En Alto Comedero rescatan a una menor de las manos de su secuestrador el que la habría embarazado

Jujuy al día® – Una menor de 16 años, reportada como desaparecida desde hace 10 meses y que dio a luz a una bebita en septiembre pasado, fue rescatada de las manos de su secuestrador y padre de su criatura, por la División de Lucha contra la Trata de Personas de Salta, con apoyo de sus pares de Jujuy, en la zona de Alto Comedero.

Una menor de 16 años, reportada como desaparecida desde hace 10 meses y que dio a luz a una bebita en septiembre pasado, fue rescatada de las manos de su secuestrador y padre de su criatura, por la División de Lucha contra la Trata de Personas de Salta, con apoyo de sus pares de Jujuy, en la zona de Alto Comedero.

Una denuncia por privación ilegítima de la libertad había sido radicada por Nadia M, la madre de la chica, domiciliada en el barrio Maravilla, de la ciudad de salteña de Orán.

La mujer manifestó que su hija se había retirado de la vivienda el 2 de febrero del corriente, embarazada de un muchacho de apellido Maraz, quien la agredía permanentemente. La joven no llevaba su documento de identidad.

Desesperada, comenzó a buscarla y supo que el sujeto la había llevado hacia la localidad boliviana de Bermejo, donde la tenía retenida, quizás prostituyéndola e impidiéndole que se contactara con su familia, bajo amenazas de quitarle a su hijo cuando naciera, por lo que insistió en diversos juzgados para que se los buscara hasta que en octubre intervino la unidad especial de la Policía salteña.

Los investigadores se desplazaron hacia Bermejo, donde vecinos comentaron que conocían a la jovencita pero que desde hace mucho tiempo que no la veían. Se supo también que Maraz poseía familia en la provincia de Jujuy.

Tras buscar minuciosamente en el barrio Municipal de Bermejo con la colaboración de la FELCC (Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen) de la Policía de Bolivia, recorrieron las áreas urbanas de alto riesgo de esa localidad.

De esa manera, los investigadores descubrieron que Maraz se desempeñaba como bagallero desde muy joven, que era conocedor de los pasos no autorizados, pero que desde marzo no se tenían noticias de él.

Luego de entrevistar a familiares de Maraz, domiciliados en Aguas Blancas y en Jujuy, los detectives determinaron que los jóvenes buscados se habían marchado a la provincia vecina para ser recibidos por parientes del hombre, en la zona de Alto Comedero. La pareja fue ubicada en el asentamiento 30 Hectáreas, regenteado por “dirigentes sociales” que “protegen” áreas tomadas y donde es difícil ingresar. Allí, Maraz trabajaba de manera encubierta.

La chica y su bebé de dos meses, quien nació a fines de setiembre en el hospital de San Salvador de Jujuy, residía en un pequeño terreno, donde existe una pieza de bloques y techo de chapa, con una letrina al fondo, en condiciones de extrema precariedad y pobreza.

La chica estaba con su beba y ambas fueron rescatadas y puestas a disposición del Juzgado de Menores de Jujuy, a cargo de la magistrada María Medina, del juez Civil de Personas y Familia de Orán, Marcelo Albeza, y de la asesora de Incapaces 1, Gladis Reynoso.