Esto también pasa en nuestra provincia: Trabajo infantil en basurales de Jujuy

[pullquote]Un sector de niños y jóvenes de Jujuy están desprotegidos, al menos aquellos que antes buscaban en los basurales plástico, papel o metales para comercializar por kilo, ahora buscan que comer entre los desechos domiciliarios.[/pullquote]
Entre los meses de noviembre del 2009 a septiembre del 2010, se realizó el trabajo de campo de una investigación sobre la situación del trabajo infantil y/o adolescente, particularmente “Sobre trabajo infantil en basurales de Jujuy” pues se considera que esta es una de las peores formas de trabajo. Así, se planteó una investigación en el sector reciclado de basura en los principales basurales de la provincia de Jujuy. En las localidades de: San Pedro, Monterrico, El Pongo, Perico y Libertador General San Martín.

El equipo de investigación conformado por la Comisión Provincial para la Erradicación del Trabajo Infantil, la COPRETI de Jujuy, UNICEF, OIT y el Observatorio de Trabajo Infantil y Adolescente (OTIA) de la Subsecretaría de Programación Técnica y Estudios Laborales del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social se decidió realizar esta investigación con el propósito de diagnosticar la situación de este segmento y proponer soluciones a fin de terminar con el oprobio del trabajo infantil generando políticas y programas desde el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social de la Nación. Así fue que se plantearon objetivos, un marco conceptual y normativo y una metodología para iniciar luego el trabajo de campo, su tabulación y por último el análisis de los datos obtenidos; a ellos, a los resultados, es que me voy a referir en esta nota haciendo una breve síntesis del informe presentado en septiembre de 2011, curiosamente, en Salta.

Entre los resultados principales del estudio se identifican tres aspectos vinculados al trabajo infantil y adolescente en basurales, interrelacionados entre sí de manera compleja:
1. Los basurales,
2. El contexto socio económico de los niños y adolescentes que trabajan en basurales,
3. Las características del trabajo de Niños, Niñas y Adolescentes (NNyA) en los mismos.

Basurales: “Los basurales constituyen un espacio donde se reúnen todas las expresiones de exclusión, integran una suma de degradaciones sociales descarnadas y de reproducción de la pobreza en sus aspectos más crudos: falta de oportunidades, insuficiencia de ingresos, carencias materiales, acceso insuficiente a servicios básicos, exposición a situaciones de violencia y/o peligro, insalubridad y falta de higiene, discriminación, informalidad laboral, etc.
El basural manifiesta de manera agresiva la exclusión porque acumula las toneladas de lo que unos descartan y que para otros es vital”. Como comenta una adolescente entrevistada: “en este barrio casi todos van al basural. Cuando necesitan algo van al basural, sólo que les da vergüenza decirlo”.
El basural es entonces, un lugar de descarte de desechos inútiles para algunos y un espacio de aprovisionamiento de bienes materiales útiles y hasta alimentos, y un sitio de trabajo para otros.

El contexto socio económico de los niños, niñas y adolescentes que trabajan en basurales: El entorno en el que viven los NNyA que trabajan en basurales se caracteriza por la insuficiente oferta de oportunidades para crecer y desarrollarse debido a las condiciones de pobreza estructural y exclusión social del medio sociofamiliar en el que viven.
El acceso a la educación: Los adolescentes, trabajen o no en el basural, son quienes más deserción escolar presentan, a ello se suma, en algunos casos, la expulsión que produce la escuela debido a la estigmatización de la que son objeto los jóvenes cuando se los vincula al delito o a la problemática de las drogas.
En relación al acceso a los servicios de salud, la gran mayoría concurre al Hospital y no al Centro de Salud.
Se visualizó la existencia de algunas instituciones/organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que prestan servicios en estos barrios incluso en el área de los basurales, aunque pareciera haber un desfasaje entre los recursos materiales, humanos, edilicios, presupuestarios, programáticos existentes y las necesidades y problemáticas reales de la población.
Muchas familias expresaron a lo largo de las entrevistas su preocupación por las situaciones de violencia, consumo de paco y alcohol e inseguridad que se viven en los barrios, éste constituye el principal motivo por el cual los adultos concurren junto con sus hijos al basural, “…prefieren los riesgos del basural a los riesgos del barrio…”.

Las características del trabajo de Niños, Niñas y Adolescentes (NNyA) en los mismos: Entre los NNyA que concurren a basurales se lograron identificar cinco categorías, cuatro de las cuales se encuadran dentro de lo que se considera trabajo infantil. El emergente con más presencia son los “trabajadores estables, concurren varios días a la semana y varias horas cada día, la gran mayoría lo hace con su familia. En El Pongo la mayoría pertenecería a este grupo”. También destacan los “Trabajadores que van al basural como estrategia de supervivencia familiar en busca de un lugar transitorio de residencia que les ofrezca comida, vestimenta y acceso a otros recursos”.

