Sostienen que el nivel de discriminación y estigma que hay en la provincia de Jujuy con respecto a los pacientes con VIH “es altísimo”

[pullquote]Además denuncian que en las guardias de los hospitales de Jujuy discriminan a pacientes con VIH y los derivan automáticamente a la Unidad de Infectología[/pullquote]

Jujuy al día® – En diálogo con nuestro medio, el Jefe de la Unidad de Infectología y VIH del Hospital San Roque, Raúl Román, y el coordinador de la Asociación Civil AYNI, Ricardo Ruiz, criticaron con dureza a la discriminación que sufren los pacientes con VIH, sobre todo en los hospitales de nuestra provincia. Además ambos se refirieron a las estrategias en torno a generar conciencia en una persona infectada y de su responsabilidad en la comunicación, sobre todo a su pareja.

Ricardo Ruiz, coordinador de la Asociación Civil AYNI, se refirió en diálogo con JUJUY AL DÍA® a la responsabilidad que tienen los pacientes con VIH de informar sobre su enfermedad manifestando que “la responsabilidad está en cada uno. Por ley no podemos obligar a ningún paciente de informar de su serologia positiva, por eso realizamos el acompañamiento con el gabinete psicológico para que él pueda asimilar primero la enfermedad, y luego poder transmitirlo a su contexto familiar. Debemos explicarles qué es el VIH, explicarles las medidas de seguridad, aconsejarle dentro de lo posible como dar la información a su familia para que ella haga el acompañamiento, sino, una de las patas de sostén del paciente estaría faltando”.

Además señaló “siempre decimos que ellos tiene que ver el grado de responsabilidad que tiene con la enfermedad, porque puede significar un peligro andante, en el sentido de tener relaciones sexuales sin protección. Debe tomar conciencia y responsabilidad primero el paciente”, y añadió que “en caso que no tomen conciencia y responsabilidad, y realicen una cadena de transmisión, hay una ley que castiga ese tipo de hecho, pero es muy difícil de comprobarlo y acusar a una persona por esto. Cada persona debe tomar conciencia. Si no tiene pareja estable que siempre debe usar preservativo, no aconsejamos la promiscuidad, pero si la practica que sea conciente y use preservativo”.

Respecto a esto, Raúl Román, Jefe de la Unidad de Infectología y VIH del Hospital San Roque, manifestó a nuestro medio que “primero nadie está obligado a decir que enfermedad padece, ni hipertensión, ni diabetes o VIH, el paciente no está obligado a decirle a nadie, ni siquiera cuando va a asistir a un centro de salud,  guardia o consultorio. La responsabilidad del paciente es una cuestión que corre por su cuenta, no le podemos decir ni a los familiares que él tiene VIH, ni a la pareja, salvo en algunas situación como riesgo de muerte inminente”, y agregó que “una vez que el paciente sabe su diagnostico, habla con la psicóloga y con el equipo terapéutico, y logramos que primero se lo comunique a su pareja y después viene lo que se llama ‘develamiento’, cuando se lo va a decir a la familia, amigos, o al ámbito laboral”.

“Estas son cuestiones que corren por su cuenta, tenemos pacientes que lo comunicaron a todo su entorno inclusive en su ámbito laboral y les sirvió mucho para salir adelante porque tiene un apoyo implícito y explicito de su familia, amigos y compañeros de trabajo, y ese apoyo es fundamental”, sostuvo.

Román indicó que “lo peor que le puede pasar a un paciente es tener escondido su diagnostico y a la vez tener signos directos o indirectos de discriminación tanto familiar como laboral. Somos una provincia con una población que todavía sigue discriminando a diestra y siniestra a los pacientes con VIH. Si discriminamos a los pacientes con sobrepeso imagínate si no discriminamos a pacientes con VIH”.

