Nueva Ley impositiva: Hagamos la fácil, que paguen más los que siempre pagan

La nueva Ley impositiva presentada por el ejecutivo provincial a la legislatura, entre otras cosas, propone la elevación de la alícuota general para las actividades de comercialización (mayorista y minorista) y de prestación de obras y servicios: del dos y medio por ciento (2,5%) al tres por ciento (3%). El principal argumento aludido es que la misma no sufre modificación alguna desde 1992 (Gobierno de Roberto Domínguez), eso sin contar que también es una razón atendible, siempre como argumento o fundamento, que es la más baja del país y que otras provincias ya la han incrementado desde hace tiempo. Como colofón asegura que el gobierno de Tucumán ha incrementado la alícuota al tres y medio por ciento (3,5%), como para que parezca menos y de paso connotar solidaridad con los contribuyentes pues no se quiere ser abusivos como lo son en el jardín de la república. No parecen éstos argumentos ni fundamentación alguna, sólo parecen ser excusas ante una clara necesidad de recaudación que recae siempre sobre los que cumplen. Lo que hace ruido en el primero de los argumentos aludidos -que no se modifica desde 1992- es que lo plantea un gobierno que de forma directa va por su tercer gestión, e indirecta, por la cuarta (contando con la gestión Barrionuevo). Parece que la necesidad de mejorar la recaudación ocurre justo ahora ya que nunca antes hubo déficit.

Respecto de que la alícuota de Jujuy es la más baja del país, cosa indudable, así lo demuestran los datos obtenidos, podríamos decir que otros distritos, además de incrementar las alícuotas se dedicaron a reducir la evasión, a atraer a sus provincias inversiones productivas que le dio trabajo a su pueblo y mejoró la recaudación impositiva. Si quieren ejemplos podemos mencionar a Santiago del Estero a Salta, etc. y ya que estamos podríamos invitar al ejecutivo a imitar también eso.

El combate contra la evasión como tarea para la casa

Según algunas consultas realizadas a expertos de la provincia, la base imponible actual sería de unos 23.200 millones de pesos, cálculo que se obtiene de realizar una simple proyección sobre los 52 millones de pesos de recaudación (promedio de los últimos 8 meses de 2012) declarados en el sitio web de la Dirección de Rentas de la Provincia.

Claro que los mismos consultados aseguran que la cifra recaudada es sólo el 60% del total, es decir que el 40% se evade. Traducido a pesos podemos decir que en Jujuy se evaden aproximadamente unos 35 millones mensuales o 420 millones anuales. Con estos datos ya tenemos un panorama sobre cual sector hay que trabajar arduamente para mejorar las finanzas provinciales.

Aumentar el 0,5% la alícuota general, si se cobrara el 100% implicaría una recaudación adicional de 192 millones anuales aproximadamente. Si se recaudara sólo el 60% ingresarían 115 millones anuales.

Demás está decir que aggionar la alícuota, según los argumentos aludidos, aumentar la presión impositiva puede agregar unos millones más al erario público. También puede generar que la evasión se incremente.

El agujero negro de la economía de Jujuy

Lo que falta ver en esta realidad tan engorrosa que le toca vivir al pueblo jujeño, aunque parte de las culpas también le atañen y nos referimos particularmente a los evasores detectables y a lo que se esconden en el fárrago del comercio informal. Para dar un volumen del comercio informal vamos a apelar a un informe realizado por la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y publicado hace unas semanas por los principales medios especializados, de este resulta un escenario escalofriante para la región y particularmente para Jujuy. Por ejemplo en San Salvador de Jujuy, según el informe aludido hay un puesto ilegal cada 935 habitantes. Si tenemos que en el Censo 2010 en la ciudad capital se contabilizaron  278.336 habitantes y lo dividimos por 935 obtenemos que habría aproximadamente 300 puesto ilegales permanentes, cosa que se incrementa en las fechas conmemorativas del niño, de la madre, del padre, etc.

Si bien el comercio informal se desarrolla más en el ámbito de los municipios, la provincia debe actuar en forma conjunta a fin de combatir la irregularidad con regularidad. En la ciudad capital se están enunciando algunas medidas tales como el de los Centros Comerciales a Cielo Abierto que sólo apunta a censar y tratar de organizar algo que no debiera existir pues de cualquier forma en que se vea se constituye en una competencia desleal por la carga laboral e impositiva que conlleva la instalación de un comercio o una empresa respecto de lo que ocurre con el formato de “la salada” que trae empleo en negro y mucha evasión.

