¿Qué pasaría si Clarín dejara de “mentir” por 6 meses?

La mentira es un concepto que ha tenido a lo largo de la historia diversos tratamientos. Se han ocupado de ella la filosofía, la psicología, la sociología, la estadística, etc. Desde la filosofía, Platón, admitía que se puede permitir una mentira a veces, por ejemplo que, en función de las circunstancias, era admisible una mentira cuando se protegía a alguien de algún opresor, esta se llamó la “mentira noble”. Para Aristóteles, San Agustín y Kant mentir siempre era inadmisible.

Desde la psicología nadie ha podido definirla como una patología absoluta, excepto en el caso de la mitomanía (Tendencia morbosa a desfigurar, engrandeciendo la realidad de lo que se dice e incluso a sí mismo).

Para la sociología la mentira se identifica como una suerte de infracción de la buena fe constitutiva del vínculo social. Es por ello que ante la revelación de la existencia de una mentira se obtiene inmediatamente más verdad. Por ejemplo, ante la reacción generada entre el electorado por el político mentiroso su partido ofrece mayor transparencia.

La estadística en sí misma, al ser una ciencia, no configura una mentira, aunque puede caer en falsedades por el sólo hecho de ser ciencia. Tal vez la mentira pueda encontrarse expresada no por la estadística sino por los estadísticos que realizan la presentación de datos pues hay formas de decir con el resultado de un trabajo probabilístico. Por ejemplo puedo decir que si encuestan a dos personas y le preguntan que comió y uno le responde que 2 pollos y el otro ninguno, para la presentación del estadístico habrán comido un pollo cada uno.

Como más arriba se dice, la mentira estuvo presente en todos los tiempos, en todas la sociedades y fue estudiada por cada disciplina, por cada ciencia y en cada uno de ellas halló, sino la respuesta, si una explicación. Lo importante para nosotros es develar que es una mentira, cuando se miente, que categoría tiene tal o cual mentira. ¿Mentir es igual a tergiversar? ¿Mentir es crear un determinado clima a través de una insistente repetición de algunos hechos que efectivamente ocurren?

Este no pretende ser un ensayo sobre la mentira, sólo se busca darle un contexto, un marco a la pregunta expresada en el título ¿Qué pasaría si Clarín no “mintiera” durante 6 meses?

El porqué de esta pregunta se apoya en el discurso de propios y ajenos, los que aseguran que Clarín miente, ahora ¿En que miente Clarín, cuando miente?

Para tratar de obtener una respuesta al planteo, lo mejor sería hacer un ejercicio práctico y enumerar algunos de los conceptos que son sujetos a no ser publicados o tergiversados y que tendrían una resolución tal como:

1 – Si clarín no mintiera sobre la inflación publicando los datos que entregan mes a mes las consultoras privadas a los diputados y sólo lo hiciera con los que da el INDEC ¿Quién diría que hay inflación?

2 – Si Clarín no mintiera publicando cada hecho delictivo que ocurre en el país y se dedicara a anunciar sólo los datos que emana el Ministerio de Seguridad ¿Quién creería que hay una creciente inseguridad?

3 – Si Clarín no mintiera publicando datos tendenciosos sobre el decrecimiento económico de país y sólo hiciera caso de los informes que la UIA y el INDEC publican ¿Quién creería que hay una desaceleración de la economía?

4 – Si clarín no mintiera sobre supuestos casos de corrupción en el gobierno de turno, haciendo escarnio de probos funcionarios ¿Quién podría decir que existe corrupción alguna?

5 – Si Clarín no mintiera sobre la absoluta falta de inversión en la Argentina ¿Quién se daría cuenta de que las empresas dejaron de comprar maquinarias para aumentar la producción y en consecuencia crear más puestos de trabajo?

6 – Si Clarín no mintiera sobre los costos de la canasta alimentaria ¿Quién se daría cuenta de que con 23 pesos por día no se puede alimentar a una familia de 4 componentes?

7 – Si Clarín no mintiera sobre los desencuentros políticos entre propios y ajenos ¿Quién se animaría a pensar que hay serios problemas entre el gobierno nacional y algunos gobernadores?

8 – Si Clarín no mintiera sobre avances de un poder sobre otro ¿Quién podría pensar que los legisladores y los jueces tienen las manos atadas?

9 – Si Clarín no mintiera sobre los controles al tipo de cambio ¿Quién advertiría que comprar dólares es un improbable?

10 – Si Clarín no mintiera que cierta agrupación política intenta crear grupos militantes entre los presos y los chicos de primaria y secundaria, agregando además que cierto senador promueve la posibilidad de que chicos desde 16 años puedan votar ¿Quién podría pensar que eso pueda estar pasando?

En fin, la conclusión sería que si la mentira no estuviera enraizada en la línea editorial de Clarín tal vez algunos o todos los lectores de ese diario podrían aspirar a informarse con veracidad y, como si fuera poco, no crearía falsas realidades para consumo de los argentinos.

Por último quisiera retomar la conceptualización de la psicología sobre el mitómano para referirme a quienes aseguran que Clarín miente. Como se dijo, el mitómano es alguien que suele desfigurar y engrandecer la realidad, es decir si algo no está bien, pero le conviene, lo desfigura y engrandece para que otros puedan interpretar lo mismo, percibir lo mismo. ¿Este será el caso de Clarín o le viene otro nombre o persona a la mente?

Lo que tiene que quedar claro es que la mentira se produce también cuando existen varias explicaciones razonables para un mismo hecho y uno escoge la que satisface a su gusto, e insiste sobre la misma, aunque se justifique con que mucha gente lo hace, estableciendo así que es posible mentir sin ser un mentiroso.

Entonces, insisto, ¿Qué pasaría si Clarín dejara de “mentir” por 6 meses?

Mark Twain alguna vez dijo que “La gran diferencia entre un gato y un mentiroso es que el gato tiene siete vidas”.

Lic. Hugo Rubén Calvó

Director de Jujuy al día®