Un carmense antártico: el capitán Ariel Siles es jefe de la base Orcadas

Jujuy al día® – En el marco dela Campaña Antárticad e Invierno, Ariel Gustavo Siles está en el continente blanco a cargo dela base Orcadas de la Armada Argentina situada en la isla Laurie. Lejos de su Jujuy natal pero muy cerca de su vocación, este marino carmense cumple la patriótica misión de permanecer 14 meses en la Antártida y llevar adelante el Plan Anual Antártico previsto.

Ariel Gustavo Siles es capitán de corbeta, nació en El Carmen el 12 de septiembre de 1973 y lleva 20 años en la Marina. Hoyinverna en Orcadas, destino naval que alguna vez fue parte de sus ilusiones como adolescente, y ahora es una realidad, con el desafío cotidiano de su responsabilidad como jefe.

“Ser parte de la pequeña comunidad de argentinos que habitaron este misterioso, prístino y desconocido continente fue uno de los motivos que me incentivaron –desde que era un joven guardiamarina– a solicitar la oportunidad de recalar en esta zona y experimentar esta forma de vida”, contó Ariel.

Una dotación de 17 personas acompaña al capitán Siles hasta el término dela próxima Campaña Antárticade Verano 2012-2013 en marzo cuando sean relevados de sus puestos, “soy un verdadero afortunado al ser parte de este grupo humano y poder compartir con ellos la invernada y la misión logística encomendada. Día a día me enorgullece ver resultados palpables de un genuino interés y cariño por la esta base”, dijo Siles.

Ellos son: la teniente de fragata Cecilia Rodríguez (médica y subjefa de base); los suboficiales primeros Daniel González y Elio Chauqui; los suboficiales segundos Diego Fernández, Hernán Rodríguez y Juan Ruiz; el cabo primero Javier Ibalo, Helvio Flores, Cristian Todescat y Damián Castillo, pertenecientes ala Armada Argentina. Losmarinos poseen diferentes especialidades: comunicación, máquinas, servicios, electrónica y electricidad, medicina y enfermería. También se encuentran tres suboficiales meteorólogos dela Fuerza Aérea Argentinay dos guardaparques de la Administración de Parques Nacionales.

El marino de Jujuy

Su padre Fernando, su mamá Delma y sus hermanos César, Nora y Samuel se encuentran aún en la localidad jujeña que lo vio crecer. De niño, Ariel disfrutaba de los paseos al aeropuerto donde comenzó a sentirse atraído por los aviones. Cuando acompañaba al campo a su padre agricultor admiraba el trabajo de los aero-fumigadores. Más tarde concretaría ese deseo de infancia de aprender a volar y se orientó como aviador en la Escuela de Aviación Naval y como helicopterista en la Escuela de Aviación del Ejército Argentino.

“Poco antes de egresar de la escuela secundaria conocí a mi tío Julio quien se encontraba pasando a situación de retiro como suboficial mayor furriel de la Armada y a mi otro tío Jorge, quien era coronel artillero y paracaidista del Ejército Argentino”, cuenta.

La base Orcadascumplió este verano 108 años y la Armada tiene la tarea de prestar apoyo a las actividades científicas, ayudar a la protección del medioambiente y salvaguardar la vida humana. “Un objetivo de trabajo común es conformar un grupo cohesionado y comprometido para entregar la base antártica en mejores condiciones de la que se recibió. Se trata de una meta profesional y personal que debería ser el propósito de todo invernante”, agregó.

Para el capitán Siles no es la primera vez que vive un año en la Antártida, en el 2010 se desempeñó como subjefe en Orcadas y en el verano del 2009 tuvo la oportunidad de ser jefe en la base Decepción. Así, contó la diferencia del trabajo durante un par de meses y la situación particular de una invernada, “las mayores dificultades no pasan por la rigurosidad climática, la ausencia de los afectos familiares, ni por la falta de algunos elementos materiales o por tener que adaptarse a una dieta carente de frutas y verduras frescas; sino que lo más difícil es lograr una convivencia en armonía con el resto de los invernantes: se aprende a pulir la paciencia, la tolerancia, la solidaridad, el compañerismo y el diálogo”.

Un día en Orcadas

En el período de verano hay más trabajo científico ya que el clima es benigno y la fauna y la flora tienen mayor actividad. Desde el punto de vista logístico también hay una mayor actividad porque se realizan los trabajos de mantenimiento, aprovisionamiento y tareas de apoyo a las bases antárticas.

Durante la invernada, los trabajos se vuelven más rutinarios y la actividad científica se reduce considerablemente por el recrudecimiento de la meteorología que provoca la migración de la fauna y “por ello cuando se arriba a Orcadas en verano se adelanta el mayor trabajo posible”, contó Siles.

“Cuando las temperaturas pasan los 30° C bajo cero es el inicio del aislamiento y hasta el sonido de las olas del mar deja de oírse porque el océano se congela”, describió el jujeño. “El viento se incrementa sobrepasando la escala máxima de la graduación de 120 nudos (unos 200 km/h) de los anemómetros y la altura de la nieve crece tanto que dificulta el andar cotidiano de los invernantes”, detalló.

“Todos estos factores hacen que un día en la base antártica Orcadas comience con un impostergable esfuerzo físico para recoger nieve, derretirla y obtener agua, unos 3 mil litros, para el consumo diario”, describió el marino. “Un invernante de guardia vela por el control y el normal funcionamiento de los equipos y sistemas; 2 hombres cada seis horas se encargan de derretir el agua; otros, harán reparaciones y mantenimiento de equipos eléctricos y sistemas electrónicos, atenderán vehículos y botes, clasificarán residuos y registrarán datos meteorológicos, geomagnéticos, sísmicos, geodésicos y biológicos. Rutina que se extiende hasta las 6 de la tarde, hora del descanso y los momentos de camaradería.”

“En la Antártida todos los sentires se potencian, tanto los pesares como los motivos de felicidad”, apuntó Siles a la distancia. “Creo que, en ausencia de lo que usualmente estaba al alcance en la vida continental, aprendí a valorar con profundidad a la familia, los amigos, una sencilla comida casera, un día de buen clima”, destacó el jefe antártico.

Ariel considera ala Armada Argentina como su segunda familia, “incorporé costumbres de los hombres de mar que moldearon mi estilo de vida, además de los conocimientos profesionales y las experiencias vividas en distintas unidades navales de superficie, aeronavales y de Infantería de Marina; hoy puedo decir que la Armada está llena oportunidades para hacer y poder ser”, concluyó.

Fuente: www.gacetamarinera.com.ar