Ljungberg sobre reforma impositiva: “una vez más el esfuerzo tributario se vuelca sobre aquellos que tributan en Jujuy, y no sobre la evasión”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el reconocido economista jujeño, Juan Ljungberg se refirió al proyecto de reforma impositiva, el cual apunta a mejorar la recaudación de Jujuy a partir del incremento de la alícuota general sobre empresas de nuestra provincia, manifestando que “en ciertos puntos ha quedado corto” y que “se podría incrementar la recaudación sin modificar las alícuotas simplemente haciendo que los inscriptos declaren las bases imponibles reales y además que todos los que no están inscriptos, todo el comercio informal, tribute ingresos brutos con la tasa actual”.

Dicho proyecto básicamente apunta a un aumento de la tasa general del 2,5  a 3% para las empresas que facturan hasta 30 millones de pesos, y 3,5% para los que facturan más de esa cifra, como también actualiza o modifica los mínimos no imponibles, y en los últimos artículos autoriza o delega en el Poder Ejecutivo la facultad de actualizar esos mínimos, la modificación de las alícuotas.

En una entrevista con JUJUY AL DÍA®, Juan Ljungberg analizó cada uno de estos puntos manifestando que “sobre el aumento de la alícuota general el argumento que se manifiesta es hacer una especie de convergencia hacia los valores de las provincias del NOA, y a mi juicio trae como consecuencia que una vez más el esfuerzo tributario se vuelca sobre aquellos inscriptos y que tributan en Jujuy, y no sobre la evasión, lo que significa realizar declaraciones por debajo de bases imponibles reales y todo el comercio informal, que debe rondar el 60% de la actividad económica. Por lo tanto esto significa que va a afectar solo al 40% que si aporta y hoy está aportando 500 millones de pesos al año, mientras que quedan más o menos unos 750 millones de recaudación posible de las actividades que no aportan”.

Señaló que “se podría incrementar la recaudación sin modificar la alícuota simplemente haciendo que los inscriptos declaren las bases imponibles reales y además que todos los que no están inscriptos, todo el comercio informal, tribute ingresos brutos con la tasa actual. Por ello, a mi juicio, no es bueno el aumento de las alícuotas, y habría que trabajar muchísimo en la captura de la base imponible no declarada o de los que declaran menos  y todo aquel comercio que no esté registrado, pero esto significa que Rentas deberá hacer una tarea que hoy no está haciendo, por lo menos a luces vistas, que es la tarea de inteligencia fiscal”.

Al referirse a esta tarea que no es realizada por la Dirección Provincial de Rentas, la “inteligencia fiscal”, explicó que “esto es analizar con herramientas técnicas como es la recaudación por ramas de actividad en relación  a las cifras del producto bruto geográfico e ir estableciendo correlaciones, así se puede ir mostrando claramente cuáles son los sectores que más evaden y concentrar allí la actividad de fiscalización. Hoy en día Rentas sigue siendo como ‘un pulpo, con muchos tentáculos pero con poco cerebro’, donde los tentáculos se mueven hacia distintos lugares indiscriminadamente sin tener la guía que estos trabajos de inteligencia fiscal les debería dar”.

Respecto a la reforma de los mínimos imponibles, el economista manifestó a nuestro medio que “es razonable que se haga y estoy de acuerdo con esa actualización, pero siguen manteniendo algunas fallas significativas que contribuyen a dejar escapar la base imponible no declarada por los contribuyentes inscriptos. Si uno hace un cálculo de cuál es la base imponible presunta que está detrás de esos mínimos no imponibles uno se encuentra que en, prácticamente, todos los rubros tienen bases imponibles que en algunos casos son ridículamente bajas”, agregó que “si tomamos las bases imponibles que suponen los nuevos mínimos que se preponen estableces para actividades como taxis, hoteles o actividades financieras son extraordinariamente bajas. Por ejemplo, creo recordar que, una base imponible para taxis es de 165 pesos anuales, con lo cual la ley está presuponiendo una bases imponible de 4700 pesos al año, lo que quiere decir que un taxi facturaría 400 pesos por mes, obviamente que eso no es así  y por lo tanto los que tributan en este rubro, que son los menos, porque la mayoría no tributa, van a pagar el mínimo y nunca va a haber una fiscalización porque no existe registro de esa actividad, y no hay forma de calcular la real facturación, con lo cual van a estar tributando una treintava parte de lo que deberían”, aseguró.

Y sobre la actividad financiera, Ljunberg indicó que “es en uno de los rubros en que parece que queda corto el proyecto: propone aumentar un 1% para llagar al 6%. Aquí habría que hacer una diferencia entre la actividad financiera autorizadas por el Banco Central,  los bancos, y que podría llegar a significar ese aumento, pero otra cosa son entidades que no son controladas, las financieras que cobran tasas de intereses altísimas, las cuales deberían tener unas tributaciones de al menos del 10%”, y añadió que “sería una buena oportunidad que el Estado grave la renta financiera que es tan alta y no tiene ningún tipo de control, apuntando también a las financieras ‘virtuales’, aquellas que no tienen un lugar físicos pero si se hacen ver a través de los anuncios clasificados”.

Respecto al tercer punto citado, la delegación en el Poder Ejecutivo de la modificación de mínimos y tasas, Juan Ljungberg expresó que “este tema contradice un principio básico de la tributación y constitucional  que dice que los impuestos se establecen por ley, y si se delega esta facultad, sobre todo modificar las tasas de los impuestos, se estaría violentando ese principio tributario. La actualización de los mínimos es una facultad exclusiva del Poder Legislativo que es indelegable, mal sería en hacerlo, no es bueno dejar al arbitrio de funcionarios a pesar de sus buenas intenciones y capacidad técnica, no respetaría la vía constitucional”, afirmó.

En otro tramo de la entrevista con JUJUY AL DÍA®, Ljunberg manifestó que “hay cosas que se pueden mejorar, incluso se podría llegar a no aumentar las alícuotas, y apuntar hacia los sectores que hoy están evadiendo las bases imponibles porque no están declarando la venta real, y tomar todo el sector informal que no está registrado siquiera, y de esto hay muchísimo campo para actuar, no es tan difícil porque los contribuyentes inscriptos tienen visitas de los inspectores cada dos o tres meses y hay negocios que están al lado, no son visitados nunca y no están inscriptos. Esto es algo que se puede hacer y sería una buena medida, las cámaras empresarias debieran plantear esta cuestión en la Legislatura”, y agregó que “igualar con las demás provincias del Norte no es sustantivo al contrario, si Jujuy pudiera mantener una diferencia a favor de la actividad económica por tener menor tasas de este impuesto sería muy bueno porque es una forma de compensar otra desventaja que tiene Jujuy en cuanto a localización e infraestructura económica disponible. Si pudiéramos mantenernos más baratos tributariamente que otras provincias no perderíamos parte de la ventaja que podríamos estar ofreciendo”, aseguró finalmente.