“Lamentablemente pasa en todo los ámbito, incluso en el servicio de medicina, a pesar de la clara indicación a nivel mundial que como profesional técnico y efector de la salud debemos asistir a todos los pacientes como si fueran VIH positivo, usar las normas de bioseguridad para todos, sospecharlo siempre y si lo sospecho se deberán hacer las preguntas que corresponden en un ámbito privado, aun así en las guardias de los hospitales no quieren asistir a los pacientes con VIH y son derivados automáticamente a la sala 7”, aseguró.

Además comentó “desde los hospitales del interior de la provincia estamos recibiendo a pacientes porque no los quieren asistir, porque no saben que hacer, porque dicen no tener la capacidad para resolver su problema, porque no saben. Hoy en día esto tiene que ser un mensaje para todos los médicos de guardia, deben saber manejar y acercarse a una persona con VIH, evaluarla como a cualquier otra y si el paciente necesita internación se lo internara y si no ira por consultorio”.

“El nivel de discriminación y estigma que hay en la provincia de Jujuy con respecto a los pacientes con VIH es altísimo”, afirmó Román.

“Cuando dicen todos que tienen un amigo o un pariente con VIH y no discriminan, es mentira, hay una discriminación muy alta en todos los niveles, incluso en las mismas obras sociales”, sostuvo.

Por su parte, el coordinador de AYNI también se refirió a la discriminación en los centros asistenciales y demás ámbitos de nuestra sociedad expresando que “es una realidad palpante en todos los nosocomios, hay discriminación en el mismo hospital. Conocedores los profesionales de la salud, de las medidas de bioseguridad, lo mismo siguen siendo discriminadores. No hacen prevalecer la ética profesional, el cuidado del paciente”.

Comentó que “en el momento en que ingresa una persona y se notifica que es un paciente que tiene VIH, ni siquiera lo atienden, ni lo revisan, hacen directamente la derivación a la sala 7 del San Roque o a la sala 1 del Pablo Soria. Los hospitales no están preparados, las guardias, los consultorios externos, no están aun preparados para esto”.

Además agregó “hemos visto lo que hacen, es inmediata la derivación a la sala 7. Hace no mucho, hubo un caso de una persona que tuvo un accidente y la pareja informaba, mientras iban en la ambulancia, que tenia VIH. Ni los enfermeros ni los paramédicos de la ambulancia lo quisieron atender. Llegó al Pablo Soria y lo pasaron a la guardia donde inmediatamente lo pusieron en un rinconcito en una camilla. Al tomar conocimiento de esto lo tuvimos que derivar hacia la sala 7 del San Roque donde el equipo de enfermería y los médicos tuvieron que proceder en la atención y curación”.

Sobre la discriminación en otros ámbitos de la sociedad jujeña, Ruiz indicó que “entre 6 y 7 de cada 10 pacientes con VIH sufrieron algún tipo de discriminación en distintos ámbitos. No hay un ámbito donde no sufran esto: en la parte social, en educación, en lo laboral, y en el mas importante, en el familiar, lamentablemente existe”, y agregó que “si una persona padece una enfermedad, como el VIH y se siente discriminado por su propia familia, les aseguro que la expectativa de vida, por no tener el acompañamiento de su grupo familiar, es ínfima”.

El coordinador de AYNI Jujuy también se refirió a la auto discriminación en los pacientes portadores, mencionando que “existe, no en un gran numero, pero se auto discriminan, se hacen la idea que tiene una etiqueta en la frente o en el pecho, y que al salir es visible para los demás, por eso hay muchos pacientes con los que tenemos que trabajar esa parte, necesitamos que anulen eso para que puedan surgir y tener una mejor calidad de vida”.

“No tan solo la sociedad jujeña es discriminadora, son todas, por la falta de información y educación; sobre todo en Jujuy falta la información. Sería bueno para las autoridades difundan mucho mas el tema de la prevención y la bioseguridad en VIH. Sería muy importante especializar y educar a los profesionales, sino va a ocurrir lo mismo, habrán enfermeras, doctores que cuando llega  un paciente que tiene VIH ni lo tocan, ni lo miran”, expresó finalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.