El 6, 7 ochismo como forma de vida

Pareciera que la irrupción de un programa de TV como 6,7,8 ha inaugurado un campo semántico que nos permite hablar de un 6,7 ochismo para designar una forma de ejercer el periodismo (algunos lo llaman militante) y, para hacer ahorro de palabras, cuando se quiera poner en evidencia actitudes serviles, hipócritas y/o el manifiesto ejercicio de la altanería, cuando no de la alcahuetería. Algunos también lo usan para intentar borrar un pasado que, como todo pasado, nos acusa, a veces para bien, a veces para mal. El 6,7 ochismo con su desinencia “ismo” forma un sustantivo de acción y es en esta que se observa una práctica muy poco recomendable, la de arremeter de cualquier modo, con errores, con soberbia, con mentiras, con apelaciones a todo aquel que les otorguen una autoridad que no les pertenece, contra quien les es indicado hacerlo, porque siempre les es indicado.

La expresión más acabada del 6,7 ochismo se puso en evidencia el pasado 8N cuando, además de urdir una muy mala puesta en escena para tratar de evidenciar un genuino interés por aquellos que buscaban expresarse, dejando claro que la TV pública era el único canal que les daba voz a los ciudadanos que manifestaban, enviaron a una cronista (ex de Clarín), no a entrevistar, ni a requerir la libre expresión de los que manifestaban en las calles de Buenos Aires, la mandaron a tratar de dar vuelta los hechos haciendo las veces de tribunal observador, eligiendo a quienes serían sus interlocutores a los que indagaba como si todos fueran expertos en economía, política o seguridad, con una altanería bufonesca y que fue el disparador de esta columna. Podemos decir entonces que el 6,7 ochismo es también sinónimo de vergüenza ajena y de nausea social.

El 8N, de entre todas las pancartas que portaban los ciudadanos en las que se referían nuevos mandatos para los mismos mandatarios, tal vez el más representativo haya sido aquel que reclamaba “Menos micrófono y más audífono”. Lamentablemente esta que era una consigna que probablemente unificaba a todos fue la que menos atención tuvo y eso se evidencia con la postura del oficialismo en boca de CFK cuando dice que “Al que no le guste nuestro proyecto, que proponga un proyecto alternativo, arme una fuerza política para llevarlo adelante, se presente a elecciones y las gane”. Lo que nos permite asegurar que 6,7,8 es un programa que dura 24 horas, los 7 días de la semana y concluir en que el 6,7 ochismo es más que un concepto que lleva a realizar acciones desde una moral inexplicable, también es una forma de vida.

En Jujuy nadie le salió a poner el pecho al “modelo” frente a los inentendibles reclamos del 8N

Dado que desde el oficialismo nacional todavía no caen respecto de qué se quejaba la gente que participó de la movilización del jueves 8 de noviembre, llamado cariñosamente 8N, y que desde el oficialismo provincial nadie quiso opinar haciéndose los tontos por miedo a que se les escape un hurra o algo así, prefirieron apagar los celulares o meterse en una vorágine de trabajo que les impedía distraer unos minutos para decir algo, quisiéramos desde aquí ensayar una humilde respuesta. Bueno, perdón, dijimos humilde y no estamos seguros que se haya entendido bien, ya que a las palabras que uno no incorpora como parte de su léxico, como parte de su personalidad, difícilmente se las entienda; nos rectificamos, lo que quisimos decir es que la respuesta no sería pretenciosa, interesada, ni egoísta, es decir, apelando a la humildad como virtud moral, que sería todo lo opuesto a la soberbia. Tampoco queremos dar a entender que humilde sea pobre, sumiso, dócil u obediente, entonces nos quedamos con que ensayaremos una respuesta despojada de pretensiones.

Si bien el 8N en Jujuy tuvo su expresión, la que mejoró en cantidad y diversidad social al 13S, tanto así como que logró mayor espacio en los medios locales -aunque algunos pidieron permiso- en el oficialismo pareciera que no se dieron cuenta, a pesar que ese día se podía observar a varios personajes colgados de las celosías de Casa de Gobierno, no se sabe si estaban fisgoneando o participando a su modo, lo cierto es que cuando todo terminó respiraron aliviados pues, ellos creían, que al fin había concluido el día.

El problema ahora es que nadie aquí se dio por aludido, se dejó ver que la marcha era una expresión que no los incluía y que sólo se referenciaba en contra del gobierno nacional, con el cual ellos nada tienen que ver, excepto cuando los hacen ir a Buenos Aires a todos los intendentes a que reciban la bendición y promesa de obras en sus localidades a fin de ir mejorando la imagen en los ciudadanos, mejor dicho, en los votantes. Lo curioso es que lo lógico hubiera sido que en cada provincia que ocurrió el 8N sus oficialismos salieran a defender “el modelo” o a Charly García, pero al menos dar la cara y dejar conformes a sus líderes, al menos no mostrarían la hilacha otorgando con el silencio, o como más arriba decimos, participando a su modo. Por lo menos en Jujuy todos calladitos, vamos a ver como se los facturan en el futuro inmediato. Y hay que ver que aquí en Jujuy hay 6,7 ochistas para hacer dulce.