En Salta ya están trabajando en serio, pues es serio el problema, para ello comenzaron por legislar en la materia sancionando la Ley 7.700 cuyo objeto apunta a: Regularizar y transformar el comercio informal realizado en complejos y ferias “no convencionales”, Establece reglas comunes de funcionamiento en todo el territorio provincial, Lucha contra el comercio ilegal, Promueve la competencia leal o en igualdad de condiciones, Evita el trabajo precario o no registrado y Brinda seguridad y transparencia en las transacciones (defensa del consumidor).

En Jujuy podríamos comenzar por allí, legislando en la materia e invitar a todos los municipios a adherir a la normativa a fin de cortar de cuajo con una actividad que, sabemos que le da trabajo a muchos jujeños, pero también espacio a muchos oportunistas que se aprovechan de situaciones coyunturales o estructurales y hacen su agosto, eso sí, a esos mismos después hay que escucharlos cuando exigen salud, educación y seguridad a un estado al que poco aportan.

Desde luego aquí no se podrá encontrar otra crítica más que la que advierte que no se puede seguir haciendo como si recién llegáramos al poder o al menos dejar de mostrarse como tal en el discurso y en la gestión. Lo que queda clarísimo es que la energía habría que ponerla en gestionar más sobre la temática denunciada y buscar los perfiles del recurso humano que eficientice esa gestión.

Asado para 27

El jueves 4 por la noche, aunque ya pasadas las cero hora del viernes, en una pequeña finca de Chijra, casi cayendo a la ruta 35, en un asado programado por Eduardo Fellner para 27 legisladores y el vicegobernador, al que asistieron sólo 20 de los diputados ya que, por distintas razones, todas de índole personal, pegaron el faltazo 7. Los nombres los reservamos para evitar suspicacias. El primer mandatario dio por abierto un coloquio que se inició con un discurso de casi una hora en el que Fellner dio a conocer algunos detalles de la realidad política nacional y provincial. Allí puso especial énfasis en las razones que lo animan a redoblar esfuerzos y conminarlos a respetar los liderazgos, al tiempo que se planteaba y les planteaba la inconsistencia de insistir con la búsqueda de una tercera pata por parte del gobierno nacional como lo fuera en su momento Rubén Daza, luego Carlos D. Snopek y últimamente Carolina Moises. Es posible que en esta oportunidad se haya estado refiriendo a una nueva fuerza política que se lanza por estas horas en Jujuy a la que muchas veces mencionan como cogobernante.

El tiempo de los legisladores fue utilizado para plantear algunas quejas sobre la poca accesibilidad que el mandatario tendría, es decir que, su entorno es muy fuerte y lo hace inaccesible para ellos. Otra demanda fue sobre algún que otro ministro, en forma amigable, pero demanda al fin. Cuando un legislador planteó sus diferencias con el jefe de gabinete se hizo un silencio, pero un silencio cómplice ya que todos allí tenían algo para decir sobre la especie pero sólo uno fue el valiente y puso su calva cabeza como ariete a la vez que elevaba su queja.

El encuentro también sirvió para dar a conocer al gobernador alguna queja de intendentes y comisionados a la vez que se le requerían herramientas para hacerle pata ancha a la nueva fuerza política apadrinada por Baires.

Pasadas las 2 de la mañana Fellner se retiró, luego de esto sólo quedaron algunos de los comensales seguramente analizando lo dicho y oído y, tal vez, diciendo entre ellos lo que les quedó en el tintero o no se animaron a decir que, al parecer, fue mucho.

El GNC de la discordia

Por último, luego de meditar largamente si era prudente dar a conocer algunos documentos que llegaron a la redacción en el que se comenta alguna situación ligada a los conocidos sucesos de Pampa Blanca, el que se habría suscitado a raíz del descontento de un grupo de concejales al enterarse que se habría cedido un terreno por muy poco dinero para instalar una estación de GNC, la que aparentemente sería propiedad de una SRL de la que participa un cuestionado funcionario. Tenemos una Resolución que así lo dice como prueba exigida a quien denunciara la especie. Investigaremos un poco más pues, aparentemente, la misma SRL sería propietaria de otros “emprendimientos” en Jujuy y fuera también.

Abraham Lincoln al dirigirse a una mujer que le criticó en la Guerra Civil norteamericana que llamara a los del sur como “hermanos” que habían equivocado de rumbo, le preguntó ¿acaso no destruyo a mis enemigos convirtiéndolos en mis amigos?

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día