Braga involucró a otro militar como autor de un secuestro y desaparición en Jujuy

Jujuy al día® – El represor Rafael Mariano Braga, imputado por el secuestro y desaparición del militante del JUP, Julio Rolando Alvarez García, sostuvo que no estuvo al frente del operativo del 21 de agosto de 1976 realizado en el domicilio de la víctima e involucró a otro militar en el hecho.

El tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer una ampliación de la indagatoria del represor en el juicio de lesa humanidad que se le sigue junto a otros dos integrantes del Area 323 durante la dictadura militar.

“Había otro oficial del Ejército que operaba en Jujuy, que tenía una cicatriz en la cara, era el capitán Landa, y es quien podría haber comandado el operativo”, dijo el represor.

Desde el momento mismo del secuestro, Braga fue identificado por la familia de Alvarez García al mando del operativo, ya que tiene una cicatriz en la mejilla izquierda, que primero disimuló con una bufanda al comenzar el juicio el 12 de julio y ahora con una barba.

“La marca que tengo es en el mentón”, expresó frente al Tribunal.

El 29 de noviembre último, Braga participó junto a los jueces, fiscales, querellantes y defensores de una inspección ocular en la vivienda familiar de Alvarez García.

Ese día dos testigos, Jorge Salazar y Miguel Maidana, identificaron a Braga como la persona que vieron salir de la casa de la víctima, pero el represor dijo hoy que lo que habían dicho no correspondía a la descripción de su persona.

“La persona que describen los testigos no soy yo”, manifestó Braga.

Las declaraciones de Braga en la jornada de ayer, apuntaron a descalificar lo que dijo Inés Peña, esposa de Alvarez García, con relación a la cicatriz en la mejilla, y que el día del secuestro el militar no se encontraba en la provincia de Jujuy.

En el último tramo de su declaración, Braga pidió al tribunal continuar mañana a las 9 su ampliación de indagatoria, no sin antes señalar que “va a ser larga”.

En la jornada declararon los guardiacárceles que prestaron servicio durante la dictadura militar en la unidad Penitenciaria de Jujuy, Néstor Adolfo Pantoja, María Pintos y Juan Carlos Gutiérrez.

Todos coincidieron en que los militares se habían hecho cargo de la unidad Penitenciaria que estaba dirigida por Antonio Vargas, otro de los imputados en el juicio junto a José Eduardo Bulgheroni, y que los presos eran trasladados fuera del penal por miembros del Ejército o Gendarmería.

Pantoja recordó a un grupo de detenidos que fueron sacados del penal para trasladarlos en avión al sur del país, pero el viaje fracasó y algunos no volvieron y dijeron que “los habían matado en Las Pampitas”, al sur de la provincia.