Se viene el tradicional “Jueves de Comadres” como anticipo del carnaval jujeño

jueves comadres 1Jujuy al día® – Las Comadres en Jujuy son una tradicional institución que, además de velar junto a las madres por la educación de sus ahijados, son las encargadas de organizar el festejo de Carnaval en las comparsas en las que participan, como volverán a hacerlo este jueves.

Los Compadres se reunieron el jueves anterior y las comadres lo harán el siguiente, que es el último previo al carnaval, dentro o fuera de una casa, para divertirse y también para contarse las novedades de sus hogares, la familia y, no en pocos casos, para hablar de los compadres.

Este jueves, las comadres comenzarán a la mañana con el preparativo de la comida, donde no faltarán las empanadas, los tamales, humitas picantes de pollo, lengua de vaca o de mondongo.

Cuando todo esté preparado, ya entonadas con cerveza u otra bebida fuerte, por lo general mezclada con alguna gaseosa o jugo de frutas, comienza el juego con papel picado, serpentina, talco o harina.

Las mujeres se “enfloran” y llevan en las orejas las ramas de albahaca, la planta del Carnaval, junto con la caña de maíz, símbolo de la fertilidad en el mundo andino.

Las comadres cantan y bailan en su día, tanto en la zonas urbanas como las rurales, donde los encuentros son menos frecuentes, como ocurre en los pueblos de la región de la Quebrada de Humahuaca o la región de la Puna, y dejan abierto el festejo para el desentierro del Carnaval, el sábado próximo.

Volcán, Tumbaya, Purmamarca, Maimará, Tilcara y Humahuaca, en la Quebrada, como Tres Cruces, Abra Pampa, Yavi, Rinconada, Susques, Cochinoca y Santa Catalina, en la Puna, o el Valle y la Yunga viven la fiesta los cuatro primeros días del Carnaval Grande, al que seguirá el Chico, sábado y domingo siguiente.

En Jujuy, uno de los festejos de Jueves de Comadres más conocidos se lleva a cabo en La Asociación Gaucha y en la localidad de Reyes, a siete kilómetros de San Salvador, y se replica en clubes tanto en San Salvador como el Interior.

Cuando finaliza el Jueves de Comadres, todo estará listo para que el sábado las comparsas “desentierren” de los mojones al Diablo del Carnaval, agradezcan a la Pachamama y le ofrenden comidas, bebidas y hojas de coca, y suenen las quenas, anatas y sikus, y se “fusile” con un vaso de vino al que no salga a bailar.