Ljungberg sobre el cepo cambiario: “la Presidenta no tiene autoridad para hacer eso”

[pullquote]Sostuvo que “ni la AFIP, ni el Banco Central, ni la Presidenta tiene facultades para hacerlo, eso puede ser dispuesto solo por una ley del Congreso”, y añadió que “hay un abuso de autoridad”[/pullquote]

Jujuy al día® – El reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg, se refirió a la situación alrededor del cepo cambiario que rige en nuestro país y sus consecuencias. Asimismo se refirió a un eventual proceso de pesificación de la economía Argentina.

Sobre el cepo cambiario, Juan Ljungberg manifestó en declaraciones aJUJUY AL DÍA® que “en la universidad de Harvard la Presidenta dijo claramente que existen restricciones para la compra de dólares y lo justificó diciendo que su obligación como Presidenta y administradora del país era reservar las divisas para permitir la importación de insumos para la producción Argentina y pagar los vencimientos de la deuda, por lo tanto priorizaba estos usos e impedía los otros como el ahorrar en dólares o gastos en el exterior por el turismo”.

Para Ljungerg “la Presidenta no tiene autoridad  para hacer eso, porque, por ejemplo impedir a alguien que compre dólares para ahorro significa violar el derecho de propiedad, porque uno con su plata, como lo dijo el senador Fernández, hace lo que quiere: puede comprar autos, camisas, o dólares, ¿Por qué van a prohibir comprar uno de esos bienes? Que uno deba justificar los recursos con que los va a comprar, me parece perfecto, pero de ahí a limitar el uso de esos bienes, pasa por una restricción al derecho a la propiedad”.

“Ni la AFIP, ni el Banco Central, ni la Presidenta tiene facultades para hacerlo, eso puede ser dispuesto solo por una ley del Congreso. Hay un abuso de autoridad por parte de quienes disponen cosas por encima de sus facultades, ya que si se lleva esta cuestión al Congreso significa una discusión política que seguramente no están dispuestos a dar”, aseguró.

Asimismo, el economista se refirió a las consecuencias de este cepo en la compra de divisas extranjeras, expresando que “para la población en general, como la Presidenta dice que solo el 12 % de la población es la que sale al exterior va a tener restricciones para hacerlo, muchas veces se piensa en gente que viaja a Europa y Estados Unidos, pero la gente que va a Bolivia o Chile, como el caso de nuestra provincia que es una provincia limítrofe, toda la población podría decidir pasear en el exterior y no necesariamente en la Polinesia sino en el país limítrofe mas cercano, todos van a ver restringidas las posibilidades”.

Y añadió que “por otra parte esta restricción a las importaciones genera la posibilidad del arbitrio y esto no es bueno, porque es fuente de corrupción ya que si a algún empresario no lo autorizan y lo necesita, si o si va a intentar por todos los medios, aun los ilícitos, de lograr la autorización y esto genera oportunidad de corrupción y es lo que hay que evitar.  La posibilidad de tener poder sobre todas las empresas que importan, como es en este caso, aquellos que no se alineen a lo que quiera el funcionario de turno, el gobierno, va a ser sometido a restricciones que van a dificultar su negocio”.

En otro tramo de la entrevista conJUJUY AL DÍA®,Juan Ljungbergopinó acerca de lo manifestado por el diputado nacional kirchnerista, Roberto Feletti, quien mencionó que el cepo cambiario seguirá hasta que se pesifique nuestra economía, y sobre esto manifestó que “en economía las cosas no se logran por presión u obligación, se logran por convencimiento y la gente no va a dejar de seguir pensando en dólares o resguardar sus ahorros en dólares porque se lo prohíban o porque alguien por un discurso patriotero diga que es en defensa de la soberanía nacional; lo hará cuando se convenza por los hechos que, ahorrar en pesos, es por lo menos tan seguro como ahorrar en dólares”.

Además expresó que “lo que pasa hoy es que la gente ve que el poder de compra del peso se erosiona, eso parece cuando hay inflación, y el otro billete, el dólar, conserva el valor, y la reacción natural de cualquier persona es quedarse con aquello que no se esfume. Pero si no hubiera inflación o seria muy baja, la gente no correría desesperada al dólar, como pasó entre el 2003 yel 2007”.

“Las prohibiciones no van a cambiar la cultura, lo que puede cambiarla son las convicciones que la gente tenga. Paulatinamente se podría cambiar en la medida que la gente este convencida que eso es así, que no corren riesgos de perder su dinero, pero por mas que tengamos 10 años de cepo y la inflación siga, en cuanto haya oportunidad de comprar divisas extranjeras la gente va a salir corriendo a comprarlas. Si no hubiera prohibición en dos años la gente no va a demandar mas dólares porque va a empezar a convencerse paulatinamente que mantener su ahorro en pesos es lo mismo que mantenerlo en divisas”, sostuvo el economista.

Por otro lado, Ljungberg se refirió a los dichos de la Presidenta quien sostuvo que “si la  inflación en Argentina sería del 25% la economía estallaría”. Sobre esto manifestó que “la historia económica argentina muestra que no es así. Argentina pasó muchas décadas con inflaciones del orden del 20 o 30% y no estalló, con lo cual no necesariamente estalla la economía si la inflación es de ese tipo, pero si se deteriora. Estallaría con una hiperinflación como la de finales de los 80, pero con una inflación del 20% no estalla, pero provoca deterioros graves y hasta provoca daños psicológicos en la población porque la gente empieza a distraer su atención y su energía para cubrirse de una amenaza mas que es la perdida del valor de su dinero”.

Agregó que “lo que no se dice de la inflación es que una inflación de esta magnitud le permite al gobierno obtener una fuente importante de financiamiento, llamado impuesto inflacionario, porque el ingreso del estado está muy atado a los precios, al IVA, a las ganancias, y a medida que suben los precios aumenta la base imponible y aumentan los recursos del estado. Por otro lado si aumenta mes a mes su recaudación es porque va recogiendo lo que pierde la gente por la inflación y no es cierto lo que dijo Axel Kicillof que los que pierden son los financistas y no los asalariados ni jubilados porque tienen aumentos de sueldos”.

Sobre esto agregó “los que se preocupan por la inflación son los que tienen rentas fijas, y la principal renta fija en la economía son los salarios y las jubilaciones porque no se ajustan todos los días, solo una vez al año y durante ese periodo pierden un cierto porcentaje. No es como dijo que los que pierden son los banqueros y no los trabajadores, sino porque el gobierno ya que menciona esto, no interviene en el mercado financiero donde los bancos y entidades financieros cobran tasas anuales del 60 u 80%, ahí no dicen nada, dejan que el mercado funcione libremente. Es una contradicción que tiene el gobierno en su mirada sobre los actores y a quienes regula y a quienes no”, concluyó.