Delitos de lesa humanidad: detuvieron al ex capitan Jorge Isaac Ripoll del Pino

Jujuy al día® – El ex capitán del Ejército, Jorge Isaac Ripoll del Pino y segundo en jerarquía del Área 323, quedó detenido luego de abstenerse de testimoniar ante el Juez Federal subrogante 2 de Jujuy, Fernando Poviña.

El ex capitán ha sido mencionado por numerosos testigos victimas en el juicio por delitos de lesa humanidad que acumula cinco causas de delitos cometidos en la última dictadura militar, expresó a Télam el abogado de la querella en el caso “Aredez, Luis y otros”.

Ripoll del Pino se desempeñó como secretario del jefe del Area 323, coronel Néstor Bulacios de quien dependía la vida de los detenidos y además fue el primer interventor militar en la provincia con el golpe de Estado del 24 de marzo de 1976.

Ariel Ruarte , querellante por la familia del detenido desaparecido Luis Aredez, manifestó hoy a Télam que Ripoll del Pino era el segundo en la línea de mando después de Bulacios y le seguían los entonces tenientes Mariano Braga y Eduardo Bulgheroni.

Ambos tenientes formaban parte de la inteligencia del Area 323, a los que se les atribuyen secuestros y torturas de detenidos y desaparecidos y mencionados por la mayoría de los testigos que declararon en el juicio de lesa humanidad en Jujuy.

La audiencia en el juicio concluyó hoy cuando el Tribunal Oral Federal hizo lugar a un pedido de ampliación de indagatoria de la defensa del represor Mariano Rafael Braga, la que se realizará en de mañana.

Antes habían prestado declaración dos ex agentes penitenciarios.

Ester Carrizo le dijo al TOF que antes del golpe del 74 trabajaba en el sector administrativo y luego la mandaron a hacer guardia y que las detenidas políticas “cosían y tejían en el patio” del Penal de Gorriti y “no había celdas de castigos”.

Renunció al cargo entre octubre y diciembre del 76, por problemas con una interna que no describió.

El otro agente penitenciario es José Cartagena, quien tiene problemas psiquiátricos, dijo, señalando que el director del Penal en la dictadura Antonio Orlando Vargas, también imputado, era “un hombre bueno”.

Del represor José Eduardo Bulgheroni, afirmó que “era el amo del pabellón 1 y 2”, y que hubo personal del Ejército que “se camuflaba como presos para sacar información”.