Jujuy, Juicio por delitos de lesa humanidad: Palabras que reconstruyen la verdad

[pullquote]La tercera jornada del juicio confirmó la participación de braga en la desaparición de Julio Álvarez García y la del ejército en centros clandestinos de detención de la provincia.[/pullquote]

Jujuy al día® – La tercera jornada de audiencias del primer juicio por delitos de lesa humanidad en Jujuy contó con declaraciones que detallaron la participación de Braga en el secuestro y desaparición de Julio Rolando Álvarez García, además de datos que suman a dar cuenta del entramado que conformaron las instituciones de defensa y seguridad del Estado y la colaboración de sectores civiles.

Declararon Inés Peña, compañera del joven desaparecido Álvarez García y Marcos Medina, también testigo del secuestro. Luis Alberto Morales, quien fuera chofer del coronel Bulacio, confirmó haber visto a Álvarez García en Tucumán y, aunque entre varios “no recuerdo”, declaró haber visto a personas detenidas y vendadas en el RIM 20.

La declaración de Inés sobre el secuestro de su compañero Pampero

Tras el ingreso de los imputados Mariano Rafael Braga y José Eduardo Bulgheroni y la aclaración sobre cuestiones que advirtieron los médicos que el día viernes observaron a los imputados, el Tribunal resolvió incorporar por lectura la indagatoria de Bulgheroni y se dio entonces paso a la sala a la Sra. Inés Irene Peña, testigo clave en la causa que tiene como víctima a su compañero Julio Rolando “Pampero” Álvarez García e imputa a Braga por los delitos por violación de domicilio y privación ilegitima de la libertad en calidad de coautor y homicidio agravado por alevosía en calidad de partícipe necesario.

La declaración de Inés Peña se extendió por dos horas y media, e inició dando cuenta de lo significativo que para ella resulta el hecho de poder declarar en la instancia de este juicio oral y público, expresando que fueron muchos años de búsqueda de su compañero y de impunidad que intentó silenciar esa búsqueda. Este momento histórico, valoró, nos permite a la sociedad tener en la sala del juicio a los perpetradores de secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones, remarcando que los acusados tienen hoy garantías y defensa, posibilidad que no les dieron a jóvenes como su esposo que secuestraron en aquellos años. Peña, destacando que ese plan para callar a las personas y al país quiso luego callar y borrar además de los rostros de quienes desaparecieron  también los de quienes lucharon luego por la verdad, la justicia y la memoria, narró sobre el clima político y de compromiso social que como jóvenes ella y su marido vivían en Tucumán para febrero de 1976, todavía en el gobierno de Isabel Martínez de Perón, y año en que Julio Álvarez García fue secuestrado por primera vez en lo que se nombró “operativo Independencia”. Para ese entonces su compañero, que militaba en la JUP (Juventud Universitaria Peronista), ya era parte de Montoneros. Fueron 35 días de un peregrinar si respuestas tras los que Inés Peña se reencontró a su marido con 35 kilos menos y signos evidentes de tortura. En Jujuy, adonde se mudaron tras ese primer secuestro, se daría el segundo, y el que marcaría la desaparición de su compañero.

Inés Peña, en una declaración fuertemente cargada de datos de la memoria dolorosos pero también de una entereza admirable, relató el 21 de agosto de 1976 en que su marido fue secuestrado en circunstancias en que se hallaba junto a ella, sus hijas y otros familiares en la casa de los padres de Álvarez García, en el barrio Ciudad de Nieva de esta ciudad. Describiendo tal momento, la esposa de Pampero narró cómo al día de hoy puede identificar a Mariano Rafael Braga como quien irrumpió al mando del operativo en su hogar y se llevó a su marido la última vez que lo vio con vida. La identificación fue ratificada al momento de las preguntas del abogado querellante Antenor Ferreyra, e incluso reforzada tras una pregunta desde el Tribunal que inquirió sobre si Inés Peña podía lograr tal identificación aunque la seña particular de la cicatriz que se recuerda en el rostro no fuera la mayor referencia, a lo que la titular de Madres y familiares de detenidos desaparecidos de Jujuy respondió que sí.

