Lesa Humanidad en Jujuy: sin nuevos aportes declararon Braga y un ex agente penitenciario

Jujuy al día® – En una jornada que finalizó en horas del mediodía de ayer, se escuchó la ampliación declaratoria del imputado Mariano Rafael Braga solicitado por la defensa en el marco de la causa sobre la desaparición de Julio Rolando Álvarez García, por el delito de violación de domicilio y privación  ilegítima de la libertad en calidad de coautor y homicidio agravado por alevosía en  la calidad de partícipe necesario, también se escuchó al testigo Crisóstomo Ramos, ex agente penitenciario aportado por la Fiscalía.

Cuarto testimonio del imputado Braga

Mariano Rafael Braga comenzó su exposición buscando descalificar a los numerosos testimonios que lo identificaron en el domicilio donde secuestraron a “Pampero” Álvarez García, en los lugares de detención y los familiares que lo vieron junto al Coronel Bulacios cuando gestionaban la visita a los presos políticos.

Braga dijo que siempre lo mencionaron a través de la cicatriz de su rostro pero que ignoraron su renguera producto de un accidente en 1973, reconocida en los certificados médicos, haciendo alusión al testimonio de Inés Peña, cuando menciona su participación en el desfile del Éxodo Jujeño en 1975 actividad que, según el imputado, no estaba en condiciones de realizar. También buscó que no se perdiera de vista la actividad de Inés Peña y su compañero Julio “Pampero” Álvarez García de modo que quedaran inculpados en distintas acciones de Montoneros. Pretendió  entregar al Tribunal a modo de  prueba  una copia del Manual de las Milicias de Montoneros, que fue rechazada.

“Vaya a la CONADEP” me dijo el Dr. Alfonsin

En su peregrinar a fin de reunir pruebas, Braga, siguiendo con su relato, se entrevistó con muchas personalidades, entre ellas el Dr. Raúl Alfonsín quien le recomendó que fuera a recabar datos en la CONADEP “pero no encontré nada” dice refiriéndose a que en los listados confeccionados entonces no figura “Pampero”.  También mencionó el testimonio del cabo Villariño que dice que Álvarez García estaba en México. Braga se afirma en lo mencionado por el Coronel Néstor  Bulacios (bajo cuyas órdenes trabajó en Jujuy) cuando le aconsejó a Inés Peña que busque datos de su esposo en Tucumán.

“Nunca fui agente de Inteligencia”,  “Nunca fui interrogador”

Con detalles minuciosos mostró las diferencias, aptitudes y grados de agentes u oficiales de Inteligencia a fin de insistir, como en cada una de sus declaraciones,  que por su grado y edad en 1975 no podía ser ni ejercer como Agente de Inteligencia. También explico que los interrogadores se preparaban en una escuela especial y que estaba reservada a los suboficiales.

¿Testimonios o Divagaciones?

Pasada más de una hora de declaración, el Abogado querellante de la causa Dr. Ariel Ruarte, pide al Presidente del Tribunal que el imputado cumpla con su cometido de aportar nuevos elementos para su defensa y “no divague”, a lo que el Defensor Vitellini refutó que “hemos presenciado varios divagues” y de forma despectiva dijo que “si de divagues hablamos hace poco presenciamos un testimonio de una persona que con lo que dijo dio lástima”, quizás refiriéndose a Mirta Mántaras que le recordó a Vitellini que es una falta de ética profesional defender a un represor cómplice del genocidio en nuestro país.

Luego, pide la palabra el Fiscal Ad Hoc Pablo Pelazzo, quien recordó al Tribunal la reiteración en el maltrato de esa defensa para con los testigos, que están protegidos por convenciones internacionales y que, además, Braga, en esta oportunidad, no dejó de emitir juicios de valor sobre los testigos-víctima lo cual no corresponde en esta instancia, ni a él, sino a su abogado defensor al momento que se realicen los alegatos.

Fueron muy pocas las preguntas que se le realizaron de parte de la Fiscalía y la Querella, tal vez por conocer los argumentos a través de las reiteraciones en que el teniente Braga basa sus declaraciones.

Crisóstomo Ramos, testigo aportado por  Fiscalía

El segundo y último testimonio de esta jornada fue el de Crisóstomo Ramos, ex agente penitenciario, que muy poco aporte hizo, ya que sus recuerdos eran mínimos y adujo haberse desempeñado en el Pabellón 3 donde permanecían detenidos comunes. Recordó que vio mujeres detenidas políticas en el Pabellón 4 y que vio al Dr. Ovando en el Pabellón 1 que era el pabellón de los presos políticos, según declaró.

Mencionó a Aybar como su superior y a un “tal Sánchez” como su compañero. Recordó que estaban los hermanos Ortiz, Zarate, Aguaysol, Arjona,  un “peladito” como segundo del nuevo Director que reconoció como Vargas luego de muchas dudas.