Testigo dijo que Bulgheroni le anuncio: “lo maté a Tell, con usted no me va a temblar la mano”

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer el testimonio de Hugo Fernando Eleit, quien sostuvo que el represor José Eduardo Bulgheroni, en medio de un interrogatorio en el penal de barrio Gorriti le dijo: “lo maté a Tell, con usted no me va a temblar la mano”.

Máximo Tell fue secretario general del gremio de los telefónicos y está desaparecido.

Eleit, quien es abogado, ocupa el cargo de Defensor del Pueblo adjunto y fue Ministro de Gobierno y ex Diputado Provincial, recordó que Bulgheroni se comportaba en el penal “como dueño” del lugar y padeció un simulacro de fusilamiento.

“Yo voy a llegar a general y usted va a seguir siendo un abogadito”, se ufanaba Bulgheroni, según el testigo.

Relató que el represor, que luego supo que era oficial de inteligencia del Área 323 “sacó una pistola y me martilló en la frente y me dejó sin habla por varias horas”.

“Usted es rosa” lo calificó Bulgheroni a Eleit porque “los rojos están muertos o adentro”.

Memoró que el entonces teniente primero nunca estaba solo en los interrogatorios, pero ninguno de los que estaban en el lugar realizaba preguntas.

Eleit fue detenido en el mes de abril -no recordó la fecha- de 1978, cuando dos oficiales de la policía provincial se presentaron en su estudio de abogado y le dijeron que el comisario Ernesto Jaig, conocido represor, quería hablar con él.

Eloy recordó que un día en el penal vio al “Negro” Vale, detenido en varias cárceles del país, pasar con una toalla en la cintura “muy golpeado” y le hizo el gesto de silencio.

Otro de los testigos que declaró hoy fue Rufino Lizárraga, actual secretario de Gestión Educativa de la Provincia, quien contó al TOF que fue detenido el 20 de julio de 1976 y trasladado en una camioneta de Gendarmería desde su casa a la comisaría del Ingenio Ledesma.

Con la venda en los ojos y maniatado, fue llevado al Centro Clandestino de Detención de Guerrero, a unos 25 kilómetros de Jujuy al oeste, donde pudo reconocer las voces de amigos que eran torturados como Johnny Vargas Orosco, Rubén Molina y Juan Jarma, entre otros.

“Había un guardia que practicaba karate con nosotros porque, lo supe, cuando golpeaba siempre caía alguno” y ese mismo guardia para torturar “echaba agua hirviendo en el cuello o caminaba sobre nuestras cabezas”.

Relató que el 4 de agosto estaba al lado de otro detenido y por hablar dos palabras un guardia “me pegó una patada en los testículos y 11 años y dos meses después me hice operar de un quiste que tenía en ese testículo” en forma favorable.

Luego de 15 días, Lizárraga fue llevado a la Central de Policía y desde allí al Penal de Gorriti, donde vio torturado a Vicente Cáceres, a Carlos Brandán, Filemón Campos, Luis Escalante.

Lizárraga también estuvo detenido en el Penal 9 de La Plata y allí vio a Luis Aredez, el ex intendente de Libertador San Martín, a los hermanos Luis y Oscar Alfaro, Raúl Bartoletti y un chico de apellido Jara que tenía 17 años.

Lizárraga quedó en libertad en zona el 21 de junio de 1979 y recién en el 80 con libertad absoluta.

En tanto, Juan Plinio Lima, un guardia cárcel en Jujuy, dijo que desconocía quién era el director del Penal de Gorriti en el momento del golpe de Estado.

Cuando le mostraron un libro de guardia donde estaban anotados los nombres de desaparecidos como Jorge Tur, Dominga Álvarez de Surta y María Alicia Ranzzoni, dijo que no sabía como le habían llegado esos nombre para anotarlos.

Tampoco recordaba el nombre de algún militar o gendarme que estuvieran en el penal, aunque sí dijo que el oficial en el Penal Carlos Alberto Ortiz y otro de apellido Gutiérrez habían sido designados en el Servicio de Inteligencia del Ejército.