La esposa de Álvarez García, que en ese entonces se encontraba embarazada de 5 meses y junto a sus dos hijas pequeñas, narró cómo, en esas circunstancias de una situación que calificó como indigna, ese día Braga ingresó violentamente y encañonando a su suegro le pidió al mismo que entregara a su hijo. Tras esto, contó Inés, Julio Rolando Álvarez García salió al encuentro de las personas armadas y vestidas de civil que dirigía Braga, quien se lo llevó.

A la declaración de Inés Peña se suman también en la causa las del padre y de la madre de Julio Rolando Álvarez García, ambos fallecidos, que declararon también confirmando la irrupción en su domicilio de Ciudad de Nieva y el posterior secuestro perpetrado su hijo por parte de Braga.

Otro dato mencionado que corrobora la identidad de Braga como autor de los hechos que se relataron fue la confirmación, el mismo día del secuestro, de que la persona responsable era Braga, por parte de Ulises Orellana, quien confirma esto por el rasgo particular de la cicatriz en el rostro del entonces oficial de inteligencia y porque su esposa, familiar de los Álvarez García también lo corrobora como funcionaria del denominado “Proceso de Reorganización Nacional”.

Peña remarcó las huellas imborrables que las situaciones de secuestro dejaron en ella y en su familia, destacando que su marido era un joven de 26 años y que por pensar un proyecto político le fue negada la vida, y a sus hijas les fue negada la posibilidad de crecer con su padre.

También, refirió a las oportunidades en las que Braga intentó comunicarse y disuadir la búsqueda de justicia por la desaparición de su compañero, como las sucesivas cartas que recibió del represor e incluso de la esposa de éste. Otra mención fue para las circunstancias más cercanas, sobre todo en 2005 en el marco de los juicios por la verdad, en las que ella fue amenazada y amedrentada a través de sustracciones de su auto, de material que había recopilado a través de tantos años, o cartas anónimas que denuncian el cuerpo represivo y los cómplices civiles, entre otras.

Como conclusión, Inés Peña expresó que seguramente en su declaración se olvidaba de algunas cosas, aunque estaba segura de que no se olvidaba del hombre que aquel último día que vio a su joven esposo entró a su casa y se lo llevó, el ex teniente Mariano Rafael Braga. Lo sucedido, señaló, no fueron excesos, sino un plan criminal, y hoy las 30 mil víctimas desaparecidas interpelan para que sigamos reclamando justicia por eso.

Las preguntas de la querella indagaron sobre fechas de los secuestros y estadía tanto en Tucumán como en Jujuy, y también en qué caminos se siguieron para la búsqueda de su esposo tras el secuestro en agosto del 77. Peña respondió aportando datos de una entrevista que solicitó la madre de Álvarez García con el coronel Bulacio en el RIM 20, donde la madre vio a Braga, de la modalidad de irrupción en su hogar (donde los agentes no se identificaron ni tenían uniformes ni exhibieron órdenes de arresto n allanamiento), de la falta de respuestas a los innumerables habeas corpus colectivos que presentaban junto a otros familiares. También, dio cuenta de cómo por expresiones del comisario Cafaggi conoció que su marido probablemente había sido trasladado a Tucumán.

La declaración de Inés terminó con un aplauso extendido de la mayoría de las personas presentes en la sala del Tribunal Oral Federal. Los carteles con rostros de Julio Alvarez García no dejaron de mostrarse hacia el banquillo de los acusados. Braga levantó su bufanda cada vez que nombraron su cicatriz, y Bulgheroni no dejó de esconderse tras una columna de la pared. Pero en la sala todos pudieron ver los rostros de estos represores y se les hizo escuchar voces que intentaron silenciar.

Marcos Medina también aportó con sus recuerdos

Pasado el cuarto intermedio tras la declaración de Inés peña, los integrantes del Tribunal llamaron a prestar declaración al segundo testigo en la causa en la que se investiga la desaparición de Julio Álvarez García, detenido-desaparecido el 21 de agosto de 1976.

Fue el turno de Miguel Marcos Medina, quien a requisitoria de la querella relató aspectos de la relación que lo unía con la familia Álvarez García y brindó detalles de lo que le tocó presenciar el día en el que secuestraron a “Pampero” Álvarez García. Ene se sentido, afirmó que fue un operativo del que participaron  varias personas, armadas y bien organizadas.

