Hipocresía: Pregonar la participación de una diversidad de voces omitiendo que serán para emitir un único discurso

La hipocresía, no es otra cosa que una actitud constante o esporádica de fingir creencias, opiniones, virtudes, sentimientos, cualidades, o estándares que no se tienen o no se siguen.

La persona hipócrita finge cualidades o sentimientos contrarios a los que verdaderamente tiene o experimenta. En definitiva, un hipócrita es alguien que esconde sus intenciones y verdadera personalidad.

Una vez descripta a la hipocresía y al hipócrita toca dar a conocer cómo opera. La hipocresía consta de dos operaciones, a través de las cuales se manifiesta de modo simple y/o combinado: la simulación y el disimulo. La simulación consiste en mostrar lo que se desea, en tanto que el disimulo oculta lo que no se quiere mostrar.

En algunas culturas la hipocresía es sinónimo de mentira con la que se construye una pantalla de reputación.

Las razones por las que es menester ocuparse hoy de un fenómeno como lo es la hipocresía tienen su raíz en las actitudes y acciones que llevan adelante nuestros más conspicuos representantes de la clase política en derredor de la llamada Ley de Medios. Tratan a través de la simulación y el disimulo de convencer a propios y ajenos de una de sus virtudes principales, probablemente la más central, la procuración de un espacio en el que todos/as podamos expresarnos promoviendo la idea de que, ahora, se podrán escuchar voces que antes no se oían, ahora habrá diversidad. Como se ve, hay una simulación y un disimulo pues la verdadera intención es otra.

No hace falta ir muy lejos para verificar que la llamada diversidad de voces es un hecho, sólo con acceder a cualquier canal de cable de Jujuy, en los primeros diez canales o señales se puede ver que hay dos señales locales y ocho preferentemente con origen en Buenos Aires. De estas se puede tener un claro ejemplo de diversidad, de diversidad empresarial, pues todas responden a distintos grupos empresarios, excepto aquellas que tienen una señal abierta y otra de cable, por ejemplo TN y el canal 13 o A24 y América que son de dos grupos distintos.

Ahora, la diversidad comienza a desdibujarse cuando dejamos de lado los papeles, las acciones, los CEOs y se analiza el contenido.

De las señales locales es poco lo que se puede decir pues el contenido propio se refiere a programas pasatistas y algún que otro espacio para la opinión y el debate político, eso sí, siempre dentro de una línea trazada por la distribuidora, la distribuidora de pauta oficial. También se ofrece mucho cine. De los otros 8 canales, seis son distintos al grupo Clarín, pero la unicidad del discurso es grosera, con ver a uno se está viendo a todos.

En estos ejemplos es en donde se alumbra la hipocresía pues, más allá de la estrategia que las empresas utilizan para subsistir, pues aquí no se pone en cuestión a la empresa sino al discurso de quienes llegan o viven en la provincia simulando una cosa y hacen otra diametralmente distinta.

Nada se gana en materia de diversidad si la línea editorial de un medio está condicionada, es decir, podrá haber mil canales de televisión y diez mil estaciones de radio, pero si el discurso es unívoco sólo habrá diversidad en los papeles pero en el contenido la diversidad pasa a ser una entelequia.

Con lo hasta aquí dicho queda claro que la hipocresía consiste en hacerle creer a quien quiera oír que la diversidad consiste en que muchas personas sean dueñas de muchas empresas pero con un contenido similar o igual y siempre obedeciendo a patrones prediseñados por el gobierno de turno.

Para no abundar, pero si insistir, estos días hemos escuchado, por ejemplo, que con la aplicación de la ley de medios (como si alguien le hubiera impedido aplicarla en éstos 3 años de existencia, sólo dos artículos fueron suspendidos, el resto esta y estuvo siempre disponible) será posible crear muchos nuevos puestos de trabajo, claro que quien lo dijo omitió que en Jujuy hay al menos una empresa que dejó de participar de la distribución de pauta oficial y que con esto al menos 3 puestos de trabajo quedaron resentido o se perdieron. Por supuesto que nos referimos a Jujuy al día®.

Se puede evidenciar aquí otro indisimulable acto de hipocresía pues aún sabiendo que el actual gobierno provincial le suspende la pauta a los medios que eligen ser dueños de sus ideas, no dudan en mentir escondiendo sus verdaderas intenciones que no son otras que la de congraciarse con los que están de turno y afirmamos esto pues, cuando sea menester sostener otro relato, aunque sea opuesto, lo harán sin remordimientos, hay ejemplos de sobra.

