Juicio por delitos de Lesa Humanidad en Jujuy: defensa de Braga fracasó en su intento de despegarlo de la imputación

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer a dos testigos de la defensa del represor Mariano Rafael Braga, que por videoconferencia desde Mendoza y Córdoba, intentaron despegarlo de la imputación de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura cívico militar.

Raúl Guillermo Tejerina, coronel del Ejército, que prestó servicios en 1976 en el GAM, recordó que durante la represión hubo una “organización territorial”, pero no recordaba que esa unidad ni Braga “haya pertenecido a esa área (323)”.

Fuentes vinculadas a la investigación del secuestro y desaparición de Julio Rolando Alvarez García, el 21 de agosto de 1976, dijeron que en el legajo de Braga figura haber prestado servicio en el área 323, dedicada a actividades de represión clandestinas.

Braga está imputado de haber participado del operativo que secuestro a Alvarez García desde su casa y delante de la familia, aunque ayer haya dicho que el operativo fue realizado por orden de la Quinta Brigada con asiento en Tucumán y que vinieron efectivos policiales para realizarlo.

Tejerina sostuvo, desde la Cámara Federal de Apelaciones de Córdoba por videoconferencia con Jujuy, que en los legajos se consignan “una comisión, salida al terreno”, pero no la actividad rutinaria dentro del cuartel.

Braga ya admitió en su primera declaración que trabajó en el Area 323, como secretario del coronel Néstor Bulacios, y llevaba “minuciosamente” las fichas de los detenidos, además de organizar la visita de los familiares para hablar con el coronel o para pedir permisos de visitas.

Alberto Enrique Camerutti, integrante del cuerpo profesional del Ejército en el Grupo de Artillería 141, en Córdoba, declaró por videoconferencia desde Mendoza que “no recuerdo haberlo visto” en la unidad en agosto de 1976, ya que Braga argumentó que había estado allí, regresando desde Buenos Aires de una licencia, mes de intima relación con la desaparición de Alvarez García.

Camerutti dijo que por aquel entonces tenía una “somera” idea que el país estaba dividido por el proceso militar en áreas y sub áreas, que no tenía “la menor idea” si el personal era destinados a ellas por capacidad.

Braga en las dos declaraciones que realizó ante el Tribunal señaló que por su rango, teniente en 1976, no podía pertenecer al sector de “inteligencia” del área 323, aunque si la cumplía en la unidad seleccionando blancos sobre el terreno frente a un eventual combate.

Otro de los testigos de hoy fue Luis Víctor Escalante, detenido en julio de 1976 en Calilegua, quien dijo reconocer al imputado José Eduardo Bulgheroni cuando en Coordinación de la Policía Federal en Buenos Aires, este le preguntó “por qué se quería ir del país si no tenía ninguna causa”.

Escalante había pedido salir del país, pero antes había pasado por la comisaría de Calilegua, la Gendarmería de Ledesma, el Centro Clandestino de Detención de Guerrero, donde fue torturado junto a otras compañeros detenidos en la “Noche del Apagón”, entre el 20 y el 27 de julio de 1976.

Recordó las torturas en Guerrero, lo mismo que las vejaciones en el Hércules de viaje a La Plata, llevándolos “como prisioneros de guerra” y donde “nos golpearon y caminaron encima”.

Escalante fue liberado en La Plata el 9 de julio de 1978.

La audiencia se reanudará el 11 de octubre, ya que no hay programadas en la primera semana de cada mes.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.