Victimas de causa Avelino Bazán involucran a empresa minera en represión

Jujuy al día® – Ex trabajadores de Minera El Aguilar involucraron ayer a esa empresa jujeña en la represión de la que fueron víctimas, la mayoría el 24 de marzo de 1976, y en particular en el secuestro de Avelino Bazán, quien había encabezado su sindicato y permanece desaparecido.

El Tribunal Oral Federal (TOF) de Jujuy comenzó a ventilar esta mañana la causa “Bazán, Avelino y otros”, uno de los cinco expedientes unificados en el primer juicio por delitos de lesa humanidad que se realiza en esta provincia, recién iniciado.

Al ser detenido por gendarmes y policías, “vi un papel con membrete” de Mina El Aguilar “donde estaban los nombres de todos los muchachos. Yo pienso que la empresa nos entregó”, relató el ex minero Faustino Farfán al TOF, que preside el juez René Casas.

El testigo señaló, además, que sus captores lo trasladaron al penal provincial de Villa Gorriti “en una rural de la compañía” y que, cuando meses después fue liberado, se tuvo que ir de Jujuy porque no conseguía trabajo.

La mayoría de las detenciones y desapariciones forzadas de mineros de El Aguilar fueron realizadas en sus lugares de trabajo durante una operación represiva, el 24 de marzo de 1976, en el primer día de la última dictadura.

Emblemático dirigente sindical minero de El Aguilar y después legislador provincial, Bazán fue secuestrado y desaparecido en octubre de 1978, después de estar encarcelado en Gorriti y en la Unidad 9 de la Plata entre marzo de 1976 y julio de 1978.

Los principales imputados en esta causa son Luciano Benjamín Menéndez, quien fuera jefe del III Cuerpo de Ejército, y Antonio Orlando Vargas, interventor militar de la dictadura en el penal de Villa Gorriti, ambos acusados por los delitos de privación ilegítima de un total de 27 personas.

Con condenas previas en otras causas por violaciones a los derechos humanos, Menéndez fue apartado del juicio en Jujuy por razones de salud, mientras que Vargas participa de las audiencias por teleconferencia desde la cárcel bonaerense de Ezeiza.

Otro de los mineros que declaró ante el tribunal, Efraín Guzmán, subrayó que la represión apuntó a dirigentes y activistas, y que la empresa El Aguilar “marcaba a la gente del Sindicato”.

Guzmán dijo que a él lo detuvo el comandante de Gendarmería Jorge Borges do Santos el 24 de marzo del 76 y que fue trasladado en un vehículo de la compañía al destacamento de esa fuerza de seguridad en La Quiaca.

Después lo llevaron al RIM 20, principal unidad del Ejército en Jujuy y luego en un camión de la fuerza, junto a otros compañeros y con los ojos vendados, hasta el penal de Villa Gorriti.

La declaración de Guzmán contradijo afirmaciones de uno de los acusados, Mariano Vargas, señalado como el secuestrador del detenido desaparecido Julio Rolando Alvarez García, quien había dicho en la causa que nunca hubo detenidos en el RIM 20.

En un detallado relato, en el que mencionó también a muchos otros detenidos en Gorriti, entre ellos Bazán, Guzmán contó que acudía a esa cárcel el obispo de Jujuy, José Miguel Medina, quien fue después vicario castrense en el último tramo de la dictadura y les decía a los presos que, “sobre la situación, no había caso”.

Todos los prisioneros eran tratados como “subversivos” y golpeados, por ejemplo durante el traslado en avión a La Plata.

Entre los represores que vio en el penal jujeño, Guzmán mencionó al prófugo Juan Carlos Jones Tamayo, Ernesto Bularios, Mariano Braga y Vargas, el interventor militar de esa cárcel.

Vargas había declarado al TOF que no sabía que en Gorriti hubiera presos políticos y que él solo se encargaba de los presos comunes, aunque reconoció que el gendarme Borges do Santos se había hechos cargo de dos de los pabellones de la prisión.

El testigo Juan Bejarano dijo que policías lo detuvieron y entregaron a la Gendarmería en La Quiaca, que no vio a su familia por ocho meses, pese a insistentes pedidos de su esposa, y que fue interrogado por el imputado Mariano Braga en la cárcel de Gorriti.

Por su parte, Anastasio Colmenares relató que fue detenido por dos policías “por orden” de la compañía minera El Aguilar y que lo trasladaron al RIM 20 en una camioneta de la empresa, para después pasar por el penal de Villa Gorriti hasta ser liberado el 6 de agosto de 1976 junto con Faustino Farfán.

El premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, que presenció la audiencia, sostuvo en un cuarto intermedio que “las Fuerzas Armadas nunca pueden dar un golpe de Estado solas, necesitan de la complicidad de los civiles”.

Rosa Dina Bazán, hermana de Avelino Bazán, dijo a Télam que la emocionó en especial el testimonio de Guzmán, “que no es un cobarde, que está firme, porque dice la verdad”.

“Nosotros, lo que queremos es verdad y justicia, lo digo por mi hermano y por los 30 mil desaparecidos”, añadió.

La próxima audiencia por esta causa se realizará el 9 de agosto, según el cronograma elaborado por el TOF.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.