Las convicciones y el lugar de pertenencia

En medio de una conversación sostenida con un reconocido dirigente peronista, haciendo la salvedad que no es lo mismo que oficialista pues en este último rubro se anotan muchos que no conocen la diferencia, nos hizo notar que en definitiva, dentro del gobierno nacional y provincial había un factor que hermanaba a sus principales dirigentes tomando como base a un precepto aludido por el extinto Néstor Kirchner cuando decía “No vengo a dejar mis convicciones en la puerta de la Casa Rosada” e ahí el punto de encuentro, las convicciones. Con seguridad todos tienen sus propias convicciones pero no necesariamente estas son las mismas, si, son convicciones ¿pero son las mismas de las que hablaba el expresidente? Y en todo caso ¿Cuáles eran las convicciones de las hablaba Néstor Kirchner? La última no tiene ya un interlocutor por lo que no nos queda otra solución que interpretarlas de donde sea más certera la información, entonces ¿las tomamos de sus discursos o de sus acciones? Si aplicamos este mismo criterio a cada uno de los dirigentes de provincia ¿Con que nos encontraríamos?

Desde un punto de vista filosófico las convicciones no siempre son algo consciente pero es lo que nos permite actuar y manejarnos en el mundo como diría Ortega. Para Nietzsche, toda convicción era una cárcel. Entonces, según como se mire ¿las convicciones son buenas o malas?

Recortar la remisión de fondos a los municipios ¿Es una acción política?

Los obreros y empleados del municipio capitalino parecen haber quedado como rehenes de una acción político-administrativa -no se sabe si deliberadamente o por necesidad del ejecutivo provincial- al haber sido recortado fondos a la municipalidad, según denuncia su Secretario de Hacienda. Por lo único que nos ocupa este tema es que los empleados sólo pudieron percibir el 90% de sus salarios pues, aseguran desde hacienda que no había posibilidad material de pagarlos completos.

El caso es sospechoso pues parece que la insensata estrategia del Ejecutivo Provincial de tratar de disciplinar a todos aquellos que no piensan como ellos, otorgando o retirando fondos, o en su caso suspendiendo la participación de algún proveedor que otro, no se pudo ocultar pues en este caso es claro que el único municipio que tuvo que tomar esta medida es el capitalino, el que es administrado por la oposición. La evidencia más clara es que, hasta ahora, ninguna otra Intendencia ha denunciado una situación similar.

Sólo es gestión, cero gasto, sólo gestión

Este segmento va dirigido al municipio capitalino, a quien corresponda. Habrán notado que en algunas entradas para autos de casas particulares hay carteles que anuncian la prohibición de estacionar. Este cartel debería estar acompañado con la demarcación de la calzada por parte del municipio para que sea legal la prohibición, sino no es más que una expresión de deseo. Lo curioso es que esta medida no se cumple o se cumple en poquísimos casos pues, claro está, no es gratis, hay que pagar un canon. Por supuesto que no es obligatoria la demarcación si no se pretende evitar que alguien estacione en la salida de su cochera.

Lo que se ve también es que las cocheras comerciales, en poquísimos casos tienen demarcada la entrada y salida porque, parece que los propietarios toman como una medida lógica que no se pueda estacionar allí. No señores, todo aquel que hace uso del espacio público, en este caso para reservar el derecho de que entren o salgan los vehículos que estacionan por hora o mensualmente en garajes comerciales o en casas particulares, deben pagar el canon al municipio. La gestión que se sugiere de parte del municipio es que este debería destacar una cuadrilla de inspectores que releve cada frente que requiera la demarcación y planificar una acción a fin de que se proceda a su ordenamiento.

Denuncian despidos sistemáticos en el Banco Macro

A nuestra redacción llegó la denuncia de empleados y exempleados del Banco Macro, respecto de la política de despidos sistemáticos que está llevando adelante la empresa. Hay varios casos de empleados que fueron despedidos sin justa causa, por supuesto que los indemnizaron y cumplieron con los recaudos legales del caso, pero los dejaron sin empleo. El malestar sería creciente ya que la rotación de empleados nuevos reemplazando a otros con alguna antigüedad es notoria.

He aquí una tarea para el ejecutivo provincial, incluso hasta como principal cliente del banco, debería involucrarse pues los desempleados no son de Marte, son jujeños.

Por último queremos dejarles una reflexión sobre la humildad, que a la vez es un mensaje para todos aquellos que sientan su ausencia. El humilde ve las cosas como son, lo bueno como bueno, lo malo como malo. En la medida en que un hombre es más humilde crece una visión más correcta de la realidad.  “La humildad es la verdad” -Santa Teresa de Ávila.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día