Juicio por delitos de lesa humanidad: “Problemas técnicos, pedido de cárcel común a Braga y últimos testigos de la causa Álvarez García”

Jujuy al día® – En esta nueva audiencia testimoniaron dos testigos propuestos por la fiscalía en la causa de “Julio Rolando Álvarez García”, donde está imputado el ex teniente Mariano Rafael Braga. En tanto que la causa “Avelino Bazán” no pudo avanzar por problemas técnicos en la conexión para la videoconferencia desde Buenos Aires, donde se encuentra el imputado Antonio Vargas en el penal de Ezeiza, y su salud está bien, según informaron al TOF.

La sala de la audiencia se vio renovada por familiares, ex mineros de El Aguilar quienes esperaban que comience a ventilarse la causa “Avelino Bazán y otros” como se había previsto.

Antes de levantar la audiencia, el tribunal hizo pública la presentación de “cese de prisión domiciliaria” para el imputado Rafael Braga, y que este sea trasladado a la unidad 8 mientras dure este juicio. Tras el anuncio, el TOF solicitara informes para resolver el pedido.

Vale aclarar que el enlace y la comunicación de Buenos Aires a Jujuy era ideal, y también del Tribunal Oral de Salta – donde había un testigo- el problema técnico era en Jujuy, más precisamente en la zona céntrica de la ciudad.

En cuanto a la audiencia del jueves 26 de julio, la querella solicito se suspenda la misma ya que los organismos de derechos humanos participaran de la 29º Marcha del Apagón en Libertador General San Martín, también esto fue solicitado por el Coordinador del Programa Verdad y Justicia, Gerardo Vázquez. El pedido fue visto a todas las partes y el TOF resolvió suspender la audiencia y reprogramar el debate para el viernes 27 de julio a las 9 hs.

Últimos testigos de la causa Álvarez García

“Era tan pequeño”

Enrique Horacio Álvarez García, sobrino de “Pampero”, presenció la violenta detención en la casa de sus abuelos en el barrio Ciudad de Nieva, cuando tenía 7 años, el 21 de agosto de 1976. Relató que se encontraba almorzando cuando “Sonó la puerta fuerte” dijo, “preguntaron por mi tío Julio, ví que mi abuela espió por la ventana, y que puso una cara como que había algo feo. Mi tío Julio se fue adentro de la casa, como asustado. Mi abuelo abrió la puerta, entraron empujando, con armas largas, ingresaron apuntándolo a mi abuelo preguntando para que entregue a Julio. Julio se entregó”.

El que ingresó al domicilio lo tiró al piso, lo redujo, continuó, “Vi cuando cruzaron la plaza, y lo llevaban detenido”. La fiscalía preguntó cómo eran las personas que ingresaron, “el que ingresó era blanco, fornido, no tenía tonada jujeña, tenía una cicatriz en la costado izquierdo, me llamó la atención la cicatriz, me dio miedo, yo era tan pequeño. La otra persona tenía pelo negro y bigote”, agregó.

“No éramos subversivos, nos sentíamos desprotegidos”

Eduardo López Salgado, vecino y amigo de la familia Álvarez García relató que su presentación a declarar fue espontánea, ya que este año lo decidió: “durante 30 años he bloqueado esto, por la estigmatización social” sostuvo. Relató que conocía a la familia Álvarez García, a sus hijos desde 1968, se juntaban en el club del barrio Ciudad de Nieva a jugar al futbol y al básquet, tenían muy buena relación y permanente contacto.

Recordó que Pampero se fue a estudiar a la Universidad Nacional de Tucumán, e integraba la Juventud Universitaria Peronista (JUP ) y cuando regresaba a Jujuy le comentaba que militaba y había que comprometerse para mejorar la situación socio política. López Salgado expresó que de la mano de Pampero ingresa al Partido Justicialista (PJ). Tras esas charlas, decidió formar el centro de estudiantes de la escuela técnica para lo cual Pampero les traía material.

