Juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy: testigo declaró que la torturaron y violaron en centro clandestino

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer en horas de la tarde a Hilda Figueroa, testigo víctima en el juicio de lesa humanidad por crímenes, torturas y secuestros durante la dictadura militar, quien declaró haber sido “violada” cuando estuvo detenida en el centro clandestino de Guerrero, a pocos kilómetros de San Salvador de Jujuy.

Figueroa es una de las primeras víctimas de la “Noche del Apagón”, desde el 20 al 27 de julio de 1976, cuando detuvieron a 400 personas.

La mujer ahora se desplaza con una pierna ortopédica y bastón, y tiene confeccionada una lista de 62 personas víctimas de la represión, de las cuales 40 de ellas nunca declararon.

“Ahí me violaron”, expresó Hilda en medio del llanto mientras continuaba relatando que “me abrieron la camisa, me retorcieron los pezones” mientras estaba sentada en una tabla como una camilla y le preguntaban “donde estaban los guerrilleros”.

“Esa fue mi primera noche en Guerrero”, dijo más adelante y además “me hicieron otras cosas: “también me metieron un objeto, me sentía como si me hubieran profanado”, dijo ante el Tribunal en medio de un silencio absoluto.

La testigo, al igual que una hermana, fueron víctimas de poliomielitis, y su madre tuvo que sacrificarse porque las traía cargadas hasta Jujuy para su rehabilitación en ALPI cuando tenía cuatro años y tenía que devolverle al Hospital del Ingenio Ledesma, donde era empleada, las horas fuera del establecimiento.

Hilda estudió derecho en Tucumán, y allí se ganaba la vida cantando en peñas, relatando que desde la peña “Alto La Lechuza” en esa ciudad, levantaron y trajeron a Guerrero a Juancito Jarma, Rubén Molina, Hugo Narváez, José “Gallo” Cabrera y Rubén Canseco, todos desaparecidos.

Hilda mantuvo un romance de estudiantes con Canseco, quien se declaró montonero.

Sin embargo sintió la voz de Canseco en Guerrero “cuando lo estaban torturando y en sus alaridos pedía por favor que paren, Dios ayúdame”, gritaba con dolor.

Luego de un silencio escuchó una voz que dijo “se nos fue” y otra “tenía los testículos como palta”.

“Deben haber sido terribles esos momentos, el no creía en Dios y gritaba por Dios”, dijo.

Hilda estuvo detenida en Guerrero desde el 21 de julio al 4 de agosto, donde junto a otras cinco mujeres “nos trataban de putas, guerrilleras” y escuchaban también lo que le hacían a los otros detenidos.

En medio de relatos entrecortados y yendo y viniendo en el tiempo dijo que “no sentía dolor” porque cuando la violaron “no era yo”, y recién en el año 2011 pudo hablar “de estas cosas”, con apoyo de tratamientos.

Por dichos de otro detenido en el lugar, pudo saber que uno de los violadores de otra compañera fue un tal Fernando Salinas, policía de Libertador San Martín.

Antes de relatar las crueldades que padeció realizó un alegato sobre el “abuso de garantías constitucionales” que realizan algunos represores argumentando su “estado de salud”, y que su madre no la estaba acompañando en su declaración porque “no cree en la justicia”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.