El “Lobo” empato 1 a 1 con Aldosivi

Jujuy al día® – Luego del triunfo como visitante ante Defensa y Justicia, parecía que este era el partido para que Aldosivi se rencontrara con su gente y le regalara una victoria tras tres derrotas consecutivas como local. Sin embargo, volvió a jugar mal, no supo como vulnerar el planteo defensivo que impuso Gimnasia y Esgrima de Jujuy e igualaron 1 a 1 por la 13° fecha de la Primera B Nacional. Fernández abrió la cuenta para la visita, mientras que Galván marcó la igualdad para los de Quiroz, que terminó con diez por la infantil expulsión de Cajaravilla.

El comienzo de Aldosivi fue prometedor, con un equipo ofensivo, con Jonathan Ramis una vez más como el más importante de mitad de cancha en adelante, equivocándose en los metros finales, pero siendo una constante pesadilla para las defensas rivales. Además, no arrancó como volante por derecha, sino que se paró mucho más cerca de Gigli y Guerra como un tercer delantero. Y el uruguayo tuvo la más clara con un remate que pareció desviar el arquero Hoyos, pero el árbitro Álvarez cobró saque de arco.

La visita no había siquiera inquietado cuando abrió el marcador. A los 20’, Benítez jugó rápidamente un tiro libre para la trepada de Urresti por el costado derecho, el volante metió el centro al área y Fernández anticipó la mala salida de Campodónico y enmudeció el Minella con un cabezazo.

Estar en desventaja, otra vez ante su gente, no le vino bien al equipo marplatense que empezó a mostrar el nerviosismo y no supo como superar la línea media de los jujeños que, cómodos, mordían en el centro del campo y no dejaban grietas cerca de su área. El “Tiburón” no lograba llegar con peligro y se hundía en su propia impotencia.

Hasta que a los 32’, llegó un tiro libre para los de Quiroz. Hernán Lamberti se hizo cargo de la ejecución, Matías Gigli la bajó de cabeza y Jonathan Galván apareció para marcar la igualdad, devolverle la tranquilidad a los del Puerto y ponerle justicia al resultado.

De ahí hasta el final de la primera etapa, no pasó casi nada. En el cierre de la mitad, el envión de Aldosivi, empujado por su gente que se quería ir en ventaja estuvo cerca de llevarlo arriba al descanso. Primero una gran jugada de Galván que Guerra definió de una por arriba del travesaño y luego otro centro de Lamberti que conectó Villalba y contuvo Hoyos en dos tiempos, lo llevaron al descanso con una mejor imagen.

Como era de esperarse, el “Tiburón” iba a salir al complemento a ser protagonista, a continuar con la tónica de los últimos minutos de la inicial y a buscar el segundo. Pero hubo una distancia muy grande entre las intenciones y lo que pudo conseguir. El conjunto local no tuvo ideas, fue una acumulación de imprecisiones ante un equipo que se refugió, que vino a buscar el punto y que sacaba la pelota como sea para alejarla de su propia área. Y eso sí consiguió Gimnasia de Jujuy, porque los arqueros fueron espectadores a lo largo de todo el segundo tiempo.

Cuando ingresó Enrique Seccafién se renovó la ilusión de ver algo mejor, pero Quiroz lo hizo jugar a “Quique” de doble cinco al lado de Lamberti, y el único generador de juego que tiene Aldosivi  se tuvo que preocupar más por correr y recuperar que por agarrar la pelota y tratar de asistir a los delanteros.

Para colmo, a los 28’, Darío Cajaravilla peleó una dividida con Pérez Tarifa y cuando el volante de la visita estaba en el piso le tiró un “pisotón” que Álvarez observó y lo mandó a las duchas antes de tiempo. Eso tampoco cambió los planes de los jujeños que ni con un hombre más se adelantaron en el terreno. Su negocio le estaba saliendo a la perfección y seguía jugando con el nerviosismo de un Aldosivi que era apoyado por su gente, pero no le pudo retribuir dentro del campo todo el aliento que recibieron aún con el resultado negativo.