Un miembro de la comisión investigadora de 1984 se refirió a la extraña aparición del cabo Vilariño

Jujuy al día® – En la audiencia de este viernes 16 de noviembre, el Tribunal Oral Federal –en el marco del primer juicio por delitos de lesa humanidad- tomó declaración a tres testigos, dos de ellos ex policías que prestaron servicios durante la dictadura y el tercero, un asesor de la Comisión Investigadora que constituyó la Legislatura de Jujuy en el retorno democrático y funcionó desde enero de 1984 y hasta 1985. La Comisión tuvo un importante rol ya que efectuó el primer esfuerzo de sistematización de los delitos cometidos durante el terrorismo de estado.

Los testigos de las fuerzas de seguridad no aportaron datos relevantes, como viene ocurriendo con sus pares que comparecieron en audiencias anteriores.  La nota de la jornada estuvo dada por el testimonio del asesor de la Investigadora, Javier de Bedia quien se refirió a la extraña aparición del Cabo Raúl Vilariño, quien se presentó ante la Comisión para brindar información en extrañas circunstancias. Algunos aportes de Vilariño permitieron identificar lugares de detención y documentación, aunque por lo que se infiere de los dichos del testigo, su participación generó un marco de dudas sobre sus intenciones y sobre la veracidad de los datos que proveía. Cabe recordar que Vilariño, apenas reiniciada la democracia, efectuó en la Revista La Semana explosivas declaraciones donde dio detalles de las atrocidades cometidas en la ESMA.

TESTIGOS SIN RECUERDOS

La jornada se inició con el testimonio de Neire Bruno Goyechea quien durante la época de la dictadura cumplió servicios en la Brigada de Investigaciones de la Policía de la Provincia.

Al ser interrogado por el Fiscal Francisco Snopek, Goyechea  indicó que cumplía tareas  que articulaban con jueces, vinculadas a delitos comunes como robos, hurtos, estafas y defraudaciones.

El Fiscal le consultó si había recibido en la Brigada a personas que preguntaban por otras desaparecidas, señaló que no porque ante esa eventualidad debían dirigirse a la Jefatura de Policía. Dijo desconocer que haya habido personas que hayan efectuado gestiones de ese tipo.

El momento de mayor tensión en el testimonio del ex policía se produjo cuando el testigo dijo no recordar si había tomado una denuncia a Secundino Alvarez, padre de la docente detenida desaparecida Dominga Alvarez de Scurta. En este contexto el Fiscal Snopek le recordó las declaraciones que el testigo había brindado en la justicia federal en marzo de 2011, donde habría reconocido su firma en una denuncia radicada por Secundino Alvarez. Ante esto Goyechea digo recordar “algo”, pero no pudo precisar qué,  La defensa de Bulgheroni, el abogado Carlos Rodríguez Vega, objetó la pregunta del fiscal atendiendo que el caso de Scurta, observó, no pertenece a las acumulaciones que se tramitan en el juicio, observación que fue desestimada por el Tribunal.

 En este contexto tras la lectura que le efectuara el Fiscal de declaraciones efectuadas en el 2011, el testigo insistió en que no recordaba que había dicho lo que se le leyó, por lo cual el Fiscal requirió que ante la contradicción expresada, actúe conforme lo dispone el Código Penal.

Por su parte el Fiscal ad hoc Pablo Pelazzo interrogó al testigo respecto del Area 323, sobre la presencia de detenidos y la existencia de una zona restringida en la central de Policía. El testigo dijo no tener conocimiento de ello y sólo recordó el nombre de Scurta al ser requerido sobre persona detenidas. Tampoco aportó datos respecto de  la presencia del Ejército.

Además el Fiscal ad hoc preguntó al testigo si tuvo alguna relación con la aplicación de la Ley 2840 y si había participado en la detención de algún subversivo. “No nunca” concluyó.

También el testigo fue interrogado por la querella de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, sin aportar dato alguno. Al término de la declaración el Fiscal Snopek insistió al Tribunal que actúe en consecuencia, atendiendo la contradicción que inicialmente había señalado en la declaración del testigo, solicitud que fue desestimada por los jueces.

El segundo testigo fue Hugo César Villafañe quien durante los años 76 y 77 trabajó en el Departamento de Operaciones Policiales. Durante su relato, Villafañe indicó que sus tareas estaban vinculadas a la organización de operativo para eventos como fiestas religiosas o la llegada a la provincia de autoridades. Al ser consultado por el Fiscal Snopek sobre si coordinaba detenciones y si recordaba operativos importantes en julio o agosto de 1976, dijo que no.

Villafañe identificó en un plano de la Policía dispuesto en la sala de audiencia, y por pedido del Fiscal, el lugar donde prestaba servicios y los sanitarios que utilizaba que estaban ubicados al frente de la Alcaidía, que estaba dentro de la zona restringida. Sin embargo dijo no haber visto detenidos. Al ser interrogado respecto de sus superiores mencionó a Donato Arenas, Basilio Flores y al Comisario Ernesto Jaig, Además también dijo haber visto militares en la policía, pero no pudo identificarlos y señaló no saber a qué iban. El Fiscal finalmente le preguntó si recordaba los nombres de Braga, Bulgheroni o Vargas, el testigo respondió que no.

