Juicio de lesa humanidad en Jujuy: Braga atribuyó secuestro de desaparecido a ordenes de la quinta brigada en Tucumán

Jujuy al día® – Un imputado en la causa por el secuestro y desaparición de Julio Alvarez García, ocurrida el 21 de agosto de 1976, al declarar ayer ante el tribunal Oral Federal de Jujuy atribuyó el hecho a órdenes de la Quinta Brigada de Tucumán.

Mariano Rafael Braga, teniente por aquel entonces, dijo que fuerzas policiales llegadas desde Tucumán secuestraron a Alvarez García “por orden de la 5ta. Brigada de Infantería, ellos lo detuvieron y lo llevaron a Tucumán y estuvo detenido allí” en la Policía Federal.

Puso de relieve al comienzo de su declaración que Alvarez García no figuraba en la lista jujeña, pero sí en la de Tucumán.

Calificó de cobarde a Luciano Benjamín Menéndez porque “hoy los tenientes están dando explicaciones que tendrían que estar dando los generales”, expresiones incluidas en una carta abierta al ex comandante del Tercer Cuerpo de Ejército.

El represor relató que lo supo durante una investigación personal que inició cuando le pararon su ascenso a coronel en el Senado de la Nación, y se lo contó el coronel Néstor Bulacios, jefe del área 323 en Jujuy, quien “lo dejó por escrito”.

Relató que un coronel de apellido Zimerman le contó también que lo habían tenido preso a Alvarez García en Tucumán, pero luego “se lo habían pasado a Gendarmería”, por lo que pidió que el director de Gendarmería de aquel entonces, un general de Brigada que no identificó “venga a declarar”.

Reveló también que el mismo coronel le comentó que “todos querían entregarle en bandeja la cabeza de Alvarez García al general (Antonio Domingo) Bussi”, porque lo vincularon con el atentado al avión Hércules que transportaba gendarmes el 28 de agosto de 1975.

Siguiendo la línea de encuentros con sus superiores, Braga dijo que Bussi le comentó que Inés Peña, esposa de Alvarez García, “se le escapó” lo mismo que otro amigo de la pareja; el “enano” Juárez, pero además le dio el teléfono del comisario “El malevo” Ferreyra.

Ferreyra, según los dichos de Braga, le contó que “yo lo maté a Alsogaray (Juan Carlos) en el monte tucumano”. Alsogaray había sido jefe de una célula montonera, al que le secuestraron armas y documentación.

Braga había admitido en su primera declaración al abrirse el juicio en 12 de julio de este año que “ayudaba” a Bulacios , jefe del área 323, con la parte administrativa llevando fichas de detenidos, ahora dijo que no pertenecía a la misma.

En cambio señaló como coordinador de la 323 al mayor Hugo Marcelo Bartolo Tavia u como oficial del inteligencia en el sector al capitán Juan Carlos Jones Tamayo.

Si bien todos los testigos víctimas que declararon en el juicio sindicaron a Braga con el apodo “caracortada” por una visible cicatriz en la mejilla izquierda, el imputado dijo que lo llamaban con ese apodo a un capitán de apellido Landa, declarado por un detenido de apellido Valenzuela, hijo de un teniente coronel.

En su intento de eludir los cargos, el imputado ya había declarado que cuando se produjo el operativo de secuestro de Alvarez García, 21 de agosto de 1976, el estaba de licencia en Buenos Aires.

Hoy por la mañana también prestó declaración un ex director del Servicio Penitenciario, detenido el 24 de marzo de 1976.

Sergio Eduardo Bellido expresó al TOF que conoció en el penal a los imputados Braga, José Eduardo Bulgheroni y al ex interventor en el Penal durante la dictadura, Antonio Orlando Vargas.

Declaró que Vargas fue interventor y Félix Maldonado el sub interventor y estando detenido padeció, junto a otros compañeros que no recordó sus nombres, un simulacro de fusilamiento, no sin antes haber sido maniatado.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.