#8N ¿Cuál es la consigna?

Sin la intención de ser convocantes ni interpretes de las razones que pueden o deben llevar a los ciudadanos argentinos a participar de un día de protesta para unos, reclamos para otros y hasta de repudio para alguien más. Teniendo en cuenta que protestar, reclamar y repudiar son algo más que un conjunto de verbos que denotan acciones exhortativas, sino que notifican que alguien busca respuestas, estas que sólo pueden dar aquellos que son mandatarios de un pueblo; considerando que en nuestro país y nuestra provincia, por Constitución, el pueblo ni delibera ni gobierna sino que lo hace a través de sus representantes. ¿Entonces por qué no pedir cambios, rectificaciones, actitudes y soluciones a través de una movilización ciudadana? De otra manera ¿Cómo hacemos para que se enteren?

Pensar un 8N como una especie de patíbulo, desde la mezquindad política, desde la necedad de un dogma no consagrado, es equivocar las razones de la convocatoria. Es posible y lícito que no todos estén contentos con un determinado gobierno, sea nacional, provincial o municipal, por las razones que sean, pero maltratar y confundir a la sociedad con conceptos que van desde golpistas hasta narcos hay una distancia con la racionalidad y hasta con el buen gusto.

En tren de defensa, para algunos, los caminos institucionales pueden ser las respuesta, esa es la forma de comunicar errores, desviaciones, excesos, irregularidades, injusticias, omisiones, desaciertos y hasta aberraciones, despropósitos, absurdos y porqué no mencionarlos engaños y defecciones de un gobierno, cualquier gobierno. Lo que pasa es que tras la herramienta que se utilice para comunicar está la contundencia del reclamo y la velocidad de la respuesta.

Si los ciudadanos nos dedicamos a juntar firmas para expresar nuestra desazón por el ritmo de la economía, el preocupante avance del narcotráfico, etc. y conseguimos las suficientes y necesarias y las encarpetamos para adjuntarla a una nota a ser presentada ante la institución del gobierno que correspondiere a fin de esperar una respuesta, con seguridad no se entera nadie, entonces perdemos ahí la fuerza de la opinión pública, la que empuja, la que da autoridad y consistencia al reclamo. También es de esperar que esa carpeta ingrese en el oscuro callejón de la burocracia y les dibuje un rictus de sosiego a quien es requerido por ese medio, pues eso que se reclame, no ocurrirá nunca.

Por otra parte la protesta social es también una institución, es decir, todas las protestas sociales son una institución, no sólo aquellas que le gusta o le conviene al poder de turno o a quien sea, siempre que sea legítima. Y como institución que es, si demonizamos la convocatoria del 8N también estaremos demonizando a las otras convocatorias que en el futuro hagan quienes piensan distinto de distintas cosas. Claro que, al parecer,  una cosa es que sea una protesta a secas y otra es que sea “mi protesta”, la nuestra.

El respeto a la opinión pública es lo primero que debieran enseñar en los hogares, en la escuela, en la Iglesia, en la Sinagoga y en todo otro ámbito en el que se aprende a vivir en sociedad. Es obligación del actual gobierno nacional respetar la opinión pública aunque esta le sea adversa y leer proactivamente aquello que le digan pues, aunque así se quiera mostrar, no será nunca en contra de, es a favor de todos puesto que, como dijera el líder latinoamericano, Lula Da Silva hace unas semanas, “Un presidente nunca sabe todo”, obviamente se refería a que “hay que escuchar al pueblo”, “aprender de los errores” y “tomar el mejor camino”.

¿El 8N donde alcanza al gobierno de Jujuy?

Parece que al gobierno de la provincia de Jujuy también le preocupa el 8N, ya que la lectura que se dé a nivel nacional respecto de la participación ciudadana en nuestra provincia tendría un carácter plebiscitario y si de consecuencias hablamos, estas podrán ser de cualquier magnitud ya que no entenderían el porqué de una marcha masiva pues aquí llegó inversión, nación envió mucho dinero en obras. Hay nuevos hospitales, nuevas escuelas, puentes, viviendas, etc., es decir que hubo  aportes que manifiestan un clarísimo apoyo al Ejecutivo provincial.

Claro que si medimos las gestiones que ocuparon el sillón de Fascio en base a  la cantidad de puestos de trabajo creados durante los nueve años del gobierno K, veríamos que es casi nulo –excepto por los puestos informales de informalidad absoluta-. Si tomamos el PBG (Producto Bruto Geográfico) -los pocos datos que hay- y observamos los macro números, se podría concluir en que el crecimiento del mismo obedecería más al ritmo inflacionario que a la evolución económica de la provincia. Si observamos las tasas de pobreza e indigencia que elabora el propio INDEC nos daríamos cuenta que en Jujuy nada ha cambiado, la exclusión es la misma, lo que cambió es sólo el discurso.

Entonces, como interpretamos que no hay una única consigna para el 8N, proponemos utilizar la de aquellos que en 1968 reclamaban “Libertad, igualdad y fraternidad”. Libertad: para decidir que leer, donde viajar, en que moneda defender nuestros ahorros (los que puedan) y fundamentalmente para elegir. Igualdad: Básicamente ante la ley pues hay quienes tienen privilegios evidentes. Fraternidad: Para contrarrestar la crispación que producen los discursos por no pertenecer.

De Bocas de tormenta, baldosas flojas y la alarmante falta de espejos retrovisores en la motos que circulan por el municipio capitalino

Todos sabemos, estamos advertidos que a San Salvador de Jujuy pronto llega la temporada de lluvia y con ello todas sus consecuencias. Ahora, es nuestro deber advertir a quien corresponda que, según hemos podido verificar, las bocas de tormenta, los desagües pluviales, están absolutamente tapados y eso no presagia otra cosa que, sino inundaciones, si anegaciones en las calles de la ciudad.

