Declararon dos testigos de la Causa Galeán y el Tribunal en pleno rechazó que el imputado Braga vuelva a prisión domiciliaria

Jujuy al día® – En el último tramo de la audiencia que se llevó a cabo hoy en el marco de los juicios por delitos de lesa humanidad el Tribunal rechazó el pedido de revocación de la detención en la Unidad Penal Nº 8 y volver a la condición de prisión domiciliaria realizado por la defensa del imputado Rafael Mariano Braga.

El defensor, Ricardo Vitellini, expuso numerosa legislación con la que trató de comprobar que su defendido, al estar muy enfermo, debía gozar de la detención domiciliaria, expresó: “este tribunal fue presionado por el fervor de los asistentes a la audiencia”, agregó que el tribunal había sido arbitrario y severo con su defendido y que lo ocurrido en la audiencia pasada con la víctima testigo Adriana Aredes se produjo confusamente ya que en realidad era un diálogo entre él y su cliente pero que por la corta distancia entre los asistentes y los escritorios de la defensa a él le resulta imposible.

El Tribunal rechazó el pedido de forma unánime ya que el informe médico sobre el imputado Braga muestra que padece de Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) pero que el detenido no deja de fumar a pesar de la insistencia de los médicos para que no lo haga, por otra parte, en general, el informe dice que el estado de salud de Braga es estable y con buena entrada de aire a pesar de su EPOC.

Para la audiencia de hoy estaba programada la declaración de tres víctimas testigo pero solo dos lo hicieron ya que uno de ellos se abstuvo de declarar pero su testimonio sería incluido por lectura

Juan Mecchia:“Nos movilizó un mundo nuevo, mejor y más justo”

Juan Bosco Mecchia estuvo ligado en los 70 a la línea progresista de la Iglesia. Oriundo de Córdoba había venido a vivir a Jujuy para compartir con los hermanos de La Salle la opción por los pobres. A mediados de noviembre de 1976 fue detenido en el barrio Azopardo de esta Capital, en cercanías de su casa. Fue interceptado por un policía armado del Departamento de Investigaciones vestido de civil que descendió de un Ford Falcon azul grisáceo. “Me increpó sobre por qué estaba metido en cuestiones turbias, como la distribución de la revista “El Descamisado”, relató el testigo que fue convocado por la Fiscalía.

Mecchia fue llevado a la Central de Policía y 15 días después alojado en Villa Gorriti hasta marzo de 1978 cuando pudo salir exiliado a Venezuela.

“No he sido un idiota útil de nadie, he sido una persona comprometida con mi fe, que siguió las enseñanzas de Jesús” expresó y parafraseó el Evangelio de Mateo “porque tuve hambre y me diste de comer, tuve se y me diste de beber”.

“Queríamos hacer justicia por el pobre, el desprotegido, por los obreros masacrados, por los indígenas diezmados por los españoles y por Roca. Por todos ellos, buscábamos un mundo mejor”. Mecchia reivindicó así su opción política, la misma que hace 36 años le costó la cárcel y el exilio.

“Nos movilizó un mundo nuevo, mejor, más justo” agregó y reconoció que sabía que esa opción en aquel tiempo suponía riesgos.

Pero además el testigo, se dirigió al Tribunal y dijo sobre el final “He venido acá para que nunca más”, subrayó, pero también “he venido para que opresor y el rico ya no se dediquen a masacrar al pobre, y para que haya una patria más libre, más justa y más soberana”.

En la central de policía tres destinos posibles

Durante la primera parte de su cautiverio, Mecchia estuvo alojado en la Central de Policía junto a detenidos de Tumbaya, los hermanos de San pedro de Jujuy Luis y Rubén Sanabria, Patricio Vidal Lazarte y un profesor peruano que se encontraba de turismo por la Quebrada de Humahuaca.

Allí fue interrogado por el Comisario Vilte sobre sus actividades y sus detenciones anteriores como la del 4 de julio 1974 cuando fue arrestado por participar de “una pintada reclamando la liberación de los compañeros Fioriti y Moya”. Al término del interrogatorio fue obligado a firmar una declaración. “No pude leerla, estábamos en una situación de enorme indefensión, detenidos sin derechos, sin poder comunicarnos con nuestra gente” relató. Contó el testigo que el Hno. Jorge Grass y sus vecinos consultaron por él en el Regimiento 20 y al Obispo Miguel Medina. Nadie supo darles explicaciones.

