Testigo señaló a militares represores que indagaban a detenidos

Jujuy al día® – Los represores Mariano Rafael Braga y José Eduardo Bulgheroni tuvieron injerencia en la cárcel de barrio Gorriti de Jujuy, donde indagaban a detenidos durante la dictadura militar, según relató ayer un testigo en la causa “Aredes, Luis y otros” en el juicio que se sigue por delitos de lesa humanidad.

En la causa Aredez está imputado Luciano Benjamín Menéndez, condenado en otros juicios, y el director del Penal de Jujuy en la dictadura, Antonio Vargas, con el cargo de partícipe necesario de los delitos de privación ilegítima de la libertad calificada.  El testigo Felipe Noguera dijo que tanto Braga como Bulgheroni lo indagaron a “cara descubierta” en una oficina de la cárcel preguntándole por compañeros de la Juventud Peronista y le pedían que diera nombres para poder “salvar su vida”.

Entre los visitantes al presidio, relató Noguera, estaba el entonces obispo de Jujuy, José Miguel Medina, a quien le preguntó en una oportunidad por Jorge Turk, detenido desaparecido.

El religioso le respondió que “había sido juzgado y fusilado y que a nosotros nos iba a pasar los mismo”.

Noguera había sido detenido el 6 de abril de 1976, pero antes ya fue preso por militar en la JP pintando las paredes por la policía provincial en julio de 1974 y otra el 6 de noviembre del mismo año por la Policía Federal, en cuyas dependencia fue torturado por un suboficial de apellido Fuenzalida, en presencia del jefe de la delegación Jujuy de la fuerza, el comisario Esteban Fernández.

“Les vi la cara porque se me cayó la venda y no me habían puesto la luz adelante” para ocultarse en las sombras recordó, lo mismo que al oficial que identificó como Rodríguez Mendoza.

Después del golpe de 1976 fue levantado en la calle y llevado al Comando Radioeléctrico de la policía provincial, donde lo indagaron el represor Ernesto Jaig, nombrado reiteradas veces en el juicio y el oficial Julio Rodríguez, quien llegó a ocupar posteriormente el cargo de sub jefe de la policía provincial.

En la cárcel de Gorriti vio a detenidos de El Aguilar y Ledesma, entre ellos a Luis Aredez, desaparecido desde el 13 de mayo de 1977, cuando su coche fue interceptado por tres desconocidos que lo secuestraron sobre la ruta nacional 34 cuando retornaba del hospital de Fraile Pintado a su casa y jamás se supo de él.

También vio a Luis Bueno, Antonio Filliu, Claudio Gaínza y Carlos Melián, que integran la causa Aredez.

Noguera fue llevado del penal de Jujuy a la Unidad 9 de la Plata junto con Aredez, Armando Talca y el “Loco” Bravo, entre otros, “marcados” por rebeldes, recibiendo brutales castigos en el avión que los cambió de destino.

Formó parte del grupo de “traslados” cuando subían a 12 0 15 detenidos en un avión como “garantía” que a los jefes militares en operativos no les iba a pasar nada “y si les pasaba, moríamos”.

Así lo llevaron al penal de Sierra Chica, al igual que en los campos de concentración como La Perla y la Rivera, desde donde lo sacaron para mostrar, junto a otros detenidos que “estaban levantando los campos de concentración” ante la Cruz Roja Internacional que había llegado al país.

De vuelta a Sierra Chica, Noguera fue liberado el 26 de mayo de 1978.

Otro de los declarantes en la jornada de hoy fue Santiago José Abán, a quien el 27 de octubre de 1976, siendo estudiante, sacaron detenido de la Escuela Técnica de la localidad quebradeña de Maimará por estar afiliado al Partido Comunista, y estuvo en la cárcel de Jujuy hasta el 17 de julio de 1977.

Abán está vinculado como testigo propuesto por la fiscalía a la causa “Galean, Paulino y otros” y contó al Tribunal Oral Federal (TOF2) que vio en la cárcel a Crecente Galean, Rosa Mamaní, José Flores, entre otros.

En la causa Galean está imputado Bulgheroni como partícipe necesario de la privación ilegítima de la libertad, torturas y homicidio agravado por alevosía.