Ley del Ejercicio Profesional de los Profesionales de las Ciencias Antropológicas y creación del Colegio de Graduados

[pullquote]Pablo Baca consideró que la norma permitirá regular la actividad profesional y potenciar el aporte  de los antropólogos al desarrollo de Jujuy[/pullquote]

antrpologosJujuy al día® – La Legislatura de Jujuy sancionó en la penúltima sesión extraordinaria, la Ley de creación del Colegio de Antropólogos que impulsara el diputado Pablo Baca en coautoría con Alejandra Martínez (UCR), José Melé y Eva Cruz (PJ). La norma fue el resultado de un extenso proceso que se inició como una demanda expresada por un grupo antropólogos y estudiantes de antropología que abogaban por una regulación institucional de su actividad profesional.

Pablo Baca precisó que la ley denominada “Del ejercicio de la profesión en Ciencias Antropológicas y de creación del Colegio de Graduados en Antropología de Jujuy”, establece una serie de disposiciones para regular la actividad y valoró que permitirá potenciar el aporte de estos profesionales al desarrollo de Jujuy.

Entre las funciones y atribuciones del Colegio –establecidas por la ley- están las de “ejercer el gobierno de la matrícula de los profesionales en Ciencias Antropológicas, en todo el ámbito de la Provincia de Jujuy y otorgar la matrícula habilitante para el ejercicio de la profesión”, “promover la jerarquización de la actividad profesional; defender los derechos que asisten a los profesionales en Ciencias Antropológicas; estimular y promover la investigación y la capacitación profesional”.

Además el Colegio deberá “velar por la observancia de las reglas de ética profesional y sancionar sus transgresiones; representar a los profesionales en sus relaciones con los poderes públicos; difundir los conocimientos, alcances e importancia de la antropología y gestionar ante poderes públicos y entidades particulares medidas de apoyo y difusión de la misma; requerir de los poderes públicos y entidades privadas la participación de los profesionales en Ciencias Antropológicas en las actividades y situaciones atinentes a su profesión; y asesorar a las entidades públicas y privadas que lo soliciten”, entre otras funciones.

Pablo Baca al fundamentar la iniciativa recordó que “la provincia de Jujuy desde comienzos del siglo XX atrajo el interés de las investigaciones antropológicas”. Precisó que un primer antecedente fue el paso de la expedición sueca de Erland Nordenskiold y Eric Boman por el Noroeste Argentino en 1901. “En su recorrido extrajeron material arqueológico e información etnográfica sobre los pueblos que habitaban la región; y que se depositarían en los museos de Estocolmo y Europa Occidental. Posteriormente hasta la década del 60 llegarían nuevas expediciones de la Universidad de Buenos Aires, creándose el Instituto Interdisciplinario Tilcara como primer centro de investigaciones antropológicas”.

También el diputado recordó que “en 1985 se creó la carrera de Antropología en la Universidad Nacional de Jujuy, proyectando una nueva generación de antropólogos que hasta la actualidad han producido múltiples investigaciones sobre los procesos culturales, prehistóricos y biológicos en la provincia y la región circundante”.

Destacó el legislador que “los antropólogos -y muy especialmente los que trabajan en espacios de frontera-, contribuyen a la comprensión de problemáticas complejas y vitales tales como los dilemas sobre las identidades socio-culturales pasadas y presentes, las transformaciones de las prácticas culturales impulsadas por los pueblos originarios en la Historia, los vínculos entre las poblaciones originarias locales y los territorios que los circundan, etc”.

Asimismo, agregó, “en los últimos 20 años antropólogos y antropólogas analizan en las ciudades los fenómenos socio-culturales ligados a la pobreza, las migraciones internas e internacionales, las articulaciones y tensiones entre la cultura globalizada y la cultura tradicional y local, las mediaciones culturales y biológicas en los procesos de salud–enfermedad, el patrimonio arqueológico, los impactos culturales de las crisis sociales, y sus relaciones múltiples con los modelos socio-económicos y de desarrollo vigentes e históricos”.

Baca apreció que “el quehacer antropológico ha dado muestras de ser una piedra fundamental para la planificación de un Estado democrático respetuoso de las diversidades culturales y que busque equilibrar las desigualdades sociales”. Y consideró “necesaria, la participación de antropólogos, en equipos pluridisciplinarios, en la planificación de las políticas públicas”, tales como los sistemas de salud, el ordenamiento territorial urbano y rural, la diagramación y/o ejecución de políticas de empleo, la recuperación de prácticas culturales como recursos para el desarrollo humano, la protección y gestión del patrimonio cultural, o el impacto social de las grandes obras de infraestructura, sólo por nombrar algunas de las implicancias disciplinarias”.

Por ello, finalmente Pablo Baca, consideró que la ley aprobada este viernes, constituye una norma que establece un marco regulatorio que permitirá una regulación institucional que enmarque y potencie la actividad profesional.