Fuerte reclamo de ATE Jujuy al gobierno provincial

Jujuy al día® – A través del comunicado de fecha 10 de Agosto de 2012, el gobierno de la provincia de Jujuy reconoció expresamente su intención de no cambiar ni las condiciones laborales ni las salariales de los trabajadores del Estado; manteniendo a los mismos en la actual situación de precariedad, con salarios insuficientes para una vida digna e hipotecando su futuro al privarlos de una jubilación digna.

Según manifestaron desde ATE Jujuy a través de un comunicado de prensa, el gobierno no solamente ha clausurado en forma unilateral la negociación salarial, sino que también pretende responsabilizar del fracaso de su política económica a los trabajadores que ejercen el derecho de huelga.

El Gobierno dice haber “…cumplido con los compromisos salariales y laborales…”, sin embargo está a la vista que:

-Si hubiera cumplido con el acuerdo del piso salarial, en este momento debería ser éste de $3.000. En septiembre del año 2011 el Gobierno no cumplió con elevar el piso salarial a $2.300, y desde allí viene el desfasaje con el cual el Gobierno basó su negociación sobre los

$ 2300 en marzo de este año.

-Si hubiera cumplido con el compromiso de regularización progresiva de los trabajadores de reordenamiento, en Junio tendrían que haber pasado 850 trabajadores a contrato de servicio. Y cada 6 meses cumplir con la progresividad.

-Si hubiera cumplido con el compromiso asumido con los trabajadores del Banco de Acción Social (tragamonedas y casino) no seguiría haciendo suscribir contratos temporales de locación de servicios a trabajadores con más de 20 años de antigüedad.

-Si hubiera cumplido, los trabajadores de diferentes reparticiones y sectores de la administración pública de Quebrada y Puna estarían cobrando zona desfavorable.

-Si hubiera cumplido, los capacitadores laborales frente a alumnos estarían con su situación regularizada y no como actualmente pasa que no les reconocen antigüedad, aguinaldo; título; incentivo docente, salario familiar, etc.

-Si hubiera cumplido, en general, debería haber propuestas concretas para solucionar los reclamos referidos a recategorización, reconocimiento de tarea insalubre, 82 % móvil, pago de asignación por hijo sin discriminación, blanqueo de todos los trabajadores (provinciales y municipales).

En definitiva, si el gobierno hubiera cumplido, hoy los trabajadores no estarían impulsando medidas de fuerza para reclamar por estos incumplimientos.

El Gobierno exige a los trabajadores austeridad. ¿Qué mas austeridad quiere que tengamos con salarios inferiores a la canasta familiar? ¿O le pide austeridad a trabajadores municipales con $150 a $300 o $400? ¿Qué previsibilidad y racionalidad nos pide a los trabajadores cuando en una provincia productora de azúcar el kilo vale $7, la leche vale más de $5, y el kilo de pan aumentó a $14?, sin contar la carne, el aceite, la educación, el transporte, los impuestos, salud, etc.

El Gobierno dice perseguir la regularidad del circuito económico, a lo que le preguntamos ¿Dónde cree que el trabajador invierte su mísero salario, si no es en la provincia y para poder subsistir?

En este marco de austeridad que nos pide, ¿que dejamos de hacer?, ¿dejamos de alimentarnos, de vestirnos, de educar a nuestros hijos, de tener salud, de aspirar a una vivienda digna?.

Llama la atención que el Gobierno diga respetar las reivindicaciones, mientras pide informes sobre quienes adhieren a las medidas de fuerza y quienes están sindicalizados, que son derechos constitucionales y están enmarcados en tratados Internacionales y en convenios con la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

En vez de intimidar, perseguir o tomar represalias, los funcionarios y el Gobernador deberían abocarse a dar respuesta a las aspiraciones que dicen escuchar y respetar.