En la Central de Policía pudo ver “gente muy maltratada, torturada por el Comisario Jaig” a quien conocía porque en dos oportunidades anteriores había sido detenido y llevado ante él.

Relató Mecchia que los efectivos de infantería que vigilaban a los detenidos, les decían que tenían tres opciones: salir de la Policía por calle Belgrano, lo que representaba la libertad y el regreso al hogar. La otra opción era salir a la cárcel, que era una situación legalmente más clara, y la tercera era salir a la Policía Federal o al Regimiento 20, lo cual representaba un “futuro incierto”. Es decir –interpretó más adelante- “eso significaba que nos podían torturar o nos podían matar”.

En el Penal de Gorriti

El 16 de noviembre de 1976, Mecchia es trasladado a la cárcel de Gorriti, donde permaneció detenido a disposición del PEN hasta marzo de 1978. Estuvo alojado en el Pabellón 3, junto a Jorge Weisz, Carlos Patrignani, Reynaldo Aragón (detenidos desaparecidos), y otros presos como Renato Colautti, Díaz, Alvarez, Ricardo Ovando, López, Valenzuela, Carlos Tilca  y Julio Moisés. Recordó que poco después ingresaron al penal Andrés Fidalgo, Armando Tilca Barreix, Narciso Santiesteban un joven policía de San Pedro de Jujuy,  Juan Robles, Blanco y Vega.

El testigo señaló que a pocos días de haber llegado a Gorriti, vió que retiraban a Américo Macrobio Vilca, de Tumbaya, con quien había compartido cautiverio en la Central de Policía. Desde entonces, “nunca más supimos de él”. Vilte es uno de los desaparecidos del grupo Tumbaya.

Durante su cautiverio en Gorriti, Mecchia fue interrogado dos veces por el Tte. José Eduardo Bulgheroni. “Me dijo que él me tenía hambre” recordó. En el segundo interrogatorio., Mecchia preguntó al militar cuándo sería liberado. “Me contestó que teníamos para largo, entonces yo pedí salir del país”. Poco tiempo después sería visitado por personas que gestionarían su exilio en Venezuela.

Recordó también a otras víctimas del grupo Tumbaya, que fueron vistas por última vez el 15 de diciembre de 1976. Ese día, en la madrugada, los guardiacárceles los despiertan en forma intempestiva y les dicen que se apuren porque  iban a ser trasladado. Mecchia se dirigió al baño y allí se encontró con Elías Toconás, otro joven de Tumbaya (desaparecido) que se estaba afeitando. “Entonces, entró un guardiacárcel y le dijo a Toconás:“vamos, vamos, no hace falta afeitarse para lo que les van a hacer”.

En el grupo de presos que estaban siendo trasladados, pudo reconocer a los jóvenes de Tumbaya, Elías Toconás, Paulino y Crescente Galeán, Rosa Santos Mamaní y Rosalino Ríos, todos actualmente detenidos desaparecidos. Según el testigo, “fueron desviados, llevados para otro lado No supimos más nada de ellos”.

Mecchia señaló que “los chicos de Tumbaya estaban desorientados, angustiados, porque estaban acusados de cosas que desconocían” y señaló que la presencia de Bulgheroni y Braga los atemorizaba.

El testigo señaló que los chicos de Tumbaya –la mayoría de ellos afiliados al Partido Comunista- comentaban que cuando detuvieron a Elías Toconás, le encontraron una escopeta. “A partir de entonces, comenzó la persecución a la gente del PC, los fueron agarrando y acusando de guerrilleros”.

Recordó Mecchia a estos jóvenes como “tímidos, tenían una enorme desazón por estar enredados y se sentían avergonzados por estar en la policía”.

