14° Jornada del primer juicio por delitos de Lesa Humanidad

[pullquote]Dos testigos que abarcaron causas diferentes y uno que enmarco impunidad y horror[/pullquote]

Jujuy al día® – “ALGUNOS DE GANA  Y OTROS NO SE POR QUE”, tal vez esta frase defina el testimonio de EMILIO AVALOS, con la que explica las razones de encarcelamiento propias y de sus compañeros circunstanciales.  Puneño,  por razones de trabajo vivia  en Tumbaya donde fue secuestrado por la Policía de la Provincia, golpeado,  finalmente trasladado hasta el Penal de Villa Gorriti  pasando antes por diferentes comisarías.  Su recuerdo es difuso, aunque con certeza menciona haber visto  a pobladores de Tumbaya como “Mamani, Ramos, Guerra, Lacsi”. Sabe por comentarios  que Galean también estaba pero él no lo vio. En una “casita” que ubica dentro del Penal, dice haber visto a un hombre vendado, esposado y torturado; no lo conocía. Nunca supo que quiere decir subversivo. Lo liberaron después de “7 u 8” meses. Algunos datos importantes los anoto, serán aportara al Tribunal para contribuir con más detalle a su testimonio.

OLGA NOEMI TELL, (declaró en el contexto de las causas Aredez y Aragón) pudo hablar  de su padre MAXIMO ALBERTO TELL, Secretario General de FOETRA quien junto a su pareja TERESITA SARRICA, todavía permanecen desaparecidos desde el  13 de mayo de 1.977. Marco el comportamiento llamativo del abogado de ENTEL, Dr. Conesa Mones Ruiz quien después de preparar un Habeas Corpus no lo presento por ello en ocasión de reclamárselo, el abogado le dijo que  “Haig (Ernesto) se abatato y lo mato”. La vigilancia que tuvo la familia era tal, que hasta en las misas que oficiaban a nombre de su padre había policía, pero no les estaba permitido publicar en el diario la invitación. A través de las preguntas de la fiscalía, recordó que recibió llamados de un hombre que se daba a conocer como Lescano que la citaba al B° 23 de Agosto donde le entregaría información de su padre. Nunca se animo a concretar el encuentro. Respecto a “Cachirichi” Herrera, supo por  comentarios, que era el ejecutor en el RIM 20. En 1976 fue detenido y el Cnel. Carlos Bulacios le da la libertad y en ese punto recuerda que en una de las  entrevistas con el militar, encontraron a Jefes de ENTEL en su oficina.

El último testimonio  fue ELADIO MERCADO, empleado en la morgue del Hospital. Esto le permitió ser testigo de la desaparición de cadáveres en diferentes escenarios de la ciudad. Una noche en La que personal de Policía de la Provincia fu a su casa” a pedir que colabore a trasladar un cadáver a Yala” por curiosidad compartida con la Monja Superiora, siguieron al furgón azul y apostados a varios metros, observaron como lo enterraban en una fosa. Otro recuerdo fue el del cadáver de una señora con un “abrigo a cuadros con botones marrones lleno de barro como NN”. Fue a la Policía a averiguar su identidad y allí un oficial le marco claramente que “esas cosas no le incumben”.  Después del ’83, se fueron descubriendo algunos rastros del horror, y encontraron el cadáver de esa señora que supo  “era Scurta” (Dominga Álvarez de). Otro de sus recuerdos fueron las” tres zanjas grandes en El Chingo” o “con permiso del Juez, el Director (del Hospital) hacia llevar los cadáveres al Cucho, ya no había mas lugar en el Hospital”. La curiosidad parece una característica de Eladio Mercado. No entendía como ocurrían las hechos ya que se hablaba de guerrilleros “pero esos no eran guerrilleros” concluye.

La próxima audiencia se realizara el jueves 30 a partir de las 08.30.