Una sede educativa llevará el nombre de Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa

Jujuy al día® – La Tecnicatura en Desarrollo Indígena del Instituto Superior de Educación Intercultural “Gloria Pérez” que gestiona el COAJ, realizó un homenaje a los  líderes ava guaraníes Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa.

A través de una resolución, el Instituto que dirige la Rectora Natalia Sarapura, efectuó “un reconocimiento a la trayectoria y la fuerza espiritual de los hermanos pertenecientes al pueblo guaraní, Don Osvaldo Rueda y su dualidad complementaria, Doña Genoveva Sosa” y dispuso “designar a la sede de la Tecnicatura Superior en Desarrollo Indígena de Libertador General San Martín -ubicada en territorio de pueblo guaraní- con el nombre de “Líderes del pueblo guaraní, don Osvaldo Rueda y doña Genoveva Sosa”.

La imposición del nombre de la sede Libertador y el homenaje a los líderes guaraní se concretó en el marco de un acto donde se destacó el trabajo que realizaron Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa en el proceso de reconstitución de la identidad cultural indígena, junto a quien fuera la referente más destacada de ese pueblo, Gloria Pérez.

Cabe recordar que Pérez fue “Campinta Guazú” (Presidenta de la Nación guaraní), que es el máximo rango en la estructura de liderazgo de este pueblo.

VALORIZAR LOS SABERES PROPIOS

La Rectora del Instituto de Educación Superior señaló que el homenaje a Rueda y Sosa, constituye un reconocimiento  “al saber de los pueblos” que atesoran quienes han sido parte de un proceso de reivindicación de su identidad cultural, la preservación de su lengua y su cultura.

“El COAJ busca valorizar los saberes de un pueblo que está vivo y que honra a sus hombres y mujeres que hicieron grande el proceso de reconstitución” agregó Sarapura y destacó que la Tecnicatura en Desarrollo Indígena, modelo en el país, es en gran medida el resultado de ese proceso y por eso honra con su nombre “Campinta Guazu Gloria Pérez” a una de las protagonistas de esa historia.

Puso de relieve Sarapura que Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa son socios fundadores del Consejo de Organizaciones Aborígenes de Jujuy” y consideró que son “el mejor ejemplo de dualidad en el mundo indígena, porque se trata de un matrimonio que milita la causa indígena en un escenario de respeto y construyendo un vínculo de complementariedad”.

EL PROCESO DEL PUEBLO GUARANI

Los aportes de Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa se dimensionan en el marco del proceso que ha realizado el pueblo guaraní.

Un relato de la líder Rebeca Camacho da cuenta que en la década de los 60, los líderes ava guaraníes de la región de Libertador General San Martín  comenzaron a trabajar para reconstruir y fortalecer la identidad de su pueblo y para recuperar el territorio. En aquellos años, el arete guazú una festividad guaraní del tiempo de carnaval, fue el espacio donde se desarrollaron deliberaciones para avanzar en el proceso de reapropiación territorial. Para los guaraníes, como para el resto de los pueblos originarios, “sin tierra no hay vida”. Pero además esos encuentros les permitieron también socializar sus condiciones de vida, su situación de explotación laboral en trabajos de baja calificación y las diferentes formas de discriminación y abuso de la que eran objeto.

Posteriormente, en los años  70 con el advenimiento de la dictadura militar, este proceso registró un repliegue como consecuencia de la represión y el clima instalado por la dictadura militar

En los 80, los dirigentes guaraníes comenzaron a recorrer el país y advirtieron que todos los pueblos indígenas estaban en la misma línea de pensamiento y acción, bregando para recuperar sus tierras.

En los 90, se registran importantes avances en la causa indígena, en el reconocimiento de derechos y en ese contexto el COAJ efectuó importante contribución con la incorporación de la perspectiva de derecho. Los líderes guaraníes tuvieron un rol fundamental como transmisores de esa perspectiva del derecho, en comunidades donde estaba ausente esta mirada, en particular por el bajo -cuando no nulo- acceso a la alfabetización.

En este contexto, comenzaron las deliberaciones previas a la Reforma Constitucional que finalmente se concretó en 1994 y que incorporó los derechos indígenas.

A partir de 1995 hay un activo proceso asambleario en las regiones. En Jujuy se destacan los liderazgos de Gloria Pérez y Yolanda Cruz y junto a ellas Osvaldo Rueda y Genoveva Cruz. En ese contexto, en 1996 Gloria Pérez es elegida como “Campinta Guazu”. Un año después el 17 de agosto de 1997, por primera vez, en Libertador General San Martín, desfilan los guaraníes, con su símbolo – la bandera roja y verde que representa la sangre derramada por sus antepasados y la selva que es el espacio vital de este pueblo.

EL HOMENAJE

Con anterioridad al acto de imposición del nombre de la sede de Libertador- los líderes homenajeados, mantuvieron un encuentro con alumnos de la Tecnicatura. Entonces, Rueda y Sosa relataron en primera persona, el proceso del pueblo guaraní, destacando el rol fundamental que tuvo Gloria Pérez, una líder que tuvo clara conciencia de las necesidades de su pueblo y trabajó en la difusión de la cultura guaraní, el reconocimiento de  los derechos indígenas, la recuperación de la lengua y el fortalecimiento de la identidad cultural.

Posteriormente se desarrolló el acto protocolar que contó con la presencia de alumnos, docentes, idóneos, tutores y directivos del Instituto “Gloria Pérez” y miembros del COAJ, autoridades mburuvichas de las comunidades guaranís y payes (curanderos del pueblo guaraní).

El acto dio inicio con el ingreso de la bandera del pueblo guaraní portada por Mónica Velazco, Andrea Cuellar y Yolanda Cruz – la creadora del símbolo guaraní- y Rocío Llanos. También presidió la ceremonia la wipalla portada por Concepciona Méndez (Pueblo Humahuaca), Florencia Puca (Pueblo Ocloya) e Ismael Puca (Pueblo Atacama).

Tras la invocación espiritual que estuvo a cargo de la paye guaraní Eleuteria Marcia,  se escucharon palabras de la Rectora del Instituto y Coordinadora del COAJ, Natalia Sarapura, y de la docente idónea de la sede guaraní, Rebeca Camacho.

Después de dar lectura a la Resolución, se entregaron presentes a la trayectoria tanto a los homenajeados Osvaldo Rueda y Genoveva Sosa, como a otros líderes guaraníes como Flora Cruz, Yolanda Cruz, Aída Medina, María Avendaño (postmortem), Emilio Chávez y Germán David.

Al término de la ceremonia que concluyó con el baile ritual del pin pin, se desarrolló un almuerzo comunitario.

1 COMENTARIO

  1. Es interesante que nuestro pueblo guarani, sea valorado y respetado por su propia identidad. Como lo hizo mi Abuelo “Cuerito Orquera”, quien en los años 40, aproximadamente, defendió y reivindico el culto y agradecimiento a Yandeyara, por la tierra, manifestando en la danza, y la identidad guaraní. Cuenta mi tía que, el el lote Prediliana, la empresa prohibía estas “manifestaciones” Hierofanicas. sintetizado en “un conjunto de comunicaciones, entre el hombre y lo sagrado, con gestos, palabras y símbolos”(Milanesi, 1974).

Comments are closed.