Testigos confirmaron condiciones inhumanas y los padecimientos sufridos en la cárcel

Secretaria electoral FACHADA 1Jujuy al día® – En la audiencia Nº 37, cumplida el jueves 19 de diciembre, declararon cinco de los ocho testigos programados. Tres de ellos, ex mineros de El Aguilar, ya habían declarado con anterioridad en este juicio, en el marco de la causa Bazán, pero fueron nuevamente citados ante la ampliación de cargos por tormentos al ex Director del Servicio Penitenciario, Antonio Orlando Vargas. También en esta jornada declararon dos ex agentes de la Penitenciaría. En la sala estuvo presente el imputado Mariano Braga; mientras que Eduardo Bulgheroni siguió las instancias desde la sala contigua y Antonio Vargas desde Ezeiza (Bs As), vía teleconferencia. Los datos más relevantes de la jornada fueron las confirmaciones de las condiciones inhumanas y los padecimientos que sufrieron los presos políticos en Gorriti particularmente desde que asumió Vargas como interventor del penal, el 24 de marzo de 1976.

Santiago Quispe: “en la celda no había lugar para moverse, estuve parado toda la noche”

Este testigo ya había realizado su declaración desde Salta a través de video conferencia y volvió hacerlo en la sala de audiencia a pedido de la defensa de Antonio Vargas. Santiago Quispe fue trabajador en Mina El Aguilar, estuvo detenido desde el 24 de marzo de 1976 hasta el 6 de agosto de ese año. Quispe  repitió un relato ya conocido sobre el trato recibido en el Penal de Gorriti. Por ejemplo el de la celda en la que pasó su primera noche , un habitáculo donde entraba parado, sin espacio para moverse y con una filtración de humedad. Recordó que “una gota de agua caía del techo” en ese lugar en el que estuvo inmóvil y donde no pudo evitar fue mojarse hasta la rodilla por el agua que se filtraba. También el testigo si bien personalmente dijo no haber sido sometido a torturas, si relató que se escuchaban golpes y gritos en algunas celdas.

Recordó Quispe, que después de haber pasado el primer día parado y reducido en ese espacio ínfimo, fue trasladado a otra celda donde dormía sobre una madera. Recién pasado un tiempo le proveyeron un colchón pero no abrigo. Quispe señaló que recibió visitas recién unas semanas  antes de quedar libre, porque su familia había sido privada de información respecto de su detención.

También el testigo narró que “me sacaron engañado de mi casa, no tenía ropa para cambiarme, por eso me prestaba para lavarla”. La defensa intentó desbaratar la idea de las situaciones de detención que provocaron tormentos a los presos políticos. Y en ese marco indagó al testigo sobre las partidas de ajedrez y sobre los recreos. El jedrez fue una estrategia eventual de sobrevivencia y los recreos que rompieron la incomunicación inicial a la que habían sido sometidos los presos, sobrevinieron un tiempo después de la detención y en forma progresiva.

El testigo afirmó que sabía que Vargas estaba al frente del penal, pero que no lo identifica. Demetrio Mendoza: “si lo vería a Monseñor Villoldo le falto el respeto”

Otro de los testigos citado por la defensa de Antonio Vargas, declaro que el principal maltrato fue el psicológico ya que los encerraban para declarar y firmar dichos que no eran de ellos, comprometiendo al Sindicato Minero con el comunismo o grupos subersivos .Demetrio Mendoza, detenido desde marzo de 1976 hasta agosto en el Pabellón 1 de Gorriti, recordó que los interrogatorios estaban a cargo de personal uniformado que pertenecería a Gendarmería Nacional, Ejercito, pernitenciaría e inclusive recordó la presencia de Monseñor Villoldo de San Pedro. “Si lo vería le falto el respeto” dijo con mucho dolor. También expresó que “los primeros meses fueron terribles”. Contó que entre ellos no se veían ni charlaban; para saber que estaban sacaban la cabeza de la celda.

La defensa de Vargas que ejerce el abogado Gutiérrez Pérea volvió a insistir con los juegos y le preguntó si practicaban fútbol en el penal. El testigo afirmó que sólo después de dos meses pudieron acceder a un tiempo de esparcimiento donde realizaban partidas de fútbol entre los internos.

En cuanto la relación con la familia manifestó que cuando llegaban a la cárcel a averiguar los mandaban al RIM 20 y “ahí les decían cualquier cosa”. El Juez Morin quiso saber en que lugar eran los interrogatorios y la respuesta fue que dentro de la cárcel, en una oficina, que a la que veces los llevaban para declarar. Allí “había una maquina de escribir, un uniformado que escribía y otro más, todos armados”. A el lo llevaron tres veces con ese fin y en una ocasión en que se negó a firmar por no figurar lo que había declarado “me llevaron a empujones al calabozo”. Demetrio Mendoza era delegado por el Sector Hospital de Mina Aguilar.

El testigo narró también al igual que su predecesor, que las condiciones de habitabilidad en las celdas eran de extrema precariedad y que pasaron frío.

Mariano Rodriguez:  “tuve que orinar por la ventana de la celda y me castigaron una semana por eso”

Este testigo victima se desempeñaba como Tesorero del Sindicato y relató que mientras estuvo prisionero solo recibió visita una vez, que permaneció por lo menos 45 días aislado e incomunicado y que debían pedir para salir al baño.

Recordó que en una ocasión solicitó ser llevado al baño a los gritos. El guardia entonces vino y le pegó un codazo “intencional”. El testigo se vió obligado a orinar por la ventana lo que le significó un castigo de encierro por una semana. También recordó la violencia en las requisas “nos sacaban y tiraban todo al suelo”. Respecto a los interrogatorios dijo que a lo llevaron 4 veces, una de ellas era una confesión con el Obispo Medina . Dijo que sentía temor en esos momentos porque  los interrogatorios “eran intimidantes” y que en uno de ellas estuvo Braga (Mariano) al que identificó por su “cara cortada”. También mencionó a un Subteniente, cuyo nombre no pudo precisar, como otro de los líderes militares encargados de sacar información a los presos.