Algunos resultados de una encuesta realizada a 53 de 95 NNyA que desarrollan tareas en los basurales arrojaron el siguiente cuadro de situación:

De entre los NNyA encuestados se encuentra que la edad de inicio es de 9 años promedio. El 70% concurre habitualmente al basural a “trabajar”. La mayoría realiza trabajos de recuperación y no van como acompañantes. El principal motivo por el que realizan esta tarea es para ayudar a sus familias (64%) y para ganar dinero (49%). Los NNyA trabajan en promedio cerca de 21 horas semanales. Un 19% trabaja durante la noche. Para la mayoría de los encuestados el trabajo en el basural es una actividad familiar.
La percepción del basural por parte de NNyA es diversa. Para algunos el basural constituye un espacio “vergonzante” e insalubre donde ir a buscar algunas de las cosas que necesitan; el basural se transforma en una fuente de recursos alternativa. Para otros, el basural se plantea como la fuente laboral de la familia (de la que ellos también participan).

Escolaridad
– El 83% de NNyA que trabajan en basurales asiste a la escuela, es decir que no se presenta una relación directa entre presencia en el basural y deserción escolar. De los que no asisten es mayor la proporción de mujeres.
– Entre quienes no asisten a la escuela, el 75% sólo concluyó el nivel básico (Primario de 1º a 7º grado).
Las trayectorias escolares de NNyA están signadas por llegadas tarde, ausentismo, repitencia, sobriedad, abandono y bajo rendimiento educativo.

Condiciones de trabajo y de salud

– El 49% de los NNyA padeció algún/nos problema/s de salud relacionados con su actividad laboral en el basural.
– Cuando se consultó a los padres sobre las medidas de protección que tienen en cuenta los NNyA mientras desarrollan sus tareas declararon que en ningún caso utilizan ni casco, ni protector respiratorio, ni protector contra los insectos.
– La mayoría de las madres entrevistadas reconocía que el basural era un espacio insalubre y de riesgo sanitario para sus hijos.

Motivos para asistir/trabajar en el basural

– Trabajo familiar: asisten al basural para trabajar, junto con su grupo familiar, recuperando material para la venta (plásticos, vidrio, metales, cartón, etc.).
-Trabajo individual: concurren al basural para trabajar en forma individual recuperando material para la venta (plásticos, vidrio, metales, cartón, etc.).
– Búsqueda de recursos familiares: van al basural para buscar recursos de uso personal y familiar (comida, ropa, calzado, juguetes, utensilios, etc.).
– Búsqueda de recursos individuales: están en el basural buscando recursos para uso sólo personal (comida, ropa, calzado, utensilios, juguetes, etc.).
– Cuidado familiar: en el caso de los niños en ocasiones van al basural acompañando a sus familiares mayores, dado que no tienen ni dónde ni con quién dejarlos al cuidado mientras trabajan los adultos.
– Control familiar: en el caso de los adolescentes en ocasiones van al basural acompañando a sus familiares adultos para que éstos puedan ejercer control sobre el tiempo libre de los menores, transmitiendo una actitud positiva hacia el trabajo y la cooperación familiar.

Como ejemplo del ámbito de desarrollo del trabajo, los investigadores caracterizaron, por ejemplo al Centro de Disposición Final de Residuos de El Pongo: Municipios que vuelcan
Inorgánicos de Yala- San Salvador de Jujuy. Estimación de volcado: 200 a 220 toneladas diarias. Tipo de residuos: Orgánicos, Inorgánicos y Patógenos. Tratamiento de patógenos: Si- Aislamiento c/cercado, Celdas y entierro. Nivel de Peligrosidad: Mediana de día. Alta a la noche – Alcohol – Prófugos – Drogas. Materiales que recuperan: Plástico- Metales-Cartón Vidrios en menor escala. Para autoconsumo ropa, calzados, elementos de uso doméstico, comida en menor medida. Alimento para cerdos.

Nuestro medio estuvo realizando una exploración visual por los terrenos de Centro de Disposición Final de Residuos ubicado en El Pongo con el propósito de saber si la impresionante realidad que viven una buena cantidad de familias con niños a su cargo se había modificado sustancialmente a través de las recomendaciones propuestas por el equipo de trabajo a cargo de la investigación. Los resultados fueron muy poco halagüeños ya que nos encontramos con algunas imágenes que nos daban la sensación de que nada o casi nada había cambiado. Como prueba de lo dicho publicamos algunas fotografías tomadas hace unos pocos días atrás con el objeto de ilustrar esta nota y que hablan por sí solas. A pesar de las acciones llevadas a cabo un grupo de NNyA, de familias de Jujuy siguen nutriendo su sustento en los basurales.
Para acceder al trabajo aquí resumido en forma completa sólo deben hacer click aquí
Lic. Hugo Calvó
Director de Jujuy al día