Quebrado por la emoción, Medina contó que el día del secuestro de “Pampero”, había concurrido a almorzar a la casa  Horacio y Gladys Álvarez García en Ciudad de Nieva, y que ya al momento de dirigirse a la casa, se dio cuenta que un auto lo seguía, aunque igual avanzaron porque doña Gladys esperaba la reunión de todos para servir la mesa, recordó. En medio de ese contexto familiar se produjo el allanamiento, describió contando que golpearon la puerta varios hombres de civil que estaban distribuidos en lugares cercanos a la vivienda, en la calle y en la plaza.

Aseguró Medina que todo parecía muy bien planeado, ya que a él lo obligaron a quedarse sentado y quieto en un banco de la plaza cuando intentó salir en su Fiat 600 a avisar a un pariente lo que estaba sucediendo.

Posteriormente recordó que la hija menor salió de la casa y se refugió en sus brazos. Finalmente, narró, sacaron a “Pampero” y lo llevaron unos metros en donde los esperaban unos autos, lo subieron y se fueron.

Relató también que con Guillermo, el hermano de Pampero, intentaron seguir los autos pero los perdieron. Cuando volvió a la casa, recordó, la familia ya había decidido hacer la denuncia en la comisaria 5ta porque ya sabían que el Teniente Braga era el que estuvo al frente del secuestro.

Así, Medina sumó, superando toda la movilización emocional que le provocó la instancia de recordar tal momento en estas instancias del juicio, a la reconstrucción de la verdad, reconstrucción necesaria para poder construirnos como una sociedad que respeta sus propias bases de justicia.

Un relato contradictorio y evasivo, pero que confirma parte de lo denunciado

La última declaración de la jornada fue la de Luis Alberto Morales, quien en sus palabras se identificó como un “soldado” designado para ser chofer del entonces coronel Bulacio, a quien denominó el “mandamás”. Con varias respuestas reducidas a un “no recuerdo”, Morales dio cuenta sin embargo de movimientos de Bulacio entre lugares de las localidades de Guerrero, Famaillá, Tucumán, entre otras. En esos lugares, detalló Morales, siempre había personal del ejército, cuestión que también refuerza las imputaciones.

Como datos significativos, Morales también declaró que vio a Julio Rolando Álvarez García en un lugar de Tucumán que no identificó con nombre sino espacialmente, expresando que se encontraba en una avenida con palmeras en Tucumán. Que allí vio a Pampero, pero no brindó mayores detalles de cómo se encontraba, aunque definió que se lo notaba “abatido”.

La falta de precisión con respecto a las fechas de los eventos que mencionaba también se extendió al dato que brindó sobre que en una estadía en Tucumán también había visto la foto de Álvarez García en Famaillá (centro clandestino de detención  que se conoce como “la escuelita) señalada con un círculo rojo, que, recordó, le dijeron significaba que esa persona estaba marcada para su exterminio.

Otro dato sumamente importante que aportó en su declaración quien fuera chofer de Bulacio fue que en el RIM 20 vio a través de una mirilla a personas sentadas contra la pared de una habitación con los ojos vendados, lo que confirmaría que el RIM20 sirvió como lugar de detención ilegal. Sobre ese lugar, también detalló el lugar de la oficina de Bulacio y  evitó dar cuenta de qué personas transitaban el Regimiento en ese entonces.

Consultado sobre si sabía qué sucedía en Guerrero, el testigo respondió que se notaba que allí había gente detenida pero que ellos (los soldados) no sabían nada de lo que hacían los superiores.

La declaración de Morales fue seguida con atención y agudizó la tensión en la sala cada vez que se esperaban datos precisos de quien fue testigo tan cercano de los movimientos de Carlos Néstor Bulacio, datos que en su mayoría evitó brindar, aunque igualmente se deslizaron varios e importantes en su declaración.

Al dar por finalizados los procedimientos previstos para la jornada de del sábado, el Tribunal anunció que se retomará el proceso el próximo miércoles 18 de julio a hs.9.00.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.