Décima audiencia: “Señores jueces queremos justicia expresaron los ex mineros de El Aguilar que declararon hoy”

Jujuy al día® – Otra audiencia que marco el dolor y sufrimiento que vivieron las víctimas testigos ex mineros dela Compañía Mina Aguilar, los relatos y los recuerdos que suplican  justicia a 36 años del accionar de las fuerzas represivas en Jujuy en complicidad con la empresa minera a cuatro mil metros del nivel del mar, a Km de la capital jujeña.

El debate se abrió con el testimonio de Santiago Quispe por video conferencia desde el Tribunal Oral de Salta. El testigo, ex minero Quispe fue detenido el 24 de marzo de 1976. “Quiero la verdad, que se haga justicia” así inició su relato ante el Tribunal Oral Federal de Jujuy.

Fue detenido en su domicilio enEl Aguilara las 14,30 por policías de civil que le dijeron que el comisario quería hablar con él, que quería hacerle una pregunta. No le presentó orden de detención. Salió de su casa y a metros, dos gendarmes con armas levantadas le dijeron: ”tenemos ordenes de disparar”.

Recordó que antes de subir a la camioneta tropezó, pensaron que quería disparar y lo apuntaron los gendarmes. Al otro día a las 9 los trasladan aLa Quiaca. Eltraslado fue en vehículo dela Compañía El Aguilarconducido por gendarmes. En el trayecto, Quispe escuchó que los gendarmes hablaban por radio y decían: “tienen que ir a Tucumán, hay que llevarlos al playón de fusilamiento”.

Llegaron a San Salvador de Jujuy, al  RIM 20: “Nos bajaron y llevaron a un paredón, vendados y manos atadas, hicieron un simulacro de fusilamiento, estuvimos una hora en el paredón”, relató. Luego por la noche los llevaron al Servicio Penitenciario de Gorriti. “Nos dieron un calabozo donde teníamos que estar parados, lo llamaban “La gotita”. Porque caía una gotita, y al otro día tenia hasta la rodilla el agua”.

En la cárcel pudo ver a Bazán, Aredes, Snopek, Moises, Guzmán, Bejarano, Rodríguez, Frías y varios compañeros, también habían detenidos de Ledesma como Filliu, de San Pedro. Quispe sostuvo “fueron  tres meses bastante duros”.

En el penal fue interrogado por “gente de civil”.  “Me sacaban a la noche, me preguntaban por la huelga del73”(el Aguilarazo). Le mostraban fotos dela huelga. Eneste sentido el testigo dijo “la empresa me denuncio por eso”.  Quispe no pertenecía a la comisión directiva del sindicato, era afiliado. Destacó que hizo de delegado pero no había sido nombrado. “Me hicieron todos los cargos como a los dirigentes. Me gustaba el gremio”, expresó. Había participado de reuniones por paritarias y también en la discusión del sábado inglés, recordó.

Durante su detención recordó que: ”un día, Monseñor Medina, ofició una misa, nos  confesó, y le conté”. Al otro día me llamaron porla confesión. Alingresar al penal estuvo incomunicado como relataron varios testigos anteriores. A su familia volvió a verla después de dos meses.

“Usted pisó un charco”

El 6 de agosto lo liberaron. “Me presente a las 24 horas ante el Coronel Bulacio. Me saco una carpeta, sabían todo. Me dijo: “Ud. no tiene que volver más. Le doy 24 horas para que se vaya de la provincia”. Quispe le dijo cómo iba a trabajar después de la detención a lo que Bulacio le dijo “usted tiene los zapatos limpios pisa un charco, que hace? Los limpia y sigue”.

La empresa le dio un certificado de trabajo y Quispe abandonó todo. Se fue a Salta a trabajar y no pudo.  Relató que se presentó por un trabajo y reunía las condiciones para la tarea que necesitabala empresa. Perouna de las personas abrió un cajón y saco una lista y le dijo pero usted era gremialista”. A pesar que le dijo que no, le dio la pauta que estaba “marcado”.

