Un testigo registró el ingreso de uno de los desaparecidos a un centro clandestino

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó el relato de un ex policía que registró el ingreso en la jefatura de policía del desaparecido Jorge Weis, en el marco del juicio de lesa humanidad que juzga a tres imputados por secuestros, torturas y desapariciones durante la dictadura militar.

Luis René Navarro, quien se desempeñaba en dependencias del Comando Radioeléctrico de la Policía, que pasó a formar parte del Área 23, vio como bajaron a Weis del camión del Servicio Penitenciario y dijo que fue “patético cuando vi entrar a este hombre alto envuelto en una manta”.

Agregó que Jorge Weis le dijo: “No sé por qué me traen; yo ya firmé la libertad en el Servicio Penitenciario”.

Weis había sido detenido por su militancia en Ledesma y está vinculado a la causa de Luis Aredez, Reynaldo Aragón y Luis Burgos y otros, también desaparecidos.

Recordó Navarro que le dio de comer y que Weis no estaba en un salón con los otros detenidos sino en un baño, pero luego de “un par de días desapareció”.

“Yo lo anoté cuando llegó”, pero luego el comisario Ernesto Jaig, jefe del lugar le dijo que “no anote a nadie”.

Sindicó a Jaig como “el único que torturaba” y una noche luego de escuchar gritos y golpes en una oficina salió el comisario “asustado” y me dijo “vos hablás y estás a más de 1,80 metros bajo tierra”.

Rememoró que alrededor de las 4 de la mañana sacaron del lugar dos cuerpos, un hombre y una mujer, envueltos y los tiraron como una “bolsa de papas” en la cabina de un vehículo rastrojero. “Creo que estaban muertos”, señaló.

Navarro declaró que en ese centro vio “gente golpeada en el rostro y la espalda porque estaban con el torso desnudo y se veían las marcas”.

También supo por un chofer de Jaig, de apellido Montaner,  que en la localidad de Guerrero había gente detenida, pero no supo decir cuántos.

La mayoría de los detenidos en la “Noche del Apagón” la semana del 20 al 27 de julio de 1976, fueron llevados a ese centro clandestino.

“Cuando me amenazó de muerte (Jaig) yo volví a casa  vomitando de miedo. Yo veo a Jaig y veo al diablo; era más que un Dios, más que un juez; yo le tenía terror, maltrataba a la gente”, dijo.

Sobre los imputados, los ex militares Mariano Rafael Braga y José Eduardo Bulgheroni, sostuvo que escuchaba sus nombres, sabía que eran de inteligencia del Área 323, pero no los conocía.

Otro de los testigos de hoy fue Genaro Puca, agente de policía, quien prestó servicio en el comando radioeléctrico y en la caminera.

Por su parte, Miguel Ángel Jaime, agente policial, le dijo al Tribunal que vio en la sede policial “un par de veces” al mayor Juan Carlos Jones Tamayo, actualmente prófugo con pedido de captura y recompensa.

Jones Tamayo fue el hombre de inteligencia en el Area 323 cuyo jefe era el coronel Néstor Bulacios.