La zanahoria del 7D y la falta de mando en el gobierno nacional y el provincial

Ortega y Gasset se preguntaba allá por 1929, en su ensayo titulado “La rebelión de las masas”, en el segundo capítulo ¿Quién gobierna en el mundo? Luego de un minucioso análisis concluye que quien mandaba en el mundo no era otro que la “Opinión pública”. Tomando este concepto como una constante actual podríamos decir que la opinión pública sigue existiendo, sigue mandando y cada vez más, lo que se observa es que a la idea de mando se la asocia falsamente con fuerza, prepotencia o coerción. Ortega toma como ejemplo a Napoleón y dice que este “dirigió a España una agresión, sostuvo esta agresión durante algún tiempo; pero no mandó propiamente en España ni un solo día.

Y eso que tenía la fuerza y precisamente porque tenía sólo la fuerza”. A lo que agrega “El mando es el ejercicio normal de la autoridad. El cual se funda siempre en la opinión pública”.

Bien, entonces tenemos que hay dos conceptos marco desde el que analizar y asociar nuestra actual situación político – social, tanto a nivel nacional como provincial. Si tenemos que el mando constituye otra cosa distinta que la fuerza y que esta debe contener autoridad, la que se apoya en la opinión pública, podríamos decir que no hay mando en la nación ni en la provincia. Los hechos se demuestran, en la nacional, con la inerte pelea del Ejecutivo con el Grupo Clarín, inerte porque está claro que sólo le interesa a la presidenta y a aquellos que tienen intereses en torno a esto, pues, la opinión pública tiene claro que después del 7D nada habrá de cambiar en sus vidas pues los reclamos que esta realiza están totalmente disociados con las acciones del gobierno. La opinión pública pide seguridad, lucha frontal contra la inflación, libertad para atesorar en la moneda que le plazca y que no le mientan con discursos libertarios sobre la posibilidad de expresarse abiertamente sin recibir represalia alguna. Estos y otros factores son los que no logran constituirse en opinión pública y por lo tanto en falta de mando, con su consecuente actitud de prepotencia como todo argumento.

En el mismo sentido podemos decir que en la provincia de Jujuy ahora no hay mando pues, los “líderes” o “dirigentes”, carecen de total autoridad, eso quedó palmariamente certificado el pasado miércoles en circunstancias en que un grupo de vecinos, y algunos que no lo eran tanto, participaron de una especie de pueblada al enfrentarse con la policía cuando realizaban un reclamo tratando de evitar se tendiera –bajo tierra- un cable de alta tensión pues hubo alguien que los empujó a esto diciéndoles que el mismo produce o podría producir cáncer. Aquí estuvieron presentes ministros, legisladores, dirigentes sociales y cuanto personaje se pensaba podía apaciguar los ánimos. Como resultado se obtuvo la nada misma pues faltó autoridad y esta carencia fue reemplazada por la prepotencia, dejando heridos (de ambos lados) y detenidos. Que falló aquí, analizado desde la perspectiva del mando, no hubo comunicación. La opinión pública no apoya aquello que ignora, le produce ruido o directamente analiza que la perjudica. Sin la opinión pública nada se puede conseguir y mucho menos la autoridad necesaria para constituir un mando.

Medio ambiente

Si bien el tema Malvinas fue, tal vez, el hecho de la semana, la ya larga demanda de algunos vecinos del barrio Los Naranjos respecto de un tema similar, debe ser tratada con la seriedad y extensión que se merece. Ahora, si bien podemos estar de acuerdo en que el reclamo ciudadano es cada vez más necesario dado que el maltrato institucional toma magnitudes ridículas, no podemos dejar de mencionar la ineptitud del área de medio ambiente pues, al parecer, sólo actuó cuando se lo pidieron y mal pues, tras recabar informes ambientales de todo tipo y dar el visto bueno para que las obras de construcción de una estación de rebaje en los propios terrenos de la empresa que distribuye la energía se iniciara, sólo comunicó a quienes se manifestaban en contra de la misma y publicó en algún que otro medio de comunicación los resultados de distintas diligencias realizadas. Es decir, se tomó al tema como algo que no necesitaba mayor difusión y no se previó las consecuencias. La falta total de mando, de autoridad, de las instituciones en la provincia (nadie se salva del descredito) y ni que hablar de sus representantes, hizo que un grupo de militantes del área ecologista, bastante ligados a partidos conocidos por su perseverancia en la búsqueda de banderas por las cuales “luchar”, creó un caldo de cultivo que derivó, por ejemplo, en el atentado al Gerente General de EJESA, porque no fue otra cosa que un atentado, el permanente hostigamiento a los empleados y clientes de la empresa cada vez que entran o salen del edificio comercial, es decir, se ha instalado allí una suerte de destacamento ecológico-policial que no ha podido ser desactivado ni por dirigentes sociales, políticos ni por instrucciones judiciales, todos ellos con absoluta falta de apoyo de la opinión pública, pues esta aún no se entera de lo suficiente como para dar o quitar el apoyo necesario a las instituciones que la representa.