El certificado que recibió de la empresa decía “retiro voluntario” se lo entregaron en las oficinas de la empresa en la capital jujeña. Quispe afirmo que “lo debe tener aún entre sus papeles”

Ante las preguntas de la fiscalía sobre hechos de violencia en el Penal, Quispe recordó que el Dr. Aredez lo sacaron –de la celda- escuche gritos”, dijo. “Uno se acostumbraba a los gritos, sentí gritos de una mujer. A los 3 días nos enteramos que por el diario alguien leyó que se había querido fugar”.

Otro testimonio más que marca el miedo instalado en la sociedad para denunciar estas detenciones ilegales.

“Bazán era mi compañero, era muy leal”

El segundo testigo que declaró en la audiencia de hoy fue Ángel Rozo, ex minero de avanzada edad, con mas de 80 años y con toda su voluntad brindó su testimonio con la esperanza de que se haga justicia y conocer la verdad.

Rozo fue detenido el 24 de marzo de1976 alas 7,30 de la mañana cuando se preparaba para ir a trabajar. “Abrí la puerta de mi domicilio me encuentro con dos gendarmes. Me agarran y me dicen que los acompañe”.

Rozo era capataz dela Compañía Aguilary tenía a su cargo las llaves, y por la situación entrego las llaves ala gendarmería. Fuellevado al destacamento dela policía El Aguilary allí encontró a Bejarano, Cruz, Guzmán y llego también su señora que trabajaba en el establecimiento minero y estaba haciendo horas extras. “Nos subieron a una rural de la compañía y los trasladaron a La Quiaca a Gendarmería. Luego fueron trasladados a Jujuy y llegaron a las 1.30 de la madrugada al RIM20”.

Luego son trasladados al Penal de Gorriti, lo llevaron al pabellón 1 y se encontró con Moisés, Snopek, Izzeta, entre otros. Varios días estuvo incomunicado, sin recibir comida, sin saber de su familia.

“Me llevaron a una oficina me preguntaron por Avelino Bazán “era mi compañero de trabajo, muy leal”, relató con mucho sentimiento por la desaparición de Bazán.

En otra parte de su relato dijo que en el servicio penitenciario estaba Vargas y Borges Do Canto “quien fue el que ordeno nuestra detención enEl Aguilara 30 compañeros, yo quede en Gorriti y a otros los llevaron a La Plata, tirados y maniatados en un avión”, describió.

¿Qué le hicieron a Bazán?

Fue liberado el 6 de agosto, “pasaron dos  años de mi libertad condicional, no salía por miedo, susto, en la esquina de mi casa estaba parado un personal de investigaciones”, contó que luego caminando porla calle Patricias Argentinaslo vió a Bazán, y le dijo: hola petizo como andas!, a lo que Bazán respondió: “negro, andate y no hables mas porque estoy vigilado. Desde ese día no volví a ver nunca mas a Bazán”.

Rozo se quebró pidiendo justicia al tribunal “Señor pido que se haga justicia, porque Bazán no puede desaparecer asi, ¿qué le hicieron a Bazán?”.

Luego continuó relatando la detención de su esposa, quien fue la única mujer detenida en este operativo enEl Aguilar, “los causantes de este operativo no pensaron que tenia tres hijos, una estudiando en Córdoba y dos hijos enEl Aguilarabandonados, y gracias a la voluntad de mis compañeros, amigos los salvaron”, relató con el dolor la impotencia frente a la injusticia que vivió.

“En la cárcel nos dejaron 20 días con la misma ropa de trabajo de la compañía, sin poder higienizarnos”. Las autoridades del penitenciario no dejaban entrar nada.

Rozo no pertenecía a la comisión directiva del sindicato deEl Aguilar, su esposa  Marcelina Guzmán de Rozo y su cuñado Efren Guzmán sí pertenecían a la entidad gremial.

Destierro, desarraigo

Después de su libertad “no volví mas ael Aguilar, porque gendarmería nos dijo que no teníamos entrada”, sostuvo.

Luego Rozo relato que cuando pidió a la empresa la cesación de trabajo, ya que tenia 30 años de servicio, figuraba que “había renunciado”. Después  al buscar  para trámites ese certificado le salía que” había  cobrado la indeminización graciable”, que “no cobramos “, dijo.

