Recomendaciones ante casos de “secuestros virtuales”

Jujuy al día® – La Policía de la Provincia de Jujuy, reitera una serie recomendaciones para evitar resultar damnificado por la modalidad de estafa conocida como “secuestro virtual”, debido a que durante el último fin de semana se advirtió un incremento en las denuncias por casos de esta índole.

En tal sentido desde la Dirección General de Investigaciones, a través del personal de la División Defraudaciones y Estafas, se dio a conocer una serie de medidas de precaución a ser tenidas en cuenta a los fines de resultar damnificados por delitos de estafas que se vienen suscitando con habitantes de esta ciudad, mediante la modalidad de “Secuestro Virtual”, en la cual los delincuentes, con el fin de obtener un beneficio económico, efectúan llamadas telefónicas desde cualquier punto del país, a teléfonos particulares, fijos, identificándose en muchos casos como personal policial y manifiestan a la potencial víctima que un pariente cercano sufrió un accidente, logrando de este modo shockearla, para luego solicitarle, información de ese familiar que al momento del llamado no se encuentra en su domicilio. Es en esas circunstancias en que se identifican ya como secuestradores y mediante presión psicológicas o amenazas de muerta, hacia el familiar supuestamente secuestrado y exigen en el término de pocas horas el depósito de una suma de dinero en una cuenta de terceros o la adquisición de una considerable suma de dinero en tarjetas telefónicas y el envío de los códigos de las mismas.

Ante los casos presentados se advierte que los delincuentes seleccionan a sus víctimas directamente de las guías telefónicas, ya que por lo general los llamados son efectuados a teléfonos fijos, seguidamente se identifican como personal policial o de algún servicio de emergencias médicas e informan que una persona que residiría en ese domicilio ha sufrido un accidente.

De este modo ante la mala noticia recibida logran que el receptor de la llamada entre en estado de confusión y de este modo comienza a proporcionar datos de ese familiar, como ser su nombre completo y su número de teléfono celular. Estos llamados se producen en horas de la mañana, cuando en las casas las personas mayores se encuentran en sus lugares de trabajo y los menores en sus escuelas.

Tras recibir la información necesaria estos individuos se identifican ya como “secuestradores” y entonces refieren que tienen retenido a ese pariente secuestrado y que están en un vehículo “paseándolo” por las calles de la ciudad. La presión psicológica y la violencia verbal con amenazas de muerte de estas personas, terminan “shockeando” al receptor del llamado, sin permitirle que corte la comunicación, impidiendo de este modo que la víctima se comunique con el supuesto secuestrado.

Finalmente exigen que de modo inmediato se realice el depósito de una suma de dinero en una cuenta bancaria a nombre de una tercera persona o que adquieran una elevada suma de dinero en tarjetas telefónicas y que se les envíe los códigos de las mismas, para de este modo lograr la liberación del supuesto secuestrado, en algún punto de la ciudad, previo concretar el cobro del dinero depositado o recibir los códigos de las tarjetas de referencia.

En tal sentido para evitar ser víctima de este tipo de engaño se aconseja: no proporcionar ningún dato ni información a quien esté llamado, por ninguna circunstancia y menos aún sobre familiares que en esos momentos se encuentren ausentes.

Estar atentos debido a que estas personas en un primer momento se hacen pasar por policías, personal del SAME o bien inspectores de Tránsito.

Si se tiene identificador de llamadas o el llamado es recibido en un teléfono celular, se recomienda desconfiar de los llamados entrantes de números desconocidos, especialmente cuando procedan de localidades distintas a la del receptor o bien como “números sin identificar”.

Ante la recepción de un llamado extorsivo, se recomienda de inmediato proceder a cortar la llamada y tener presente que en el caso de accidentes la Policía es que informa personalmente; mantener la calma e informar a los familiares dónde se encuentra  y que se encuentra bien y comunicar de inmediato al 101, el número gratuito para la atención de emergencias; intentar conectarse con el familiar que en esos momentos no se encuentra en la casa y que supuestamente está secuestrado; formular la correspondiente denuncia en la unidad policial más cercana o bien en la Brigada de Investigaciones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.