También Rodríguez relató el operativo de traslado hacia la Unidad Penal Nº 9 de La Plata, fueron maltratados, sacados del penal a empujones, esposados y vendados, recibieron golpes, vejámenes e insultos.

Osvaldo Hector Carvallo Vargas, el único armado: “veni sacamela vos”

El ex agente penitenciario Osvaldo Héctor Carballo, recordó que el Director del Penal a partir del 24 de marzo de 1976 fue Antonio Orlando Vargas. Ese día recordó, ingresó Vargas con custodia militar. Tomaron el penal que era custodiado externamente por Gendarmería primero y después por el propio Ejército. Ese día el personal militar hizo una requisa, “fue un poco agresiva” alcanzó a señalar el guardia.

Cuando llegó Vargas a la Penitenciaria estaba armado, recordó el carcelero. Entonces un jefe de guardia le advirtió que debía quitarse el arma, ante lo cual Vargas le contestó desafiante “vení sacamela vos”

Al ser interrogado por el Fiscal Snopek respecto a los cambios en el régimen de detención a partir de entonces, señaló que las condiciones de alojamiento cambiaron porque ingresó una cantidad de presos políticos que excedió la capacidad del penal. “En mi Pabellón estaban de a 3 en cada celda”, recluidos hasta que autorizaron meses después las salidas al patio.

Recordó el ex agente que una vez cuando iba a entregar la guardia, revisó las celdas y en una de ellas no estaba el recluso, un ex intendente de La Quiaca, recordó. Revisó todo, fue a la celaduría y le dijeron que debía estar en la celda. Sospechó una fuga, pero una vez más revisó la celda y advirtió entonces que debajo de la tabla de madera que oficiaba como cama, estaba el preso acurrucado por el frío y dormido en el piso. Vio la cama como la noche anterior, el preso no había intentado dormir allí. Dijo el guardiacárcel que “era una señala que estaba mal”. El ex Intendente era Luis Imperiale quien debió ser trasladado al hospital por el frío que tomó esa noche y el ataque de nervios en el que se encontraba.

Carvallo dijo que al Pabellón solo entraba Monseñor Medina, no recordó el traslado de presos para interrogatorios, aunque sí dijo que los sacaban para llevarlos al Regimiento o a la Policía y que esos movimientos se hacían con autorización escrita de autoridades del penal del área Judiciales, a cuyos responsables no pudo recordar.

Narró que un día llegó un camión con muchos presos políticos, sin papeles. Venían de La Quiaca, aunque eran presos provenientes de Mina El Aguilar.

También dijo que a veces llevaban presos al RIM 20, al Area 323, sin que mediara ningún oficio judicial. Aseguró Carvallo desconocer qué era el Area 323.

Por otra parte, ante una consulta del Fiscal Pelazzo sobre traslados masivos, Carvallo expresó que el único que recordaba era un traslado a Buenos Aires y que se hizo bajo la orden del personal del Ejército. Los guardias –relató- les daban órdenes sobre cómo atarles las manos con sogas a los presos y cómo requisarlos antes de sacarlos.

También dijo el ex penitenciario que una vez él mismo fue interrogado por el Comisario Vilte por hechos sucedidos en el Penal y que giraban en torno a la malversación de fondos.

Carvallo esta vez no recordó a Jones Tamayo, aunque después de la lectura que le realizó el Fiscal Pelazzo de declaraciones efectuadas en la instrucción donde afirmaba que el capitán Jones Tamayo realizaba visitas al Penal, el ex carcelero afirmó que efectivamente se trababa de esa persona.

Carvallo afirmó que los presos tenían lo mínimo y también mencionó que jugaban al ajedrez, con tableros dibujados en los pisos de sus celdas, con migas de pan como piezas y susurros que anunciaban cada movimiento. Una juego de estrategias, como estrategia de sobrevivencia, en medio de la tragedia.

También el guardiacárcel recordó a una niña “Libertad” hija de un abogado preso. Se trata de la hija de Jorge Osvaldo Weisz, nacida durante el cautiverio de sus padres.

Weisz era militante de Vanguardia Comunista, una organización de la izquierda revolucionaria. Weisz fue detenido junto a su esposa Dora en octubre de 1974 y encarcelado en el penal de San Salvador de Jujuy. En 1977, junto a Carlos Patrignani, abogado y asesor del sindicato de Ledesma y otros detenidos, son sacados del penal por las autoridades militares para su supuesta libertad y luego desaparecidos.

Inocencio Lamas: “a partir del 24 de marzo, las condiciones de detención fueron más rígidas”

El último testigo de la audiencia 37  fue Inocencio Lamas, un agente del Servicio Penitenciario que prestó servicios entre los años 1963 y 1988. Recordó al Tte. Antonio Orlando Vargas, que vestía con uniforme militar, aunque dijo no haber tenido tratado con él.

Lamas reconoció que tras el golpe del 76, cuando asume Vargas como interventor del penal y el Ejército toma el control de la institución, cambiaron las condiciones de reclusión y se hicieron más rígidas.

También Lamas recordó a José Eduardo Bulgheroni quien visitaba el penal con asiduidad, una vez a la semana, aunque dijo desconocer qué función cumplía.

Lamas era ayudante de guardia externa y estaba encargado del traslado de presos comunes a Tribunales o a lugares de trabajo., por eso dijo que no tuvo contacto con los presos políticos, que estaban bajo la órbita militar, aunque sabía de ellos por comentarios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.