Aseguran que en Jujuy es necesaria la implementación de la ley de prevención, erradicación y tratamiento de género

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, Roberto Pizzolini, Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar, se refirió a la necesidad de una decisión política para la implementación en Jujuy de la ley de prevención, erradicación y tratamiento de género (Ley 26.485). Asimismo opinó sobre la ley que agrava las penas por femicidio.

En relación a la implementación de la ley 26.485, Roberto Pizzolini manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “esta ley nacional sancionada el año pasado es una ley que toma distintos modos de violencia contra la mujer, acapara todo, desde lo conyugal, lo familiar, institucional, laboral obstétrica, ginecológica, mediática, lo físico, psicológico, el abuso sexual, lo simbólico, todo está ahí y bien redactado, la cuestión es que hay que implementarla en la provincia y debe implementarse transversalmente en todos los sectores, instituciones y en la sociedad, pero para eso debe haber esfuerzo político de quienes están al frente de esta cuestión en Jujuy”.

Según Pizzolini “la ley es clara, tanto los municipios, en los estamentos de la administración pública, en todas las instituciones se tiene que buscar la manera de organizar un equipo y una oficina para que la mujer encuentre allí la contención, el asesoramiento y el cumplimiento de la ley,  y que todos estemos trabajando de manera articulada y coordinada. Esto va a llevar un tiempo pero se necesita de una decisión. Algunos sé que han empezado: Pálpala ha estado trabajando en eso, hay muchas mujeres y hombres que están detrás de la ley buscando que se implemente”.

Para el Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar “debe implementarse la ley de prevención, porque nosotros, los especialistas en el tema, que trabajamos día a día sabemos que este tipo de violencia es una conducta que se aprende en esta sociedad machista, y se necesita un cambio generacional y hay que empezarlo desde ahora”.

Por otra parte, Roberto Pizzolini se refirió a la ley modificatoria del Código Penal, sancionada recientemente en la Cámara de Diputados, con la cual podrán recibir reclusión perpetua quienes cometan femicidio. Al respecto manifestó a nuestro medio que “el que mata bajo estas circunstancias debe ser penado como corresponde, pero pensamos que la ley 26.485 debe implementarse para, desde la prevención, buscar la erradicación y el tratamiento que es fundamental, pero sin olvidarnos de las muertes”, y agregó que “esta es una pena que se le da al homicida y no viéndolo como un crimen pasional sino como algo premeditado, dirigido por el hombre machista que considera a la mujer un objeto de su pertenencia”.

“Nos parece un paso gigantesco para que el hombre y la sociedad  vea el valor que tiene la mujer, el valor que tiene junto al hombre, de complementariedad, de igual, la mujer tiene igualdad de derechos respecto a hombre en los jurídico, psicológico y en la sociedad, y debe comprenderse que la cuestión de género debe terminar y esto es un paso importante”, sostuvo el especialista.

JUJUY AL DÍA® consultó al Jefe del Departamento Provincial de Atención Integral a Víctimas de Violencia Familiar, si considera que con este agravamiento de la pena a los hombres que cometen femicidio se reducirán estos tipo de hechos, o lo respondió que “no se si van a mermar pero por lo menos es un paso grande para demostrar que la sociedad no quiere mas femicidio, que considera que la cuestión de género tiene que tomarse como prioridad y que estos casos no se mantengan impunes, sino que el agresor cumpla un castigo. Antes había reducciones de penas  porque lo consideraban un crimen pasional, que era un arrebato, pero esto es una cuestión de género, que por el hecho de ser mujer es asesinada en manos de aquel que dice que le pertenece, por lo tanto el peso de la ley le debe caer. Pero también se debe cambiar la mentalidad a ese hombre violento, al que considera esta situación dentro de nuestra cultura”.

Consultado sobre los hombres que son víctimas de violencia de género en relación a este agravamiento de pena Pizzolini señaló que “acá el blanco es predilecto y selectivo, y la violencia la focaliza el hombre  hacia la mujer, por esta cultura del macho, donde la masculinidad se debe reivindicar día a día. Pero cuando un hombre muere a manos de una mujer puede ser un crimen pasional pero también por hechos de violencia, porque cansada de la historia de violencia se defiende y termina con la vida del agresor, pero acá la mayoría de las muertes son de mujeres”, concluyó.