Juicio de lesa humanidad en Jujuy: la esposa de Paulino Galean aseguró “nunca mas lo volví a ver”

Jujuy al día® – El Tribunal Oral Federal de Jujuy escuchó ayer los relatos de familiares de detenidos desaparecidos durante la dictadura militar, en el marco del juicio de lesa humanidad que se realiza en esta provincia.

“Nunca más lo volví a ver”, expresó Lidia Gallardo, la esposa de Paulino Galean, detenido desaparecido el 19 de octubre de 1976, recordando el momento en que su marido, maestro mayor de obra y empleado en arquitectura de la provincia, se despidió yéndose a trabajar.

Galean lo secuestraron en su trabajo, frente a sus compañeros, y la esposa se enteró porque un campañero le llevó a su casa el portafolio.

Afiliado al PC, Galean ya había sido detenido por la policía con anterioridad a su secuestro y en esa ocasión le dijeron “ándate del país”.

Gallardo relató que su esposo estaba detenido en la central de policía de Jujuy y en cierta oportunidad esperó al comisario Ernesto Jaig, enlace con el Ejército, y en una farmacia le preguntó por su esposo.

“A ese tipo no lo va a ver más, porque es el líder, él llevó a los demás a donde están”, le respondió el policía, haciendo referencia al denominado grupo “Tumbaya” en el que hay siete víctimas y está imputado el represor José Eduardo Bulgheroni.

Dijo que junto a familiares de otros desaparecidos del PC, como Vicente Cosentini y Carlos Villada, se cansaron de “tocar puertas” en Jujuy y en Buenos Aires preguntando por ellos.

Puso de relieve que familiares de detenidos desaparecidos le dijeron que vieron a Paulino en la cárcel jujeña, y que un día salieron del penal dos grupos de detenidos fuertemente custodiados hacia el aeropuerto local, en el que estaba Paulino “pasaron derecho”, los otros volvieron y “algunos están vivos”.

Otra de las testigos fue Antonia Flores, cuñada de Rosa Santos Mamaní, detenido desaparecido en Tumbaya en octubre de 1976.

Antonia lo visitó en la cárcel de Jujuy con permiso del Área 323, a cargo del coronel Néstor Bulacios hasta que le dicen que en julio del `77 iba a salir en libertad.

Para una fecha que no precisó, un hermano de Rosa Santos lo fue a esperar al penal, pero no salió.

La cuñada acudió posteriormente a la cárcel donde los guardias le dijeron que había quedado en libertad “pero no llegó a casa” y agregó que le mostraron una constancia de libertad “firmada por él”.

Tiempo después una familia de apellido Medina le contó que Rosa Santos “se quedó en el Regimiento” a donde iban los liberados a retirar el documento de identidad. A él nunca más lo volvieron a ver.