Para De Gennaro “no hay que asustarse de la democratización, hoy el sindicalismo está en discusión como todas las organizaciones de la sociedad”

Jujuy al día® – En una entrevista con nuestro medio, el diputado nacional, y ex dirigente de CTA a nivel nacional, Víctor De Gennaro, se refirió al anteproyecto de ley que se presentaría en la Cámara Baja para la derogación de la Ley 24.557 de accidentes y riegos del trabajo. Además también se refirió a la división del movimiento obrero y a la realidad sindical en nuestro país.

Ayer en horas de la mañana, el diputado nacional Víctor De Gennaro realizó en Jujuy la presentación del anteproyecto acerca de una nueva ley de Prevención de riesgos y reparación de daños en la salud laboral.

Respecto a los ejes centrales y fundamentos que tendría esta nueva ley, De Gennaro manifestó en declaraciones a JUJUY AL DÍA® que “principalmente es para permitir que el trabajo no nos cueste la vida, es tan sencillo como eso, y tan triste como eso, porque es difícil reconocerlo”.

Sostuvo que hoy “se mueren mas de 7 mil trabajadores por año, 20 por día, de los cuales  4 mueren por accidentes directos y 16 por enfermedades laborales: tumores, problemas cardiovasculares, ¿y solo para qué? para beneficiar un negocio, las ART, que hoy facturan 12.700 millones de pesos al año”.

Además señaló que por esta situación “hay que cambiar los ejes, y los instrumentos que se usarían para esto serían un banco de seguros nacional, que no sea una caja del gobierno, que sea publico y controlado por los trabajadores, los empresarios, el parlamento y el propio gobierno. Además deberá existir una entidad que lleve eficazmente las estadísticas, información, y planifique prevención, como también deberá haber un delegado de prevención en el sector de trabajo”, y añadió que “también debe existir la posibilidad de hacer reparaciones civiles de tarifas, no como las que hay hoy en día, donde un brazo vale tanto y una pierna vale tanto, para así garantizar que los trabajadores tengamos todos los derechos”.

Asimismo se refirió al sector del trabajo informal en el marco de este anteproyecto de ley, expresando que “deberán ser incorporados efectivamente a la prevención. Actualmente hay 8 millones de trabajadores que no están contemplados por ley actual, los dejaron afuera, solo están los trabajadores que están con ART, los demás no tiene ninguna cobertura, están indefensos”, y agregó que “deben estar dentro de la cobertura general y para eso un ente publico sería quien los contemplaría y tendrían todos los derechos y después este ente publico replicaría contra los patrones o las organizaciones  que los explotan”.

En otro tramo de la entrevista con nuestro medio, De Gennaro se refirió al presente que vive el sindicalismo nacional, a la fractura de la CGT y la división en la CTA. Al respecto señaló que “me parece que no hay que asustarse de la democratización, hoy el sindicalismo está en discusión como todas las organizaciones de la sociedad, y hay distintos modelos, dos centrales sindicales, la CGT y la CTA, aunque la mayoría de los trabajadores no están afiliados a ninguna, hay que crecer en ese aspecto”, y agregó “además el gobierno trata de tener representantes y no ha logrado que se consoliden, mas bien se desgajan o es un delegado que mantiene del Ministro de Trabajo pero no de los trabajadores”.

“Estamos en un momento donde las centrales se están revitalizando y hay posturas, hay una vitalidad en el sindicalismo muy importante y es por la aparición de los hijos del 2001, jóvenes que se están organizando. Estamos hoy con una expectativa de crecimiento muy importante”, sostuvo el ex dirigente.

Al referirse a la realidad que atraviesa la CTA nacional, mencionó que “no existen dos CTA, existe solo una, la que ganó y es reconocida, pero existe un delegado del Ministerio de Trabajo, y eso es distinto porque no puedo decir que ganó porque no lo hizo, solo prorrogó su mandato porque se lo dio el Ministro de Trabajo, y es una vergüenza, es lastimoso”.

Consultado sobre si el presente sindical está debilitando al movimiento obrero, el ex dirigente de la CTA manifestó que “no hay que asustarse, las divisiones o supuestas diferencias a veces no debilitan. Antes, en los 90, los sindicalistas éramos un todo, pero algunos se convirtieron en sindicalistas empresarios, por eso nos fuimos y organizamos una nueva central”, y añadió que “la unidad no se hace por decreto sino por consenso, pero si en este esquema hay un gremio que es patronal y obsecuente, es una porquería para los trabajadores; pero si el gremio, aunque haya dos, pelean por los trabajadores es bueno, pero depende de las circunstancias”, aseguró finalmente.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.