Preocupación desde la Iglesia por la grave situación que atraviesa Jujuy respecto a los suicidios

Fernandez 30-09-11Jujuy la día® – En diálogo con nuestro medio, el Obispo de Jujuy, Monseñor Cesar Daniel Fernández, manifestó la preocupación de la iglesia por la gravedad de la problemática del suicidio en nuestra provincia, y llamó al diálogo, contención y comprensión entre los miembros de la familia para evitar estos terribles sucesos.

En una entrevista con JUJUY AL DÍA®, Monseñor Daniel Fernández manifestó que “éste es un fenómeno muy complejo, difícil de abordar y muy preocupante, y debe ser preocupante para nuestra sociedad porque no es un problema solo de los jóvenes; es un problema que hace eclosión en la vida de los joven, pero es un problema de la sociedad”.

Para Fernández, “aparte de los problemas, de las situaciones personales de los jóvenes que pueden sufrir una decepción, un disgusto, una depresión, que a veces son lógicas por el desarrollo de la personalidad y de la adolescencia, todos los adolescente y los jóvenes necesitan contención y ahí es donde debe estar primero la familia”, y agregó que “cuando pasan estas cosas los padres no se enteran lo que estaba pasando con su hijo, lo que estaba sufriendo y lo que le afligía; ahí hay falta de diálogo, hay falta de acompañamiento, de cariño, de ternura y es lo que uno encuentra por la calle”.

“Debe estar siempre primero la familia, también la iglesia, la sociedad, y hay muchas fundaciones que trabajan para prevenir estas situaciones, pero ninguna va a poder sustituir la contención y el afecto que da un papá y una mamá”, señaló el religioso.

Según el Obispo de Jujuy, la falta de comunicación se debe a que “en general los adultos a veces están poco preparados para asumir la responsabilidad de tener un hijo: tener un hijo es fácil, la cosa es educarlo después, ser padre y madre, si bien hay hermosos ejemplos y familias con muchísimos hijos y de padres muy sencillos que saben darle a sus hijos lo mejor dentro de las posibilidades, sobre todo afecto, pero en otros lados uno escucha que los jóvenes necesitan que sus padres estén y que les presten atención”, y añadió que “los jóvenes quieren que dialoguen con ellos, que les pregunten cómo están, que sus padres se interesen por sus cosas; pero a veces por sus problemas, por desavenencias entre ellos o por situaciones laborales, personales, están absortos en otra cosa o desentendidos de lo que pueda pasar con su hijo, ahí es donde asumir la responsabilidad y saber que uno es padre y madre desde que nació la criatura hasta que uno muere”.

Monseñor Fernández expresó que uno de los caminos para prevenir estas situaciones es “ir tomando conciencia, para que vayamos teniendo una sociedad más sana y una familia más sana, son valores que se fueron perdiendo, la familia se fue desmembrando por distintas razones, ahora es común que una pareja pueda casarse o no, vivir juntos y separarse pero en el medio hay chicos, antes a pesar de cualquier situación y problema no estaba en la mentalidad separarse y eso daba cierta contención. Ahora, los padres, cada uno busca su camino por su lado y queda un tendal de hijos en el medio que nadie mira”, concluyó.

1 COMENTARIO

  1. Nuevamente es el Sr.Obispo el que tiene que hacer la posta de una problemática que preocupa a cualquier bien nacido jujeño. El pánico se apodera de los padres al leer la cantidad de jóvenes que adoptan actitudes extremas sin existir el menor vestigio de que es la que la provoca. ¿Será el abandono en que estan inmersos? ¿Las faltas de inciativas concretas para justificar tener una vida digna? ¿El desasosiego de ver no progresar sus familias y el miedo a que a ellos les courra lo mismo en su futuro? Muchos podrían ser los factores y requiere de psicólogos y sociólogos iniciar una tarea tendiente a dilucidar donde se centra el inconveniente y ahí producir los hechos que permitan modificar esta realidad que nos duele y nos invade, porque el perderse vidas humanas jóvenes por decisión propia nos debe llamar a actuar rapidamente sobre el foco causante. Espero que desde el Gobierno y la ciudadanía toda se realice el aporte que modifique estas actitudes violentas contra si mismo.

Comments are closed.