El tema de la pauta oficial no es un tema menor, ya lo mencionamos mucho, lo que no podemos es disimular la sensación de malestar que nos causa escuchar las mentiras emitidas por quienes sostienen en el discurso la real necesidad de que se diversifiquen las voces y que en los hechos tratan de acallarlas de múltiples maneras, la económica es sólo una, hay otras.

Argumento ad hominem

Cuando decimos que la sanción económica es sólo una de las herramientas que los poderes de turno utilizan para acallar, por ejemplo a la prensa, y porqué no a los gobernadores, intendentes, a la oposición sea esta política, social o sindical, nos referimos a que, cuando no les resulta este simple y a veces efectivo sistema, se recurre a un concepto muy estudiado y que es fácil de poner en juego, llamado “Argumento ad hominem”: Que consiste en decir que algo es falso, eludiendo presentar razones adecuadas para rebatir una determinada posición o conclusión. En su lugar se intenta atacar o desacreditar la persona que la defiende señalando una característica o creencia impopular de quien lo expresa. Por ejemplo en un diálogo entre dos personas:

A: El estado no está garantizando las necesidades básicas de todos los individuos

B: Usted nunca tuvo necesidades, no puede hablar sobre lo que hace el estado.

Como se observa en este caso B atacó la moral de A, pero no dijo nada sobre las necesidades básicas. Se dice entonces que el argumento usado por B es una falacia, porque no prueba falsedad, sino que intenta generar la sensación de falsedad.

Un ejemplo claro y reconocido de este recurso se remite a Raúl Alfonsin cuando alguien desde la tribuna le grito “Tenemos hambre” y este le respondió “A vos no te van tan mal gordito”. Claro que ejemplos de este tipo hay muchos y de todos los dirigentes, pero el abuso dado por los principales actores del actual turno gubernamental es cinematográfico. Un ejemplo reciente se dio cuando un alumno de la Universidad de Harvard la requirió a la Presidenta Cristina Fernández, viuda de Kirchner,  sobre las restricciones a la compra de dólares llamada cepo cambiario, esta le respondió “Vos estás estudiando acá, en Harvard, ¿creés que podés estar hablando del cepo cambiario?” Aunque descolocado, aquí es obvio que se intentó refutar una afirmación desacreditando a  quien era el emisor de una afirmación que todos podemos acreditar que existe y que perjudica a casi todos de distinta manera.

Lo dicho hasta aquí tiene que ver con una práctica que todos debemos advertir pues nos está costando hasta ahora muchas cosas, entre ellas el quiebre de algunas instituciones ya que, al parecer, el abuso de este recurso como uno de los que se utilizan más asiduamente no está permitiendo que se constituya una oposición social, sindical y mucho menos política. Para todas las instituciones mencionadas hubo un “Argumento ad hominem” con el fin de desacreditarlas y mantener el statu quo.

En Jujuy es corriente que desde el poder central se trate de desacreditar a quien se les ponga enfrente con argumentos que apuntan más a desacreditar al demandante que a dar las soluciones demandadas. Los ejemplos abundan y están a flor de piel y esto nos exime de mencionarlos. Aunque mencionaremos un caso hipotético.

En Jujuy y en muchos otros lugares, gracias a Clarín que se encargó de eso, saben que actualmente Jujuy al día® sostiene una disputa con el gobierno de Fellner, cosa esta que lo dejó sin un importante avisador, claro está que la empresa debe sostenerse y que para ello necesariamente desarrolló nuevas alianzas empresariales con distintos grupos interesados en sostener una ahora importante voz en el marco de tanta diversidad empresarial y unicidad discursiva. Lo que ocurre es que ahora Jujuy al día® está siendo víctima de un “Argumento ad hominem” pues es señalado por estúpidos imberbes, tratando de desacreditarlo por estas nuevas alianzas comerciales, en vez de utilizar la misma energía para reclamar a quienes generan estas situaciones de inequidad con la misma discrecionalidad e impunidad con la que la faltan el respeto a sus propios compañeros de gobierno.

Lo concreto es que la sociedad hizo el 8N, los gremialistas el 20N, ahora le toca a la clase política hacer su juego, eso sí ¿No será hora de comenzar a discutir políticas en vez de candidatos?, de otra manera también se estarán sumando a todo un ambiente de hipocresía creada para dividir y en ese marco reinar.

La hipocresía, la mentira, es la verdadera hermana de la intolerancia, de la maldad, y la crueldad. (Raisa Gorvachov)

Lic. Hugo Calvó

Director de Jujuy al día