Así también su esposa estuvo detenida 20 días, y cuando salió en libertad el comandante Borges Do Canto “la obligó a renunciar a la empresa, después de 25 años de servicio”, relató.

Ante las preguntas de la Fiscalía sobre si había visto a Vargas en el Penal, contesto que “a Vargas lo oí nombrar, eran cobardes, nunca mostraban la cara”, sentenció.

“Me trataron peor que a un asesino y yo solo era un trabajador”

En tercer lugar declaró Luis Ramón Romiti, también obrero dela Mina El Aguilar, quien contó el circuito de detención que los testigos anteriores explicaron, desde su lugar de trabajo lo llevaron al destacamento de Gendarmería que se encontraba dentro de los predios de MinaEl Aguilar, de ahí a La Quiaca, luego ala Policía Federal, y finalmente al RIM 20 y de allí al Penal de Gorriti.

Romiti describió las condiciones inhumanas de detención, no les daban de comer, no les daban agua: “No podía dormir, no podía hablar con nadie, me trataron peor que a un asesino y yo solo era un trabajador”. Romiti era delegado del Sindicato de Obreros de Mina El Aguilar.

“Me hicieron mucho mal, yo no sabía por qué estaba ahí, me preguntaron si era terrorista, o del ERP, si conocía a Bazán, me querían hacer firmar una declaración ya escrita acusando a Bazán, y yo no firmé”.

“Me pregunto ¿por qué me hicieron esto?, si yo era un minero, trabajaba en el socavón”. Contó que durante su detención en el penal de Gorriti un obispo “me dijo que diga que soy terrorista”.

Justicia Señor Juez, Justicia

Por último brindó su testimonio Demetrio Mendoza, que era delegado dela Seccional Hospitaldela Mina El Aguilar, donde lo detienen gendarmes quienes le atan las manos con alambre, de allí lo llevan a La Quiaca donde estuvieron, junto a otros detenidos, toda la noche en el techo del escuadrón. Al otro día lo llevan al RIM 20, y al día siguiente al Penal de Gorriti. Recuperó la libertad a los 6 meses.

“A mi familia le tiraron las cosas, y los llevaron a San Pedro. Me gustaría saber qué daño hice yo y mis compañeros para que nos den ese trato. Quisiera ver justicia, Sr Juez, justicia”.

Continuó relatando que lo trasladaron hasta La Quiaca en vehículos dela Empresa Mina ElAguilar, y que cuando fue interrogado en el penal de Gorriti lo querían obligar a firmar una declaración que lo vinculaba con el comunismo “eso era falso, eso no era real, se refería a mi y a mis compañeros, y me preguntaban de Bazán, pero a él yo no lo conocía”. Expresó que los primeros meses de detención fueron terribles para él.

Agregó que luego de la detención “Perdí todo. Hay compañeros que perdieron a su familia a raíz de todos estos atropellos, pido justicia, quisiera saber quienes son los responsables, yo nunca hice daño a la empresa”.

Las escalas sociales enla empresa El Aguilar

“Mina Aguilar tiene particularidades en cómo se trabaja, cómo se vive y cómo se convive” explicó que dentro de la mina habían distintos sectores, uno que pertenecía a los ingenieros, otro de los administrativos y otro, abajo, que pertenecía a los obreros. Respecto a una consulta por parte de la fiscalía sobre el Sub-Alférez Gómez, Mendoza dijo lo vió en la zona donde residían los ingenieros, y también: “Lo ví en La Quiaca, cuando nos detienen, creo que el vino con nosotros hasta el RIM20”.

La audiencia finalizó con el rechazo por parte del tribunal a las quejas sobre las condiciones de salud del imputadoAntonio Vargas, que se encuentra en el hospital de la cárcel de Ezeiza internado, y que fueran expuestas en su oportunidad por el defensor y se libró un oficio para que se remitan los informes acerca de la salud del imputado Vargas a quien se vió de muy buen semblante por video conferencia, estaba sentado y por momentos recostado con sus manos detrás de la cabeza escuchando atentamente la audiencia.

La próxima audiencia será el jueves próximo a las 9 hs, donde declararán 6 testigos dela Causa Bazán.