Aún se podría agregar algo que, se cree, es curioso y quedará como una incógnita. Todos sabemos que Jujuy es una provincia que produce tabaco. También sabemos que el tabaco produce adicción, enfermedad y muerte. Un informe reciente afirma que más del 40% de los argentinos son fumadores activos y que por lo tanto se encuentran afectados otro 40% como fumadores pasivos. Aunque es licito y atendible preocuparse por el campo magnético que puede emanar de una fuente de energía, el que eventualmente podrá producir enfermedad y muerte, los que están encargados de presentar batalla lo hacen con sus cigarrillos en la mano y fuman en cada reunión que se produce, tal vez, culturalmente, creando futuros adictos al tabaco y ellos mismos y los que los rodean, transitando hacia una segura enfermedad y muerte. ¿No les parece que habría que tomar esa bandera como válida y luchar por los derechos de los no fumadores?

La mojada de oreja y la opinión pública

Jujuy asistió días pasados a la presentación en sociedad de una nueva fuerza política a la que no vamos a nombrar pues no es nuestro propósito hablar de ella sino proponerla como disparador de un análisis necesario. Los comentarios en los corrillos políticos le dieron magnitudes distintas y con ello distintos grados de importancia. Algunos ningunearon, otros, tal vez más acomodaticios, vieron aquello que querían ver, porque siempre es posible ver lo que uno quiere y no lo que en realidad ocurre, así es el ser humano. Los más empeñados en ver una suerte de mojada de oreja corrieron a advertir a sus respectivos líderes, porque parece que hay varios, vaya uno a saber  quiénes son, que las cosas se pondrían difíciles electoralmente hablando si no comenzaban a caminar la provincia. Otros, los menos alarmados, los que en Jujuy tienen la tarjeta SUBE desde antes de que se inventara –se puede usar en cualquier línea de colectivo – vieron esto como una demostración de fuerza innecesaria y hasta ostentosa y que al final, como todos estarán a merced de la opinión del electorado. Tal vez los dos tengan razón porque se remiten a lo mismo, unos a caminar la provincia exhortando a un “hay que conectarse con la gente”  y otros a los mismo pero dicho de otra manera. Lo concreto es que ambos están reconociendo la soberanía de la opinión pública y su necesaria participación.

Lo que queda notoriamente comprobado, es que no existe mando, lo que impide resolver temas de mínima magnitud ya que tanto los dirigentes como las instituciones carecen de autoridad y volviendo a Ortega podemos decir que “a veces la opinión pública no existe” y es a raíz de que la sociedad esta divida en bandos, lo podemos ver a nivel nacional con lo que simbolizan aquellos que se denominan caceroleros (una suerte de oposición social no política) y los oficialistas reproductores y protectores del discurso que nos mete en discusiones que no son tales pues sólo les importa a ellos. Aquí las fuerzas se neutralizan mutuamente pues la potencia de opinión queda recíprocamente anulada y no da lugar a que se constituya el mando y tal vez aquí se encuentre la clave de su ausencia, lo que habría que preguntarse es si esto es casual o a alguien le conviene que así sea y en todo caso ponerle un remedio pues la opinión pública es soberana y no se puede mandar sin ella.

Solidarios con Jujuy al día y sus colaboradores

Vamos a ocupar un poquito de este espacio para agradecer a aquellos que se solidarizaron con Jujuy al día tras enterarse que el gobierno de Eduardo Fellner nos había suspendido la pauta publicitaria, creemos, porque habremos publicado o dicho algo que no les ha gustado o que no están acostumbrados a oír o leer. El tema es que esta solidaridad no llegó con las manos vacías, no, muchos de aquellos que nos hicieron llegar su apoyo también nos invitaron a recuperar los puestos de trabajo perdidos pues ellos nos ofrecieron financiarlos y estamos trabajando en ello. Es bueno saber que hay quienes aprecian el trabajo que Jujuy al día viene realizando desde hace 12 años y que contrasta con quienes obligadamente deberían acompañar y apoyar a una empresa que bien representa a Jujuy y ha creado un campo propicio para que muchos jujeños tengan un trabajo o su propio emprendimiento que es mucho más que lo que se puede decir de muchos funcionarios que sólo saben resolver sus carencias, las de sus amigos y algún que otro húmedo compromiso.

Lo que queda claro es que la presidenta miente cuando dice que en Argentina hay libertad de expresión, a menos que Jujuy no esté en Argentina o que le faltó decir que cada quien puede decir lo que quiera, eso sí, después se debe aguantar las consecuencias, que pueden ir desde el escrache público como le pasara al agente inmobiliario que se le ocurrió decir la verdad o como le pasa a Jujuy al día que seguramente dijo algo que no se ajusta a la libertad de decir que tanto proclaman y que tiene una zanahoria que nadie persigue ni desea, como si todos fuéramos unos burros, el 7D.

Para finalizar, una vez más acudiré a Ortega y Gasset cuando hacía mención a la fuerza respecto del mando decía: “Así, Talleyrand pudo decir a Napoleón: «Con las bayonetas, sire, se puede hacer todo, menos una cosa: sentarse sobre ellas.»

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día