrada de Humahuaca, que parecen detenidos en el tiempo.

Un verdadero jolgorio de talco, papel picado, serpentina y espuma cambió el aspecto de las personas, con sus caras pintadas con vistosos colores que contrastan con los ocres del paisaje quebradeño.

Este año, el pueblo de Maimará, apenas con un puñado de habitantes pero con una larga tradición carnavalera, explotó con esta fiesta en la que se rompen fronteras sociales con la participación de propios y extraños, que se suman el festejo.

Cuando ayer la agrupación Casastchok, que cumple 43 años, desenterró el Pujllay o Diablo del Carnaval en el mojón, a unos 50 metros de la iglesia del pueblo, largó la fiesta hasta el próximo fin de semana, convirtiendo al personaje en el eje central de la festividad.

Es que por lo menos dos meses antes, los lugareños comenzaron a preparar sus disfraces, en todo el norte jujeño.

Enteritos de tafeta roja con apliques amarillos, verdes, morados, cuando no dibujos, lentejuelas, canutillos, perlas, y el casco con cuernos, cascabeles y reflejos de pequeños espejos pegados en la tela, son usados  por quienes no dejan caer la diversión, ya que  a quienes ven sentados mucho rato, les pegan amablemente con la larga cola para que sigan bailando.

Los integrantes de Casastchok sacaron al diablito de tela del mojón, a unos 50 metros de la iglesia del pueblo, enfloraron el lugar y largaron la fiesta con el estandarte y la planta de maíz adelante, dando inicio a la fiesta más popular de la provincia.

Javier Quispe, presidente de la agrupación, dijo que “todo en el pueblo gira alrededor del festejo y  los bailes se realizan en el patio de la Escuela Industrial”.

“Para hoy tenemos más de mil litros de Saratoga”, elaborado con frutas frescas como manzana, peras, ciruelas, limón y alcohol, que se traduce en bebidas como ginebra, vodka y anís.

Cada agrupación y comparsas como Los Ácidos, Avenida de Mayo o Cerro Negro salieron con sus banderas ricamente bordadas, marcando presencia como “los calaveritas”, los chicos de Casastchok, que tienen su desentierro iniciático en el carnaval.

En Maimará no se podía caminar por los grupos bailando y cantando en las calles -Belgrano, San Martín, Libertad, Sarmiento-, ni encontrar alojamiento, apelando los visitantes a las carpas.

Jorge Quispe, presidente del Fortín “Posta de Hornillos” de Maimará, expresó que el carnaval es “a pura música nuestra, todo folclore” y la presencia de sus integrantes responden a “invitaciones”.

“No quiere decir que no puedan ir otras personas, van, pero tienen que llevar alguna colaboración”, advirtió, la que siempre se traduce en bebida para “yapar” lo que tienen.

Jesús Santos Lamas, presidente de la comparsa Los poderosos runkancos -es decir sinvergüenzas o atorrantes-, desenterrarán mañana en el acceso sur de Maimará, tal su tradición dominguera.

Bárcena, Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Tilcara, Humahuaca: los pueblos quebradeños están que arden con el carnaval, lo mismo que Puna arriba con Abra Pampa, La Quiaca y Yavi, pegaditos la frontera con Bolivia.

A paso de hombre, miles de vehículos van y vienen desde el norte jujeño por la ruta nacional 9, único acceso a la Quebrada de Humahuaca, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2003.