En Jujuy aumentó la morosidad un 53% comparando los 5 primeros meses de 2011-2012

[pullquote]También disminuye el crédito en operaciones comerciales[/pullquote]s

Jujuy al día® – Según datos estadísticos suministrados (en forma exclusiva a nuestro medio) por el Instituto de Informaciones Comerciales de Jujuy, realizando una comparación entre los primeros 5 meses del año 2011 con el mismo periodo del 2012, se registra un marcado aumento en el nivel de morosidad, como así también un descenso en el nivel de solicitudes de crédito en los comercios asociados a este instituto.

En el caso de la morosidad, la comparación interanual 2001-2012, en el mismo periodo de meses, de enero a mayo, demuestra un incremento del 53,3%; de 14.945 afectaciones en estos meses del 2011 a 22.952 del 2012.  Asimismo, comparando los meses de mayo de cada año, señala un 46,7 de incremento en el número de afectaciones comerciales.

Al realizar el mismo análisis, pero esta vez en materia de solicitudes de crédito, sin tomar en cuenta si los mismos fueron otorgados o no, entre los primeros 5 meses del 2011 y del 2012 hubo un 6,08% (60.690 a 56.999), de disminución en el pedido de estas solicitudes por parte de los comercios asociados. De la misma manera, al analizar los meses de mayo de estos años, la solicitud de crédito bajó un 12,50%.

Con estos datos, JUJUY AL DÍA® consultó acerca del escenario financiero de Jujuy al ex ministro de economía de Jujuy, Cdor. Juan Ljungberg, quien manifestó al respecto que “las estadísticas que analizamos del Institutos de Informes Comerciales sobre las solicitudes de crédito y las afectaciones frutos de la morosidad de los deudores, indica una retracción en los primeros meses de este año de la solicitudes de créditos comerciales y a la vez un aumento de las afectaciones. Esto es, a mi juicio, una señal de un proceso que, por un lado, está afectado por el sostenido incremento de la inflación que hace perder poder de compra a los salarios”.

Sostuvo “obviamente cuando la gente ve que empieza  a alcanzar menos el dinero, deja de usarlo en determinadas cosas y  normalmente  lo que se deja de hacer es cumplir con las deudas porque se supone que esto puede soportar un tiempo más, ‘patean la pelota’ hacia adelante y lo último que deja de hacer es de comer, y una de las primeras cosas en la que se refleja es en el incremento de la tasa de morosidad como indican estas estadísticas”.

Además Ljungberg señaló que “a esto hay que sumarle esta alta tasa de inflación que viene sostenida desde hace 4 o 5 años, también que hasta el presente no han habido los incrementos salariales paritarios del año 2012, ya que, en algunos casos, recién han empezado a haber incremento en los meses de abril y de mayo y los ajustes no son por el total sino por una parte del total, generalmente son el 9 o 10% y esto hace que se resienta el poder de compra y en la medida que la tasa de inflación se mantenga en los nivel que tiene, o si aumenta mucho, peor todavía, vamos a seguir viendo a estas condiciones de aumento de la morosidad y disminución del crédito”, advirtió.

Añadió que “estos dos fenómenos se van retroalimentando. El problema básico de la economía argentina es la inflación y está empezando a mostrar sus aristas por todos lados, como el efecto de la demanda de divisas extranjeras, el aumento de la tasa de morosidad, la caída en la venta de  algunos bienes de consumo durables como los autos, sector que ha caído muchísimo, lo que genera una caída del nivel general de actividad y a su vez trae problemas a las empresas porque baja la tasa de rentabilidad por un menor volumen de ventas, y a su vez puede llegar a generar problemas en el empleo porque en algunas actividades van a ir haciendo suspensiones o despidos de trabajadores. Esto arma un circulo vicioso negativo, donde una cosa negativa impulsa a otra negativa y se van reforzando”.

El economista recordó lo acontecido durante los años 2004 y 205, en materia de crédito -años en los cuales esta herramienta financiera en nuestro país casi desaparece-, y señaló que “en ese momento hubo un problema serio en todos los órdenes y el crédito prácticamente había desaparecido, incluso el crédito bancario, el crédito de los proveedores, a los comerciantes y estos a su vez tenían que, por no disponer capital de trabajo propio que permita financiarse por sí solo, afectar el crédito a sus clientes”, y agregó que “también hay que tener cuidado con la expansión del crédito si es muy acelerada, es un problema que lo han vivido los países como Estados Unidos cuando tuvo la crisis del 2008, con un sobreendeudamiento de las familias, algo que vivimos en Jujuy, donde la gente vivía anticipadamente, sobre todo los empleados públicos, que llegaban a fin de mes y no tenían que cobrar porque en realidad ya se habían gastado la plata del mes adelantado”.

Indicó que “el crédito es muy importante para cualquier economía pero para su buen desenvolvimiento debe ser administrado cuidadosamente por los comerciantes, por las empresas y por el usuario que debe saber hasta dónde puede endeudarse y no comprometer sus ingresos más allá de lo razonable, porque si no debe endeudarse para pagar una deuda anterior”.

Proyecto para eliminar datos de los registros de morosos

Para finalizar, Juan Ljungberg opinó acerca del proyecto del Frente Para La Victoria que busca eliminar de los registros de los bancos de datos de riesgo crediticios a aquellos morosos que registren deudas inferiores a 10 mil pesos, como así también a los que hayan cancelado o regularizado sus deudas bancarias, comerciales o financieras. Respecto a esto manifestó que “va a genera un efecto totalmente contrario, va a generar mayor incertidumbre en los comerciantes ya que ellos operan en estos regímenes de datos de sus deudores y de sus morosos, lo cual es un mecanismo de protección para el propio crédito del comerciante. Si esos registros desaparecen, el comerciante va a quedar en la oscuridad porque no va a saber si quien solicita el crédito es moroso o no con otros clientes”, y agregó “esto lleva a que los comerciantes aumenten sus riesgos, y si lo hacen, van a cubrirse cobrando una tasa de interés mayor, va a aumentar el costo de crédito, lo cual va a terminar perjudicado al conjunto de todos los solicitantes de créditos, sean morosos o no”, aseguró.

“Los morosos son el 10 o el 20% de la cartera y al salvar o proteger a estos para que le vuelvan a dar crédito borrando sus antecedentes van a perjudicar a la otra parte, ese 80% que si está cumpliendo, pero como el comerciante no va a saber quién es el que viene bien o mal, le va a cobrar mayor interés a todos, con lo cual es peor el remedio que al enfermedad”, expresó finalmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.