Sergio Aramayo: “lamentablemente nuestra provincia no ha podido experimentar la recuperación industrial producida en otras regiones”

Jujuy al día® – El Director de Desarrollo Industrial y Comercial del Ministerio de Producción, ingeniero Sergio Aramayo, repasó la situación local y señaló la premisa oficial de diversificar la matriz productiva de la provincia.

El funcionario recordó que desde 1941 en Argentina se celebra cada 2 de Septiembre el Día de la Industria en conmemoración a lo acontecido en 1587, cuando partió del Puerto de Buenos Aires la embarcación “San Antonio” rumbo a Brasil con el primer embarque exportado en la historia nacional con productos textiles regionales (lana, frazadas, lienzos, sombreros y otras manufacturas originarias principalmente de Tucumán, Santiago del Estero y Catamarca) y dando paso también al nacimiento de la Aduana.

Acotó que a lo largo de la historia nacional se caracterizó la confrontación de modelos e intereses explícitos o implícitos, prevaleciendo el modelo agro-exportador basado en la tenencia de la tierra heredada de la conquista. Sin embargo, sostuvo que Argentina acreditó varios intentos históricos de un desarrollo industrial independiente -en especial en la década del 40- con un profundo carácter nacional y fuerte intervención estatal, lo cual generó condiciones favorables para el desarrollo de nuestra burguesía nacional industrial. Agregó que hubo otro intento a principios de la década de los 60, basado en inversiones extranjeras.

El director consideró necesario destacar que la formidable recuperación económica que experimento el país a partir del 2003 -luego de la devaluación y la salida de la convertibilidad- permitió según registros de la CAME la creación de 135 mil pequeñas y medianas empresas, donde 23 mil aproximadamente pertenecen al sector industrial. Agregó que las pymes son las responsables directas de la mayor cantidad de los empleos generados en nuestro país, donde en los dos últimos años la política de sustitución de importaciones produjo que el 38 por ciento de ellas dejen de utilizar partes importadas en su producción para usar componentes de origen nacional.

A su entender, este proceso todavía no pudo revertir la concentración de la producción fabril y el valor agregado industrial  en manos de empresas extranjeras.

El panorama local

“Lamentablemente nuestra provincia, merced a su estructura productiva, no ha podido experimentar la recuperación industrial producida en otras regiones. La generación de empleo en la actividad privada todavía no ha cambiado la relación empleo público- empleo privado que sigue siendo 1 a 1, cuando en las provincias con fuertes sectores industriales, fundamentalmente Pymes, es de 1 a 5”, dijo Aramayo.

“Está claro que la mejora de la competitividad de muchas de ellas y la posibilidad de crear empleos está sujeta a la modificación de factores como el transporte ferroviario, incentivos regionales tales como los aportes patronales diferenciales y segmentados, no sólo el acceso al crédito y la sustitución de importaciones. Nuestro pasado con cierto desarrollo industrial da cuenta de la importancia de leyes de promoción y fomento”, prosiguió el funcionario.

“Hay que tener presente que nuestra estructura ocupacional en el sector industrial registró en el último trimestre del 2011 apenas 13 mil puestos de trabajo en aproximadamente 322 empresas, con un promedio salarial de 4.307 pesos, siendo los trabajadores de la industria química, la minería y las industrias metalíferas los mejores remunerados”, subrayó.

Según el referente oficial, federalizar el crecimiento industrial es una materia pendiente que propone a los jujeños un gran desafío social y político: animarse a diversificar nuestra matriz productiva basándose en el crecimiento de las Pymes, abarcando los sectores metalmecánico, foresto industrial, agro-ganadero alimentario, el software y la industria del turismo, de la mano del programa de apoyo a los Proveedores Locales y apuntando a un fuerte desarrollo de servicios vinculados a la actividad minera e industrial. A ello sumó la premisa de recuperar la cultura del trabajo y la calidad del empleo.

Por último, expuso que la conmemoración del Día de la Industria compromete a los actores públicos y privados a seguir impulsando políticas activas que abonen el terreno donde puedan crecer las pymes industriales locales, teniendo presente las acciones sostenidas por pensamientos como el del General Manuel Belgrano, quien esbozó que “ni la agricultura, ni el comercio serían, así en ningún caso, suficiente a establecer la felicidad de un pueblo si no entrase a su socorro la oficiosa industria” (Correo de Comercio Nº 2 del 10/3/1810).