Economista aseguró que el uso de fondos ANSES “desde el punto de vista teórico pueden ser razonables, pero en lo práctico están signados por una gran incertidumbre”

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, Juan Ljungberg, reconocido economista de nuestra provincia, se refirió al múltiple uso que el gobierno nacional le da a los fondos de la ANSES, entre los que se encuentra, entre otros, financiar el sistema de préstamos PRO.CRE.AR.

Al referirse a esta decisión del Estado sobre el uso de los fondos de la ANSES, Juan Ljungberg manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “es una situación compleja porque la lógica detrás de la decisión del gobierno nacional de utilizar los fondos para financiar actividades productivas o alguna empresa del estado, o viviendas, es producir un incremento del nivel de actividad económica, y por lo tanto del empleo y de los aportes que recibe el sistema que necesita ser sustentable en el largo plazo, para que no sea un efecto de dos años sino que dura 50”.

Ljungberg señaló que “desde el punto de vista teórico el razonamiento es sostenible, pero el tema es si efectivamente las inversiones producirán el retorno que requiere el sistema para mantenerse sustentable, y ahí es donde uno puede tener inquietudes sobre si va a ser así. Es muy difícil, incluso la evaluación, desde el punto de vista teórico pueden ser razonables pero en lo práctico están signados por una gran incertidumbre”.

Al mencionar una de las alternativas que tendría la ANSES sobre el uso de sus fondos, el economista manifestó que “es invertir en activos financieros, lo que venía haciendo tanto la ANSES como las AFJP. Es otra vía, pero también tiene su incertidumbre porque esto de invertir en acciones de empresas, que en su momento se hizo con algún error y hoy se ven las consecuencias, la ANSES hoy tiene participación accionaria de entre un 20 o 25% en empresas nacionales”.

“Creo que eso es uno de los problemas, esta concentración, está bien financiar pero no es bueno que tenga tan alta participación, tendría que tener entre un 5 o 7% porque sino caería en otro riesgo: que esa empresa pase a ser casi del Estado y se va a terminar estatizando lo que naturalmente debe ser privado”, aseguró.

Indicó además que “esto hubiese requerido una ampliación del espectro de empresas en las que la ANSES invierte y necesitado una expansión y mejoramiento del mercado de capitales, el cual la Argentina carece casi por completo. El mercado de capitales de Argentina se maneja en la bolsa y es 50 veces más chico que el de Brasil, 10 veces mas chico que el de Chile; es casi inexistente, y es una de las cosas que hace falta desarrollar, pero es la otra opción aunque son alternativas, pueden coexistir”.

Consultado sobre una de las posible consecuencias de este manejo de fondos, sobre el riesgo de la descapitalización, indicó que “puede darse si los resultados no son los esperados y lo que va a ocurrir es que el sistema previsional va a estar descapitalizado cuando necesite los fondos. Pero si son exitosas estas decisiones no va a ser así. Esto es lo difícil de evaluar porque se está evaluando cuestiones a 10, 15, 30 años, donde el grado de incertidumbre  es muy grande, y como no sabemos cuales serán las consecuencias para entonces, es una profesión de fe”. En el caso de las inversiones en el mercado de capitales “es un poco distinta porque hay mayor dinámica, se puede entrar y salir de una empresa, pero tener el 25% de sus acciones no se puede salir porque si sale se liquida a la empresa. Además si se manejase con pequeñas porciones diseminadas no en 50 empresas sino en 5 mil, beneficiaría a las pequeñas y medianas empresas de todo el país, y permitiría esta mayor flexibilidad”, expresó finalmente.