Cuando comienza a llover es cuando comenzamos a notar que las veredas, particularmente las del centro, están en estado deplorable ya que hay cuadras enteras con baldosas flojas que requieren atención. No quisiéramos ser testigos de las veces que se acordaran de la familia del Intendente en cada oportunidad que se arruine la indumentaria o los zapatos de los sufridos vecinos del municipio capitalino.

Por último y no porque sea menos importante, queremos hacer notar un detalle que pone en riesgo la salud y hasta la vida de aquellos que se transportan con motocicletas. Hace días que observamos la cantidad de gente que anda en moto, cuyo vehículo no posee espejos retrovisores. Con esto decimos que además de faltar a la Ley de Tránsito, se ponen en serio riesgo a ellos mismos y a los demás conductores pues es por la falta de espejos retrovisores que los motociclistas se cruzan sin previo aviso de una mano a la otra exponiéndose y exponiendo a los demás. No sólo hay que controlar el uso del casco, la patente (que le falta a la mayoría) sino también un elemento de seguridad tan importante como el espejo retrovisor. Queremos recordar que según declarara a Jujuy al día el Director del Hospital Pablo Soria, Cesar Mulqui, según las estadísticas en las guardias de los hospitales se atienden de cada 10 pacientes a 7 por accidente con motos y que, en los casos graves esto le cuesta al estado 29.000 pesos sólo por el primer día y ese es dinero de los contribuyentes que se podría dedicar a la prevención.

Clausula de conciencia

Sin entrar a analizar la trayectoria política de dos senadoras que a la vez son, curiosamente, hermanas de dos influyentes políticos, es nuestro deber dar a conocer que las aludidas han presentado un proyecto de Ley para que los periodistas puedan “negarse” a elaborar información “contraria a sus principios éticos”, sin riesgo de ser sancionados por el medio para el que trabajan. Según se argumenta en el texto  “el reconocimiento y uso de este derecho garantizará la libertad ideológica y el respeto a la pluralidad de pensamiento de los periodistas, sin que ello afecte su seguridad laboral o produzca presiones por parte de la empresa periodística”. En fin, la intención parece buena, claro que habría que discutir y mucho el alcance de esta propuesta pues en la era del periodismo militante todo es tan difuso que no se sabría discernir quienes son los sujetos de derecho.

La misma norma, y aquí si podremos dar alguna opinión, prevé que -conforme con un pedido de la presidente Cristina Kirchner- para que este derecho sea “efectivo y enriquecedor”, los periodistas debieran comenzar a discutir y elaborar su propio “código de ética”, que autoregule el ejercicio de su profesión. Raro en una presidenta que permitió el escrache a periodistas y la estigmatización de las empresas en que algunos trabajan.

La norma propuesta, tal vez, habilita a que los periodistas podríamos entonces pedir a los legisladores que se comiencen a plantear un código de ética que regule su profesión (políticos que viven de la política) pues, teniendo en cuenta que el antecedente más inmediato que recordamos de aquel que utilizó la opción del “voto a conciencia” fue el de Julio Cobos, entonces vice de CFK, que aludiendo a una cuestión de conciencia dio su voto “no positivo”, tras lo cual sufrió el escarnio de todos sus entonces compañeros de bloque y por supuesto del gobierno. Siempre quedará la duda de si Cobos realmente votó a conciencia, o no, que es lo mismo que puede pasar si un periodista requiere este derecho, nunca se sabrá si fue la voz de la conciencia o alguna otra voz más tintineante. Los políticos y los demás seres humanos somos todos iguales ¿Por qué hacer diferencias?

Más  muertos en un Jujuy que necesita más de prevención que de resolución de conflictos

Con los muertos del accidente protagonizado por hinchas de Talleres ya suman 5 en una sola gestión de menos de un año. Todas las muertes tuvieron, a nuestro modo de ver, un factor común, la falta de prevención. En Humahuaca muere un joven padre de 25 años a manos de unos delincuentes que bien pudieron ser detectados y detenidos por portar armas, estas que fueron utilizadas para tratar de robar tierras y repartírselas entre ellos, una especie de piratería urbana, una forma de asociación ilícita. Pero lo que falló fue la prevención de parte del Ministerio de Gobierno quien es el responsable del manejo de las fuerzas de seguridad y con ello de la inteligencia y los controles de ruta.

El pasado miércoles, un camión con una caja abierta transportaba a cientos de hinchas de Talleres los que se dirigían al Estadio 23 de Agosto a presencia un encuentro deportivo. La fatalidad quiso que un colectivo atropellara al camión por detrás, provocando el vuelco del mismo y la consecuente tragedia que les costó la vida a 4 jóvenes. Una vez más el Ministerio de Gobierno falló en lo mismo, en la prevención, nunca hubo un control de ruta, siendo que había un encuentro deportivo que por naturaleza indicaba que habría una movilización inusual.

Demostrado entonces que la falta de prevención ha sido en los dos casos uno de los factores intervinientes en ambas tragedias ¿No podríamos ir pensando que serían necesarios funcionarios que sean capaces de dirigir desde la prevención en vez desde la resolución del conflicto ya creado?

Una vez más apelamos a una consigna pintada en una de las paredes del París de mayo de 1968 de la que nos apropiamos y que desde ahora en más nos representará siempre. “Soyez réaliste, exiger l’impossible, qui n’appartient pas à tout le monde” (Sed realistas, exigid lo imposible, que no le pertenece a nadie).

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día