“Pampero era delegado de un comedor, ligado a las reivindicaciones estudiantiles. Yo era un estudiante secundario”. Con la muerte de Perón en el 74 la organización política “Montoneros pasa a la clandestinidad, no éramos subversivos, nos sentíamos desprotegidos”.

López Salgado fue detenido el 7 de noviembre de 1974, por un grupo de policías federales a las nueve de la noche, y fue llevado a la Central de Policía frente a la Plaza Belgrano. “Habían algunos detenidos, nos verdugueaban, luego me llevaron al Penal de Gorriti y el 25 o 26 de noviembre  me dieron la libertad por falta de mérito” contó, pero cuando se estaba por retirar del penal, había afuera un patrullero de la policía con el comisario Jaig y lo detienen nuevamente, llevándolo a la seccional de Villa San Martín, el motivo era que estaba bajo el mando del  Poder Ejecutivo Nacional (PEN).

Después de 4 o 6 días lo llevan al penal de Gorriti al pabellón 4 de máxima seguridad.

“Compartí ese pabellón con Andrés Fidalgo, Patrignani, Weisz, Carrizo, Tilca, Rojas, Noguera. Hasta fines de febrero del 75, y me dieron la libertad.”

También destacó que Pampero ya había sido detenido y vuelto a Jujuy, y le comentaron que vivía en Libertador y trabajaba como docente: “Era otra persona, lo vi en la plaza, él era muy jocoso siempre. Nunca hable con él de su detención. Pampero había cambiado, estaba introvertido” recordó López Salgado.

En el 76 con el Golpe de Estado, López Salgado manifestó que volvió a estar detenido, en principio, en el penal de Gorriti, en el pabellón 5, celda 1 “estuvimos varios militantes sociales, sindicales, se dieron cuenta que no podía matar una mosca y me llevaron al pabellón 1”. Resaltó que la gente del Servicio Penitenciario estaba bajo el control estricto del Ejército.

Otro importante aporte de López Salgado, fue que “antes de salir en libertad el 14 de agosto de 1976, fui convocado a una entrevista en una galería al lado del pabellón 1, me llevaron a esa oficina. Me apretaron, estaba el capitán Jones  Tamayo. Me entrevistó y me preguntó por  Julio Álvarez García, en una oficina pequeña estaba Braga y en la segunda habitación Jones Tamayo”, recordó.

Al ser consultado sobre como se había enterado que Pampero estaba siendo detenido explicó que llamaron a su casa diciendo que había una “Razia, un operativo en la casa de los Álvarez García, y en la esquina de la plaza Dávila y Aparicio detuve el auto y vi movimiento de personas. Vi gente de civil, un camión en la esquina, una Renoleta, y los malditos Falcon. Pasaron los días y me enteré que se lo habían llevado”.

“Estoy haciendo lo que tengo que hacer, hoy he dicho lo que me ha tocado vivir”

López Salgado manifestó no haber participado de los juicios promovidos por Alfonsín en los años 80´por temor y “porque no estaban dadas las garantías”.

Este año, en Semana Santa, “vi que se convocaba a los juicios el 12 de julio. Leí que Menéndez y Braga estaban imputados, dije qué injusticia que estén solo estas personas por la desaparición y muerte de Pampero ¿por qué no está Jones Tamayo?”, expresó.

“Hoy el Tribunal me da la oportunidad, para intentar cerrar este tema, hoy he dicho lo que me ha tocado vivir”.

Este testigo espontaneo se presento ante la Fiscalía Nº1 para declarar con el fin de involucrarse para cerrar este ciclo, reconociendo la lucha de las madres, abuelas, los organismos de derechos humanos: “Necesito cerrar este capítulo y reivindicar a mi madre, mi hermana, honrar la figura de Julio Pampero. La sociedad nos estigmatizó, lo único que buscábamos era que la sociedad sea más solidaria. Pampero no buscaba nada extraño”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.