Ibañez destacó la importancia del diálogo con las comunidades organizadas para el desarrollo minero

Jujuy al día® – El Secretario Ejecutivo de la Organización Federal de Estados Mineros (OFEMI), Daniel Ibañez consideró ayer que “los resultados de la minería, en términos de su contribución al desarrollo regional, no dependerán únicamente del desempeño de las empresas mineras, sino también de los gobiernos nacionales y locales, así como de la capacidad de interlocución de las comunidades organizadas”.

Así lo expresó ayer Ibáñez, -quien además se desempeña en la Secretaría de Asuntos Políticos e Institucionales de la Gobernación de la provincia-, en una disertación ofrecida en el marco del “II Seminario de CSRMining”, sobre “Comunidades y desarrollo sustentable en la industria minera local”, que se desarrolla entre ayer y hoy en la Universidad del CEMA, en la Ciudad de Buenos Aires.

“Desde esta perspectiva, es un gran desafío el fortalecimiento de las instituciones y de la sociedad, en general, para que se pueda facilitar escenarios legítimos y respetuosos para la participación efectiva entre los múltiples actores en el ámbito minero”, sostuvo el representante de OFEMI, que es presidida por el Gobernador Eduardo Fellner.

Para Ibáñez, “la actividad minera puede ser una oportunidad única de mejoramiento de la calidad de vida y de las oportunidades de futuro para una región y el resultado más deseable sería la oportunidad que representa el desarrollo minero, para la generación de capital humano”.

En ese sentido, subrayó que “el reto consiste  en lograr articular las aspiraciones de las comunidades mineras en una gestión socialmente eficiente y con una política social y ambiental empresarial responsable que se materialice en una política cultural de desarrollo local sostenible”.

El Secretario Ejecutivo de OFEMI, -quien disertó en el Módulo I del Seminario, denominado “Minería y Desarrollo Local. Modelos e Implicancias”-, la propia conformación de la organización, que agrupa a las diez provincias mineras argentinas, “significó un verdadero salto cualitativo hacia una actividad racional, generadora de riqueza genuina, con cuidado y control del medio ambiente, con respeto de las comunidades originarias y sus derechos, y para que sea herramienta de promoción económica, laboral y social”.