Desde el CEDEMS sostiene que aproximadamente la mitad de la planta docente de Jujuy padece el “síndrome del quemado”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el Secretario Adjunto del CEDEMS, Roberto Argañaraz se refirió a la cantidad de docentes del nivel medio que atraviesan o sufren los síntomas del “síndrome del quemado” y cómo afecta esto no solo a los docentes sino también a la calidad educativa de Jujuy.

El “burn out” o el “síndrome del quemado” es un padecimiento que, a grandes rasgos, consiste en una respuesta prolongada del estrés en el organismo ante los factores emocionales e interpersonales que se presentan en el trabajo.

A los propios síntomas del estrés a nivel corporal se suman múltiples molestias, tales como: insomnio, dolor de cabeza, mareos, dolores musculares, trastornos digestivos, infecciones, manchas o afecciones en la piel, trastornos respiratorios y circulatorios o digestivos (variaciones en el peso).

Este síndrome no se encuentra reconocido en el Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales de Asociación Americana de Psiquiatría  aunque si es mencionado brevemente en la clasificación internacional de enfermedades.

En nuestro país, un equipo de psiquiatras está impulsando un proyecto para que la Organización Mundial de la Salud la reconozca, y según las estadísticas mundiales a las cuales no escapa la Argentina, ya lo padecen uno de cada tres profesionales, afectando mayormente a médicos y docentes.

Respecto a esto, Roberto Argañaraz comentó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “en el gremio vemos la gran cantidad de docentes que están en tratamiento por estrés, por trastornos psicofísico a raíz de los problemas que se suscitan a lo largo de los años que tuvieron frente a alumnos”, y agregó que “por estas cuestiones no reciben asistencia especial por parte del estado si no que deben hacer consultas particulares y todo esto a generado que haya muchas solicitudes de funciones pasivas o traslados transitorios a lugares que no sean frente a alumnos”.

Al referirse a la cantidad de docentes que padecen síntomas relacionados a este síndrome, el Secretario Adjunto del CEDEMS manifestó que “hay un trabajo que fue realizado por una cátedra del Instituto Formación Docente ‘José Eugenio Tello’, y las conclusiones que alcanzó el mismo habla de un porcentaje aproximado de entre un 40 a un 50% de docentes que sienten los síntomas característicos de este síndrome en nuestra provincia”.

Además señaló que “esto se debe a que en estos últimos tiempos ha habido grandes cambios en estas nuevas generaciones, en especial en los alumnos, donde el docente debe adecuarse a esos cambios y presiones, e incide en la salud del docente que está frente de alumnos tanto de los niveles inicial, primario y del nivel medio, porque es muy desgastante esta situación”.

“Estamos seguros que se debe a este tipo de prestación de servicio en condiciones diferentes a las que acontecían hace tiempo, donde antes el docente se debía jubilar con 25 años de servicio, porque era el tiempo que se creía conveniente para la prestación óptima de ese trabajo, hoy en día con mayor razón, se debería volver a esa aplicación”, sostuvo.

En relación a los efectos y repercusiones en la calidad educativa, por tener docentes que ya “han quemado sus motores”, el gremialista mencionó que “esto tiene una gran incidencia en la calidad de la educación que imparte un docente que no está en el 100% de sus facultades físicas ni psicológicas. Un docente que no está en condiciones de prestar sus servicios como corresponde trae consecuencias afectado la calidad de la educación”.

Argañaraz dijo que “ya se comenzó a hablar de este tema con el Ministerio, pero lleva un tiempo implementar alguna normativa al respecto. A nuestro gremio le preocupa demasiado esta situación y estamos analizando la manera en que se va a abordar esta temática, viendo la forma como enmarcar nuestro trabajo como una tarea insalubre, en razón de los problemas que acarrea en la salud de los docentes, y que esto se acumula con el transcurso de los años”, concluyó.