Esa noche del 15 de diciembre de 1976, Mecchia,  Ricardo Ovando, Blanco, Vega, Luis y Rubén Sanabria, Patricio Vidal Lazarte y Santiago Abán, fueron introducidos en las celdas del celular. En ese contexto, los presos relataron que habían visto a Jaig, Bulgheroni y Braga. El automóvil recorrió un tramo y se detuvo: Varias horas después uno de los presos solicitó un baño y entonces les permitieron descender. Estaban en el Aeropuerto El Cadillal rodeados de militares armados. Poco, después fueron subidos nuevamente al celular y en la noche regresados a la cárcel de Gorriti.

El 16 de diciembre se repitió un operativo similar. Para la Navidad de ese año –relató Mecchia- ya no estaban en la cárcel Jorge Weisz, Carlos Patrignani y pocos días más tarde también desaparecería Reynaldo Aragón.

Otros recuerdos

Mecchia conocía que Antonio Orlando Vargas – imputado en las causas Bazán y Aredez- era el encargado de la cárcel, porque los presos así lo señalaban.

Recordó un episodio en la cárcel: a mediados del 77, cuando estaba en su camastro de la celda. “Se abrió la puerta, me incorporé y ví en la puerta a 2 o 3 militares”. Posteriormente, por comentarios  de otros presos, supo que entre ellos estaba Braga.

Vio también en el Pabellón 3 de la cárcel de Gorriti a Horacio “El Negro” Vale. “Una vez volvió golpeado, lo habían picaneado dijo y mencionó como responsable de eso a un agente penitenciario de apellido Zárate” relató Mecchia. También vio a otros presos torturados como Renato Colautti y destacó que uno de los lugares de castigo era el famoso “chancho”, al que todos temían, porque era un lugar de tormentos.

Mecchia pudo ver también a Armando Tilca Barreix (detenido desaparecido). Recordó que “él se consideraba un hombre muerto” dijo y detalló que cuando Tilca es retirado de su celda, al pasar por la de Mecchia se despidió diciéndole: “Chau Juan, me sacan”.

Narró el testigo la sensación de indefensión y de incertidumbre permanente que vivían los presos. “No sabíamos cuando, ni a qué hora nos llevaban. Cualquier ruido nos daba miedo, porque no sabíamos a donde nos iban a llevar, ni que nos depararía después”. Entre el personal carcelario que más hostigaba a los presos mencionó a Lacsi, Zárate, Aguaysol y Gutiérrez, quienes les decían a los detenidos que estaban a cargo del Ejército, lo cual reforzaba el temor a Bulgheroni y Braga.

Al ser consultado sobre Weisz y Patrignani recordó que los vió “íntegros” y detalló una conversación con Weisz a propósito del nacimiento de su hija. “Se llama Libertad” le contó.

Además, Mecchia señaló que en la celda contigua a la suya se encontraba Narciso Santiesteban, una de las víctimas, de la causa Aragón, detenida desaparecida. Santiesteban prestaba servicios en la policía de San Pedro. “Era muy tímido y callado, estaba compungido” recordó Mecchia quien destacó que Santiesteban se había identificado como policía, lo cual generaba algún recelo en el resto de los presos. “Sabíamos también que había pertenecido a la JP de San Pedro. Pero el no se quería mezclar con nosotros para que se le aliviane la situación” manifestó el testigo.

“Estábamos privados de todo”

El segundo y último testigo de la audiencia fue Pablo Roberto Lacsi quien describió su situación de detención desde la localidad de Tumbaya pasando por Volcán, luego Humahuaca, la central de policía y el penal de Gorriti de San Salvador de Jujuy donde en cada lugar permaneció por el lapso de 15 días recordaba el testigo.

“En Volcán me pegaron, en Humahuaca me torturaron, estábamos vendados y esposados, conmigo estuvieron Ríos, Mamaní, Flores, Ávalos. En la central también nos torturaron, el Comisario Jaig nos tiraba al piso y nos preguntaba en qué andábamos, estábamos privados de todo, no podíamos hablar, hacíamos el recreo en el polideportivo del penal pero separados de uno en uno”.

Luego relató que personal de la Policía provincial, Servicio Penitenciario y Ejército lo llevaron al aeropuerto en un móvil del servicio penitenciario y que allí vió a Remigio Guerra y José Aban.

La próxima audiencia será el 13 de septiembre.