VILARIÑO EN LA INVESTIGADORA

El último testigo de la jornada fue Javier De Bedia quien se desempeñó como asesor en la Comisión Investigadora que funcionó en la Legislatura desde enero de 1984. El testigo fue consultado por el Fiscal ad hoc respecto de los nombres de las personas que fueron mencionadas en los expedientes que tramitó la Comisión por haber participado en la detención de personas desaparecidas. El testigo señaló que se mencionaron a efectivos de la Policía de la Provincia, del servicio penitenciario, militares, aunque pudo recordar pocos nombres. Entre ellos mencionó a Ernesto Jaig de la Policía, al Capitán Jones Tamayo del Ejército; a Ortiz del Servicio Penitenciario; y a Braga a quien relacionó con dos casos, el de Julio Rolando Alvarez García y el de Dominga Alvarez Scurta. Al ser consultado sobre Bulgheroni dijo “no recuerdo mucho por el paso del tiempo pero si se lo nombraba”.

También De Bedia recordó la intervención en la Comisión del Cabo Vilarino, quien había pertenecido a la Armada Argentina y brindó información a la Comisión y dio otros  nombres.

De Vedia –ante requerimientos del Fiscal ad hoc Pablo Pelazzo- precisó que tanto las actuaciones como la documentación recolectada por la Comisión fueron remitidas al Juzgado de Instrucción a cargo del Dr. Aguiar. Precisó que la documentación fue secuestrada de oficinas del Servicio de Inteligencia del Ejército ubicado en esta Capital, en Villa Lastenia, de un domicilio ubicado en Avda. Almirante Brown de alguien que pertenecía a los servicios y que fue señalado por Vilariño y de la Policía, donde se hallaron ficheros con datos de personas. El testigo al ser consultado sobre si conocía si se habían efectuado copias de esa información, precisó que tal vez de las actuaciones, no así de la documentación que se acompañó.

De Bedia precisó que la Comisión no elaboró un informe final y señaló que a medida que iban concluyendo las actuaciones de cada caso, se las enviaba al juzgado de instrucción.

Ante consultas del Fiscal Francisco Snopek, el ex asesor de la Comisión Investigadora precisó que el Cabo Vilarino se presentó en la Comisión, recién llegado de Salta desde donde había venido caminando.

También De Bedia dijo haber efectuado algunas inspecciones oculares en un sitio ubicado al frente de la Posta de Hornillos donde había vestigios de un campamento que había sido indicado pro Vilariño. También recorrió las hosterías de Guerrero que funcionaron como centro clandestino de detención y que en ese momento se encontraban vacías, sin mobiliario alguno.

Respecto del Cabo Vilariño, el testigo dijo que “no se sabía cuándo decía la verdad y cuándo mentía” y recordó que comentó que Alvarez García habría estado en Tucumán, mencionó a Turk y a Alcira Fidalgo, de quien dijo que se encontraba fuera del país.

Al ser interrogado por la defensa de Braga, el abogado Ricardo Vitellini sobre qué dato de la investigación de Alvarez García recordaba, afirmó que Braga había ido a detenerlo”, y agregó que no recodaba más datos de las declaraciones, salvo que alguien –que después señaló como un hermano de Julio Alvarez García- dijo que lo habrían visto en Tucumán, auque no pudo precisar si fue durante su primer detención o después de su segundo secuestro.

El Cabo Vilariño que se presentó espontáneamente en la Comisión Investigadora, “no fue citado” afirmó el testigo y dijo que fue dudosa la forma en que se presentó. “Había llegado caminando de Salta, tenía hambre y sed, Y no tenía documentos. Nunca tuvimos la certeza que se trataba de Vilariño. No mostró documentación porque la había perdido” afirmó.

Al ser consultado por el abogado querellante Ariel Ruarte respecto de si Vilariño parecía una persona que estaba en sus cabales, De Bedia respondió que parecía normal, aunque insistió en que “no hemos sabido si decía verdad o mentira o si quería llevar hacia algún lado la investigación que hacía la Comisión”.

REPROGRAMARON AUDIENCIAS Y LA DEFENSA BULGHERONI INSISTE CON LA DOMICILIARIA

Al término de las declaraciones de los testigos, el abogado defensor de Mariano Rafael Braga, Ricardo Vitellini ejerció su derecho  de defensa, en el marco del pedido de sanción que impulsaran el Ministerio Público Fiscal y las querellas. Consideró improcedente tales pedidos, fundamentó su posición y finalmente propuso al Tribunal que “cuando se tenga que resolver cuestiones como esta que sea con costas”. La situación de Vitellini será resuelva por el cuerpo en próximas audiencias.

El Tribunal anticipó los testigos que comparecerán la semana próxima y anunció que en el mes de diciembre las audiencias se realizarán el día 12, a partir de las 15 horas; el 13 sólo a la mañana; el 19 y 20 de diciembre todo el día y el 27 de diciembre también todo el día. De necesitar más audiencias para concluir con las declaraciones de testigos, se habilitaría la feria judicial a partir del día 21 de enero de 2013.

Sobre final de la audiencia el abogado defensor de Eduardo Bulgheroni, Carlos Rodríguez Vega, dio a conocer los últimos informes médicos sobre la salud de su defendido y requirió al Tribunal que dado el estado de Bulgheroni a quien se le habrían profundizado las afecciones psiquiátricas, se autorice la realización de interconsultas, se disponga la internación psiquiátrica de su defendido y posteriormente se le conceda prisión domiciliaria o se lo restituya al estado anterior, cuando estaba detenido en la Unidad Penal 7 de Chaco. El pedido será resuelto por el Tribunal, una vez que tome conocimiento de los informes citados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.