La peor decisión: El gobierno de Eduardo Fellner le suspende la pauta publicitaria a Jujuy al día

Dude mucho en escribir esta columna en primera persona, dándole un carácter más de carta abierta que de columna de opinión, pero finalmente decidí que la mejor manera de dirigirme al gobernador Fellner era desde un respetuoso espacio que pudiéramos compartir todos, que no se pueda considerar personal, al menos desde mi lado de la cerca. Lo seguro es que, por formación personal y profesional, nunca caeré en el agravio ni la mentira. Mi madre me ha educado para ser una persona de bien, con valores y no con código, valores que a muchos de los que hoy lean esta nota les constan. Ser profesional es casi una circunstancia y se puede ser un buen o mal profesional, para lo que no hay margen es para ser o buena o mala persona.

Por una Ley de regulación de la distribución de pauta publicitaria oficial

Ya hemos tocado ese tema, dijimos en su momento que si no hay reglas claras en la distribución de la pauta publicitaria oficial seguramente hay discrecionalidad. Como creemos en las cosas que decimos y tenemos una posición ética ante la vida, decidimos presentar, por iniciativa ciudadana, un anteproyecto de Ley que regule la distribución de la pauta publicitaria, justamente para evitar la discrecionalidad. Lo que parece que aún no le queda claro al gobierno de Fellner es que ya no hay espacio para asignar pauta discrecionalmente a los medios de comunicación de Jujuy, son muchísimos gracias a las nuevas tecnologías y se corre el riesgo de ser injusto con alguno y de recibir planteos cuando una situación de estas se produzca. Es probable que algunos o muchos estén contestes con esta forma de adjudicar algo que no les es propio y que se ajusta sólo a la voluntad de quien circunstancialmente administra los fondos de todos los jujeños.

Habemos quienes elegimos el camino de la certeza, de la legalidad y si se quiere de la justicia pues una norma que regule algo que es imperativo regular, es para todos, para quien tiene la iniciativa y para los demás también. Seguramente habrá también a quienes esto no les conviene, habrá quienes están cómodos con el collar que les ponen, que muchas veces es sólo la técnica que se usa para amaestrar a los elefantes para que no se les escapen, que desde chiquitos los atan con una soga que está anclada a un endeble palito, el reflejo condicionado del elefante hace lo demás, aunque pese varias toneladas nunca más arrancará el palito que ata la soga que lo somete a la inmovilidad. Los respetamos a todos y eso nos da autoridad para pedir respeto, que se respeten y se hagan respetar.

Cuando decimos que el gobierno de Eduardo Fellner toma la peor decisión, lo decimos porque frente a esta circunstancia no están afectando a quien pretenden afectar, no, se equivocan. Si una empresa, cualquier empresa, no importa el tamaño de la misma, calcula su presupuesto anual en función de lo que cree le va a ingresar por facturación decide que servicios contratar, que proveedores convocar y otra serie de disposiciones que se deben ajustar a lo presupuestado. Cuando ese presupuesto no se cumple, lo lógico es comenzar a realizar recortes, tal o cual servicio ya no es tan importante, tal o cual proveedor se puede reemplazar con acciones personales, los contratos de personal se comienzan a no renovar, es decir que quienes sufren no son las empresas, éstas están preparadas para, en el peor de los caso, presentar quiebra, cosa que normalmente no afecta a los propietarios, pero si a sus dependientes.

Entonces, que es lo que está pasando ahora en Jujuy al día, el Gobernador Fellner decidió que tres (3) familias, o sus jefes, engrosen la larga lista de desempleados que la provincia tiene, es decir que tuvimos que tomar la decisión de no renovar esos contratos porque la financiación de sus honorarios, por decisión de Eduardo Fellner, ya no están disponibles. Claro que ahora esta situación pone a estos tres jóvenes trabajadores del periodismo de Jujuy en posición de tener que explicarles a sus esposas e hijos cual fue la razón por la que se quedaron sin los ingresos que Jujuy al día les proveía. Lo que seguramente le dirán es que son víctimas de la discrecionalidad de un gobierno que hace gala de la misma.

Probablemente lo que se resienta con esta mala decisión sea que las investigaciones que estamos realizando sobre el patrimonio de algunos funcionarios, se demore un poco, pero es sólo demora.

La falta de notificación fidedigna y los motivos para suspender la pauta publicitaria

Como se supone debe ser, así como se presenta una nota solicitando la asignación de pauta a principio de año y se realizan todos los pasos administrativos a fin de iniciar la relación con la entrega de los banners publicitarios del gobierno y sus ministerios u organismos dependientes, lo lógico sería que, cuando se suspende la prestación, de ambas partes, la que sea, se debe comunicar oficialmente la misma a fin de que se libren las actuaciones de rigor, dando a conocer desde cuándo se debe detener la difusión y las razones que motivan la suspensión. A Jujuy al día nunca le llegó una notificación oficial de suspensión y como corresponde, explicando las razones de la misma, dando así, en un estado de derecho, la posibilidad de ejercer una defensa y tratar de revertir la decisión. Parece que el estado de derecho es también para el Gobernador Fellner un arma arrojadiza que utiliza según su conveniencia y estado ánimo.

Alguna vez charlando con el jefe de gabinete nos dio a conocer que el gobierno no le asignaría pauta publicitaria a los medios que, según su finísimo criterio y experiencia en prensa y comunicación, “les peguen”, agregando que no sería lógico “darle de comer al burro si este lo patea”. Lo que no alcanzamos a entender aún es que se considera “pegarle” al gobierno. Tampoco se entiende que con esa posición se esté respetando la libertad de expresión, aunque podrán decir como alegato a su favor que “todo el mundo puede decir lo que quiera”, lo que omiten es que decir lo que se quiera (aunque desvaloriza la opinión o posición que cualquier ciudadano pudiera tener aún sobre el gobierno) implica que no esperen que les den de comer si los patean.

La prensa moderna, la prensa a la que aspira Jujuy al día se ajusta muy poco a los criterios que el actual ejecutivo le plantea. Están pretendiendo parecerse a Cristina Kirchner, pero pequeños, sólo les falta decir  que “Jujuy al día miente” o demonizarnos como golpistas o perseguirnos con la AFIP, es decir, utilizar todos y cada uno de los argumentos y herramientas que utilizan en nación para acallar a quienes sólo queremos hacer periodismo de excelencia, al menos nos planteamos esa meta. Lejos quedan aquellos días en que el gobernador Fellner nos felicitaba ante toda la prensa presente en un acto en Hornillos por haber sido el único medio presente en Paris cuando se esperaba la resolución de la UNESCO que declaraba a Humahuaca como Patrimonio de la Humanidad, en ese momento ya pretendíamos desarrollar un producto de excelencia ¿Que habrá pasado ahora para que Fellner castigue a 3 trabajadores dejándolos sin empleo?

Por último nos queda decir que así como nosotros nos tomamos el tiempo para reflexionar, iniciar algunas medidas que eviten en el futuro a nosotros y a los demás acciones como esta que termina perjudicando a trabajadores no a las empresas, cuando se toman decisiones sin que importe o con una total falta de conciencia a quien se perjudica buscando sancionar, castigar o someter a alguien, hay que detenerse y mirar más allá pues el futuro siempre produce encrucijadas en las que es posible encontrarse.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día