Declaró un testigo que participó en el Operativo realizado por la Central de Policía el 24 de marzo de 1976

Jujuy al día® – En la audiencia 31 en el Tribunal Oral Federal solo declaro un testigo, el motivo fue que el imputado Antonio Orlando Vargas  se encontraba declarando en la instrucción de una causa en Lomas de Zamora, por esa situación, ante la ausencia del imputado, los testigos citados para la jornada de ayer declararan en la audiencia del viernes 22 de noviembre, uno de ellos lo hará por video conferencia desde el Consejo de la Magistratura en Buenos Aires.

También se dio a conocer una presentación de la defensa del imputado Mariano Braga, el abogado Vitellini por la recusación a los doctores Daniel Morín y Marcelo Juárez Almaráz y por la revocatoria de prisión domiciliaria a su cliente. La defensa de los jueces Morín y Almaraz expresaron los fundamentos de la  nueva resolución  revocando la prisión domiciliaria de Braga. El presidente del TOF, Dr. Vicente Casas, por minoría del cuerpo, remitirá las presentaciones a la Cámara de apelación federal para que se expida. Tras la gravedad institucional que representa la recusación,  y la posición del tribunal ante el hecho, continúo la audiencia de debate.

Braga, Bulgheroni y Jaig eran amigos

El testigo que compareció ante el Tribunal, Juan Carlos Baca, se desempeñaba como oficial de la Policía de la Provincia de Jujuy, dijo conocer de vista a los imputados Mariano Braga y Eduardo Bulgheroni.

El fiscal Francisco Snopek , consultó al testigo acerca de cuando y donde conoce a los imputados, el testigo dijo que los conoció cuando los militares se hicieron cargo de la Policía de la Provincia, después del Golpe de estado de 1976, dijo que Braga y Bulgheroni frecuentaban al comisario de la Central de la policía Ernesto Jaig, ellos mantenían una amistad, relató el testigo.

Baca, en aquellos años, era oficial ayudante, habían más oficiales comentó. Dijo que trabajaba en la base del Comando Radioeléctrico. En cuanto a si había visto personas detenidas, contesto que no vio, “me dijeron que en el cuerpo de patrulla después del golpe de estado había detenidos. Era un sector hermético a disposición del Ejército y custodiado. En el campo de acción, había una cartel Área Restringida o Área 323. Toda la policía estaba bajo el eje de los militares. Bajo las ordenes de Bulacio y el Ministro de Gobierno Coronel Aldao ellos supervisaban todo el comando”, dijo.

Baca: “Las personas que detuvimos no se resistieron”

En otra parte de su declaración le preguntaron si le tomó declaración a algún detenido, el testigo relato que “En mi oficina he tomado declaración a personas vinculadas a la política, no en carácter de detenidos, eran citados por alguna causa, se hacia un interrogatorio con pistas a la investigación: trayectoria política, dirigente”. En una declaración anterior en la instrucción en el 2011, el testigo dijo que eran personas detenidas en Radio Patrulla, y eran presos “Vip”; pero el testigo dijo que no recordaba.

Sobre las detenciones del 24 de marzo de 1976, el testigo relato que estaba de franco y lo fueron a buscar esa noche para ir a la Central de Policía donde lo esperaba el móvil para hacer detenciones. “Salí con todos los móviles nos dieron- el comisario Jaig- una nómina para detener”. Baca no recordó los nombres de esas listas, solo al Dr. Ovando que era su vecino.

Consultado sobre el Centro Clandestino de Detención de Guerrero dijo que meses después se enteró que habían detenidos, pero desconoció que tiempo funcionó.

En cuanto si recordaba un operativo grande en julio del 76, contesto que no, dijo que “el cuerpo de radio Patrulla hacia operativos y traía gente. Por fin de semana detenían a 200 personas que no tenían su DNI, por ejemplo”.

Acerca de la detención del Dr. Ovando relato que “yo fui a buscar al Dr. Ovando, lo detuve y lo lleve a la cárcel de Villa Gorriti esa era la orden”, recordó.

La querellante María José Castillo consulto detalles de los cuestionarios a los políticos que había mencionado Baca quien relató que el comisario Jaig entregaba las preguntas para la investigación. “Corrían los meses de abril- mayo de 1976. Cuando terminaba el interrogatorio esas personas se entrevistaban con el jefe”, recordó.

Referente al operativo del 24 de marzo, también recordó que convocaron a todo el personal, la nomina tenia domicilio fijo y un alternativo los detenían y luego los llevaban al Servicio Penitenciario. “Eran las órdenes del jefe, hasta donde sabía. No había orden judicial, se habían abolido las garantías constitucionales”, explicó Baca.

Relató como eran las detenciones: “íbamos en vehículos identificados, entrábamos al domicilio, o irrumpíamos con una patada hasta que se soltaba la cerradura. El operativo duró 24 horas. La gente no sabía el motivo de la detención ni nosotros. Consideramos que al estar bajo un gobierno de facto, teníamos que cumplir ordenes”.

Esa noche el operativo estaba a cargo de Jaig. Ante la consulta si recuerda otro operativo similar, dijo que no de esa magnitud, “ese operativo era excepcional. Solo detuvieron hombres mayores de 20 años, recorrieron los barrios de Cuyaya, Alto Gorriti, Mariano Moreno”, comentó.

El querellante Ariel Ruarte consulto sobre la de detención de Ovando. Baca narro que “fue muy respetuoso, se cambio y subió al móvil. También destaco que no se resistían porque los detenidos eran funcionarios del gobierno”.

Baca: En el operativo del 24 de marzo solo llevábamos una “ametralladorita”

El Fiscal Ad Hoc, Pablo Pelazzo le pidió al testigo que indique en un plano de la Central de Policía donde se ubicaban las habitaciones de los oficiales y el testigo señaló, luego Pelazzo expresó que existe una contradicción en la declaración de Baca con una declaración que el testigo realizó anteriormente en cuanto a que dijo (en la declaración anterior) que habían detenidos que dormían en los dormitorios de los oficiales, a lo cual el testigo dijo no recordar pero que si lo había dicho antes seguramente era así.

Luego se le consultó al testigo sobre la diferencia entre detenidos comunes y subversivos: “los comunes eran los que cometían delitos comunes, los subversivos eran los que luchaban contra el Ejército en Tucumán y en contra de la patria. Yo les llamaba presos políticos”.

También preguntaron a Baca si podía describir a Braga, a lo cual respondió: “era rubio, estatura mediana, porteño, me acuerdo que tenía una cicatriz que no me llamó la atención”, consultado sobre si notó que Braga tenía dificultad para caminar respondió que no.

En el tramo final de la declaración Baca relató que durante el operativo del 24 de marzo: “íbamos con el chofer y llevábamos una ametralladorita”.